Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Respuesta Racional
Eduardo García Gaspar
2 diciembre 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


«Es que también son humanos y por eso sucede lo que sucedió». Eso dijo la persona.

Era una reunión de amigos. Tomando una copa se habló de muchos temas. Uno de ellos fue el de los abusos sexuales de sacerdotes católicos.

La persona, entonces, dijo que podía explicarlos, aunque no justificarlos.

Y entonces dijo eso, «Es que también son humanos», añadiendo que eso se lo había dicho a su vez un sacerdote. Lo más interesante no fue esa respuesta, sino la reacción de muchos alrededor de la mesa.

Se burlaron, expresaron ruidos de desaprobación. Hubo movimientos corporales de rechazo y sorna. Sonrisas irónicas y mordacidad.

En fin, la mesa, en general, consideró que lo dicho era una tontería y se pasó a otro tema de inmediato. Puedo imaginar que algo similar ha sucedido antes y que seguirá sucediendo.

Quizá sea esa afición tan actual de nuestros días que ayuda a evitar el pensar. El rechazo inmediato de lo creíble al mismo tiempo que la aceptación inmediata de lo inverosímil. El tema bien vale una segunda opinión porque tiene consecuencias.

Comencemos por lo más trasparente. Los abusos sexuales escandalizan e indignan por una razón obvia: son actos opuestos totalmente a lo que se espera de los sacerdotes; una traición profunda de sus votos y promesas. Buena razón para recibir un castigo ejemplar.

Muy bien, pero hay más que eso tan evidente y manifiesto. ¿Por qué suceden esas cosas?

Es más que preguntarse la razón por la que algunos sacerdotes violan mandamientos religiosos y leyes humanas. Es preguntarse también la razón por la que gobernantes que han jurado gobernar se corrompen. Y preguntarse también a uno mismo el porqué he actuado mal en ciertas ocasiones.

El tema es universal y busca explicar la causa por la que los humanos tenemos conductas que son malas. El consumo de drogas, las matanzas de los narcotraficantes, el fraude de un funcionario bancario, la corrupción de un juez, la aceptación de sobornos de un diputado, las mentiras de un médico para ganar dinero, los abusos de un profesor.

Los sacerdotes que cometieron esos abusos no son los únicos cometiendo actos reprobables. Por supuesto, eso no los justifica, pero sí muestra algo que se suele pasar por alto casi siempre: nuestra imperfección. Somos capaces de acciones terribles.

En otras palabras, no hay opción más realista que considerarnos tontos, como parte de la explicación de esos actos reprobables. «Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen», escribió F. de Quevedo.

Incluso, un economista italiano medio en broma promulgó Las Leyes Fundamentales de la Estupidez Humana.

No hay escapatoria. Esa persona tuvo razón al decir «Es que también son humanos». De nadie, absolutamente de nadie, puede esperarse perfección.

Creo que fue Chesterton (1874-1936) quien aseguró que esa es la única verdad de la Biblia que puede ser comprobada científicamente. El Cristianismo llama a eso la caída del hombre y tiene la mejor explicación que conozco.

Resulta notorio y notable que todas esas expresiones y emblemas de burla y befa sean injustificadas, ilógicas. Tuvo la persona una razón clara. «Es que también son humanos».

No es posible esperar de ellos, ni de nadie la perfección absoluta. Todo lo que podemos hacer es acercarnos a ella, vivir tratando de hacerlo.

Tratando y sabiendo que tiene su lógica aplastante eso de lanzar la primera piedra quienes estén libres de falta. Más una situación un tanto extraña, paradójica, la de esperar perfección absoluta en otros al mismo tiempo que no la esperamos de nosotros mismos.

¿Debemos esperar perfección de los sacerdotes, de todos ellos, siempre y en todo lugar? Un poco siquiera de conocimientos de Historia dará la respuesta. La misma respuesta que da a aquellos que confían en gobernantes perfectos que nunca cometerán acciones reprobables (la justificación antropológica del Socialismo).

En fin, todo lo que he tratado de hacer es mostrar cómo es posible encontrar temas interesantes en las situaciones más comunes. Pensando en ellas es posible llegar a otras ideas más amplias, incluso quizá ciertas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras