Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Impuestos, ¿Qué son?
Eduardo García Gaspar
6 julio 2015
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es la constante política más clara. La única realidad permanente y durable.

Los impuestos y sus variantes son perennes elementos gubernamentales. Cuestión de vida o muerte.

El tema bien vale una segunda opinión para desnudarlo y tener una definición clara de impuestos.

Los impuestos son un flujo de recursos que se mueven del ciudadano común hacia el gobierno, por medio de la fuerza, y que se destinan al pago de las funciones gubernamentales. Para el ciudadano es un retiro de recursos; para el gobierno es un ingreso de recursos.

Contablemente es un juego de suma cero; lo que uno pierde el otro gana. Económicamente, podría ser un juego en el que ambos ganaran si se retira la amenaza de fuerza para cobrarlos y el ciudadano los paga voluntariamente. O bien, si el ciudadano valorara más lo recibido del gobierno de lo que pagó en impuestos (algo que solo puede ser determinado individualmente).

Los impuestos han sido comprendidos como una determinación de los recursos que los gobiernos necesitan para existir, para realizar las funciones que tienen. Una vez determinada esa cantidad, la que casi siempre es creciente, se fijan los impuestos a pagar. Eso toma la forma de leyes que se aplican bajo amenaza de castigos (multas y cárcel).

Los impuestos rara vez son comprendidos en su otra faceta, la de ser un retiro de recursos de los bolsillos de los ciudadanos. Es decir, son pocas veces definidos realmente como un traslado de recursos de un bolsillo a otro. Lo que cada persona podría haber hecho con ellos, ya no lo podrá hacer. La persona pierde libertad.

La pregunta que surge es obvia. ¿Son necesarios los gobiernos? La respuesta más aceptada es que sí.

Ellos son necesarios para realizar una serie de funciones para el buen funcionamiento de la sociedad. Especialmente las que se refieren al mantenimiento de un orden que proteja a las personas y sus bienes propios. Cosas como policía, sistemas judiciales, bienes públicos y cosas por el estilo.

Pensando así, se concluye que el pago de impuestos es necesario para cubrir los gastos del gobierno: pagar policías, jueces, legisladores y demás. Más aún, incluso es justificable que ese pago de impuestos sea obligatorio, pudiendo usarse la fuerza pública para ese propósito.

Lo que lleva a otra pregunta. ¿Cuáles son las funciones de un gobierno que justifican cobrar impuestos usando la fuerza? Este es el corazón del asunto.

Razonablemente, solo podrían justificarse los impuestos dedicados a pagar los gastos de las funciones indicadas arriba. Más aún, razonablemente también, deberían ser los más bajos posibles para mantener la mayor cantidad de recursos en manos de quienes los han generado.

Sin embargo, las cosas en nuestros tiempos no son razonables. Es común pensar que los gobiernos tienen «un reclamo ilimitado de la riqueza de la gente», como lo expresó B. Goldwater (1909-1998), lo que redefine el criterio de la determinación de la cantidad de impuestos a pagar.

Ahora eso se calcula viendo qué porcentaje del ingreso personal es justo que pague cada persona y se expresa en un principio que establece que es justo que quien más gana debe pagar más. Donde “justo” no tiene un significado claro.

O mejor dicho, “justo” se define como lo necesario para cubrir más funciones de gobierno, adicionales a las anteriores, las que necesitan de más recursos, típicamente el gasto de un estado de bienestar que es mucho mayor y que añade un proceso adicional al gobierno: la redistribución de ingresos/riqueza (descontando el costo de administración del proceso, el costo de corrupción, el de descuido y el costo de uso electoral).

La mentalidad esencial que conduce a la elevación de los impuestos y, por tanto al retiro de libertad y desperdicio de recursos, es la de presuponer que los gobiernos que más gastan son los que más prosperidad crean en la sociedad, los que producen sociedades más justas.

Consecuentemente, los impuestos tienen un significado que ha mutado. Si en tiempos anteriores se consideraban un peligro dictatorial, en la actualidad se consideran justos y equitativos.

Un cambio notable para lo que Colbert (1619-1683) en Francia definió como el arte de desplumar.

Post Scriptum

Buena parte del tema ha sido enmarcado en la cuestión de si los ricos deben pagar más. Por ejemplo, Obama afirma que sí, que deben pagar más.

El punto central, al final de cuentas, es la definición de gobierno. Cuando esa definición se mueve más allá de las funciones razonables de gobierno, para proteger a la persona y a sus bienes, comienza a irse hacia arriba la necesidad de impuestos adicionales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras