Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Impuestos, Leyes, Justicia
Eduardo García Gaspar
17 junio 2015
Sección: LEYES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Puede comprenderse. Incluso tiene cierta justificación. androjo

Es esa petición que dice que los más ricos deben pagar más impuestos que el resto.

La dificultad con esa petición comienza con su falta de claridad.

Un ejemplo. Una tasa de impuestos fija para todos, de 10% implica que quien más gana pagará más. Quien gane 1,000 pagará 100; y quien gane 10,000 pagará 1,000. El propósito de que quien gana más pague más se cumple perfectamente con una tasa fija igual para todos.

Aunque así hay un problema de justicia. Quien paga, por ejemplo, 10 veces más impuestos que otro, no recibirá 10 veces más servicios de gobierno. Todos recibirán servicios iguales, paguen lo que paguen. Eso puede ser entendido como un privilegio para quienes menos paguen y obtengan lo mismo que quienes pagan sustancialmente más.

La cosa no se queda allí, sino que se complica mucho más. La propuesta de que quien gane más pague más suele entenderse como proporcionalmente más.

Si la gente normal paga digamos, 10%, los más ricos deben pagar 30%. El problema de justicia se complica notablemente. ¿Por qué? Nunca he escuchado una explicación razonable.

• Me han dicho que los ingresos de los más ricos están libres de impuestos y que aprovechan lagunas legales para no pagar impuestos. Lo creo, pero eso no justifica que paguen más quienes más ganan. Lo único que puede justificarse es tener una legislación fiscal mejor.

Por “mejor”, entiendo más simple y sencilla, como un impuesto de tasa igual para todos, capaz de ser descrito en un par de páginas. Sin exenciones ni lagunas.

• Me han dicho que un hombre de clase media paga más impuestos comprando alimentos que una empresa que declara pérdidas. Lo creo. Pero eso no justifica que quien más gana pague más. Eso puede suceder.

Un socio de esa empresa también paga impuestos al comprar alimentos, el IVA o VAT, igual que el hombre de clase media; incluso más si es que el socio gasta más en alimentos. Que la empresa pierda dinero y no pague impuestos, me parece, es justo; sin ganancias no se justifican impuestos.

• Me han dicho que no es justo que un alto ejecutivo gane 100 veces más que un profesor o un policía. Creo que eso sucede, aunque en casos contados. Pero no justifica que el que gane más pague proporcionalmente más (en un caso de flat-tax pagaría la misma tasa, es decir, 100 veces más en términos absolutos).

Si alguien gana más, eso tiene usualmente una razón. Su trabajo se valora más, su talento es menos abundante. Mientras muchos pueden ser profesores o policías, solo unos pocos pueden manejar exitosamente negocios y eso merece recompensa adicional.

Todos veríamos como algo injusto que quien más talento tiene y más trabaja y más arriesga no reciba y merezca también más.

• Me han dicho que no es justo que las personas de más altos ingresos y sus empresas se aprovechen de infraestructura que ha sido pagada con impuestos que todos pagaron. Creo que sucede, pero eso no justifica mayores impuestos a los que más ganan. La infraestructura está allí para que todos lo usen y si no lo hacen, eso no es asunto más que de ellos.

• Me han dicho que las empresas que más ganan influyen en los gobiernos para crear oportunidades de negocio y excepciones fiscales que les permiten grandes ganancias. Lo creo, pero no justifica eso que quien más gana page más impuestos.

Es un problema de cabildeo, incluso corrupción, llamado búsqueda de rentas. No es algo que se remedie con impuestos proporcionales mayores, quizá lo contrario.

Ninguna de esas razones justifica que quien gana más pague más, proporcionalmente más.

Eso no detiene las propuestas de impuestos especiales para los “ricos’, como en México el PRD, o como en otras partes.

La parte más curiosa de todo esto es el cambio en el concepto de justicia, el creer que es justo que quien ha tenido más éxito deba ser castigado con una penalización fiscal. Es como si se castigara al alumno con mejores calificaciones, o al equipo de futbol que más partidos gana. No tiene sentido.

Quizá en el fondo, el asunto sea sencillo de comprender:

«Hay dos clases distintas de personas en la nación, aquellos que pagan impuestos y aquellos que reciben y viven de los impuestos». Thomas Paine

Y las que viven de los impuestos nunca están satisfechas.

Post Scriptum

Llama la atención que eso que no tiene sentido, sin embargo, es parte de la plataforma de partidos políticos, como en España, cuando es exactamente lo contrario de lo que se necesita.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Impuestos, Leyes, Justicia”
  1. René G. Pedroza Dijo:

    Profesor,
    (Me disculpo de antemano por los anglicismos y errores de ortografía; hace tiempo que no escribo un texto complejo en español)
    Este artículo se podría leer como una defensa y/o justifiacion de los “one percenters” y la existencia de “wealth/income inequality”. Sin embargo, me parece que la intención es fungir como abogado del diablo en la discusión de los impuestos con tasa progresiva al ingreso. Concuerdo con la premisa de que los impuestos deberían ser sencillos y sin lagunas fiscales. Por lo que un impuesto al ingreso con tasa fija debería complementarse con impuestos a la propiedad/capital y al consumo que sean igual de transparentes y efectivos. De esta manera quién gana más y tiene más termina pagando más.
    Por último, a diferencia de Thomas Paine, yo soy alérgico a las dicotomías y pienso que todos los ciudadanos, independientemente de si pagan o reciben impuestos, utilizan la infraestructura y los servicios disponibles gracias a la recolección fiscal, por lo tanto “reciben” beneficios brutos de los impuestos pagados, a pesar de que dichos beneficios sean a diferentes grados (e.g., viajar por carretera sin importar que sea en autobús o en un Bentley con chofer). En mi opinión, las injusticias se encuentran en que el talento rara vez es remunerado proporcionalmente, que existen posiciones bien remuneradas en las que se puede arriesgar sin consecuencias directas (algo que N.N. Taleb describe como “skin in the game”), y que, en términos de “social mobility”, el recambio en la cúspide de la distribución del ingreso ha sido casi nulo por siglos.
    Gracias por tomarse el tiempo de leer mi comentario. Saludos

  2. H.G.Q. Dijo:

    Excelente aportación y para mi gusto, mejor que las anteriores.
    ¡Saludos!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras