Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Las No-Ideas
Eduardo García Gaspar
26 noviembre 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Han sido llamados «unthoughts» en inglés. Su connotación es la de no-ideas, no-pensamientos.

Mejor aún, son ideas ocultas, difíciles de notar. Pensamientos que interpretan lo que la persona percibe y sacan de allí una conclusión que ella acepta incondicionalmente.

No es que sean inconscientes, sino que están «enterradas» en la mente.

Las personas usan con frecuencia estas nociones ocultas. Son una herramienta que permite velocidad de opinión, rapidez de comentario, esa enfermedad de nuestros tiempos.

Vi un caso reciente muy ilustrativo. Una persona defendía al matrimonio homosexual, otra lo criticaba.

Era una discusión razonable hasta que la tercera interrumpió: «Bueno, pero es que todo es relativo». Echó a perder todo, pero ilustró esa noción de las ideas que no se piensan y que salen ocultas en comentarios veloces.

En ese caso, la no-idea es una, «la verdad no existe». Esa persona la tiene dentro de sí, sin que ella la haya pasado por un filtro de aceptación. Es como una premisa oculta que altera todo silogismo posible: la verdad no existe y, por tanto, nadie puede tener razón en discusión alguna.

El caso de las leyes laborales de muchas partes tienen también un efecto producido por las no-ideas. Esa premisa oculta de los legisladores es más o menos clara pero está oculta: los trabajadores son víctimas buenas e inocentes de empleadores a quienes nada importa que no sea tener más dinero.

Pensar eso, aún sin darse cuenta, explica la razón por la que se aprobaron leyes tan sesgadas sin análisis de sus consecuencias. Esa idea es la que permite el comentario veloz que da el juicio inmediato obvio: el patrón es culpable, el trabajador es inocente.

O bien, tome usted otra de las no-ideas, la de la ciencia demuestra que la religión es falsa. Es decir, cada avance científico es una evidencia de la falsedad religiosa, una prueba de la no existencia de Dios.

Sin razonarse siquiera, cada descubrimiento científico, dentro de la mente, se convierte en una razón más para descartar lo sobrenatural.

Lo notable es que esas no-ideas están metidas en la mente sin que hayan ellas sido analizadas, pensadas, reflexionadas. Se descubre la neurotransmisión, y eso se convierte en un «¡ajá! Hacemos lo que nos dicen los químicos cerebrales, por lo que no hay Dios».

La idea enraizada es lo que permite la conclusión veloz.

Igual sucede con otro fenómeno, muy ligado a la opinión veloz de cualquiera. Es esa no-idea de la democracia intelectual que lleva a pensar que todos tienen derecho a la libertad de expresión (que es cierto), pero olvidan su contrapartida, la de saber y conocer.

Piense usted en esta posibilidad cotidiana. Un sabio, experto en ética, expresa una opinión cualquiera, sustentada en sus estudios y experiencias. Nada de eso impresiona al opinador veloz, el que sin haber leído en su vida nada sobre el tema, se permite el lujo de estar en desacuerdo.

La no-idea permanece en el fondo: no necesitas saber del tema porque tienes libertad de expresión; y si acaso alguien critica tu opinión, exige tolerancia.

La no-idea más profunda, en este caso, es «no hay autoridad intelectual, ni razón que valga, mi libertad las anula y merezco respeto». ¿No me cree? Intente expresar razones por las que niegue la legitimidad del aborto frente a algunos de sus partidarios y lo verá.

Apunto también otra de esas no-ideas que son premisas que se aprueban sin que pasen por filtro alguno, «si no tiene una utilidad inmediata, no sirve». Es lo que lleva al desprecio de todo lo abstracto.

«¿De qué sirve la filosofía?», me preguntó una vez un hombre. «De nada», se contestó él mismo. Es el desprecio no solo de lo abstracto, sino de la idea de la belleza en sí misma.

Todo lo que he querido hacer es señalar un fenómeno de nuestros tiempos y que se traduce en un freno al pensar: las no-ideas que permanecen sin examinarse y que llevan a errores fatales.

No sorprende que en ese medio ambiente, la tolerancia sea el único camino viable para mantener sin examen a esas no-ideas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras