Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Utilidad De Las Normas
Selección de ContraPeso.info
15 septiembre 2015
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Max Silva Abbott. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación.

Muchos consideran que la existencia de normas limita e incluso anula nuestra libertad, y que su ausencia nos permitiría obrar a nuestro antojo, maximizándola.

De este modo, ellas serían una especie de maldición y a lo sumo, un costo necesario para permitir la convivencia, al evitar que nos devoremos mutuamente cual lobos salvajes.

Sin embargo, si se mira con más atención, se descubre que en muchos casos, estas prescripciones de la conducta humana jurídicas y no jurídicas, lejos de limitar o hasta destruir nuestra libertad, la potencian, e incluso, le permiten existir.

Piénsese a modo de ejemplo, en las reglas del tránsito: ellas regulan un cúmulo de comportamientos (sentido del flujo vehicular, velocidad, señalización, etc.).

No solo eso: además de normar el modo de desplazarse —tanto el motorizado como el peatonal—, se encargan de muchísimas cosas más: los requisitos para poder conducir, las dimensiones y materiales requeridos para hacer las calles, las características de la señalética y un largo etcétera.

Ahora bien, ¿limita o incluso anula todo esto nuestra libertad?

En realidad, no: lejos de destruirla, estas normas la incrementan, según se adelantaba, e incluso le permiten existir.

En efecto: ¿se imagina alguien qué pasaría si no existieran reglas para el tráfico vehicular, si cualquiera pudiera conducir con los atributos y del modo que estimara conveniente, o que no hubiera directrices para la construcción y el trazado de las calles?

En una situación semejante, lejos de tener más libertad, nos estorbaríamos entre todos, haciendo de este modo que el desplazamiento de un lugar a otro (que es el objetivo final de las reglas del tránsito) fuese imposible o al menos, muchísimo más difícil y hasta peligroso.

Lo anterior significa que en este y otros muchos casos (como la regulación de los contratos, por ejemplo), las normas, lejos de quitarnos libertad, hacen todo lo contrario.

Es por eso que una adecuada y más realista visión de las normas (que dicho sea de paso, son entes culturales bastante curiosos, en atención a los efectos que producen) lleva a la conclusión opuesta a la que tradicionalmente se tiene, y que lejos de ser una maldición, pueden llegar a ser una de las obras maestras del ingenio humano; siempre, por supuesto, que su contenido sea racional y no arbitrario, o si se prefiere, a condición que tengan en cuenta la verdadera realidad y necesidades humanas y no sean fruto del capricho, la arbitrariedad o el afán de poder.

En consecuencia, las normas correctamente formuladas pueden convertirse en grandes aliadas del obrar humano y en una de las máximas pruebas de nuestra racionalidad.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizás también ¿Que Es Liberación?

La tesis de la columna puede parecer obvia, pero es algo que debe recordarse. Sin normas la libertad no podrá ser protegida. Ella necesita tener algunas limitaciones y el ejemplo de las normas de tránsito es un favorito para demostrarlo.

Recordar esto es especialmente útil en los tiempos en los que se exacta la liberación definida como el hacer de lado a todas las normas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras