Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad: Una Mala Defensa
Leonardo Girondella Mora
29 abril 2015
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Quiero tratar una confusión en el manejo de la idea de la libertad —y que ofusca en separador.001entendimiento de liberales y defensores ocasionales de la libertad.

Proteger la noción de libertad, tratar de preservarla en medio de presiones que propugnan gobiernos que la anulan y limitan, ha conducido a un argumento de defensa liberal que es erróneo.

Suele argumentarse que un acto libre es en sí mismo defendible, una acción que está plenamente justificada en sí misma, por la simple razón de haber sido realizado en libertad.

El razonamiento indica que una acción realizada libremente se justifica a sí misma por haber sido realizada voluntariamente —el ser deliberado es lo que, se dice, valida al acto. La libertad es en sí misma su propia justificación, se argumenta.

Esta manera de pensar protegiendo a la libertad es común entre algunos liberales, que lo hacen ya sea explícita o implícitamente —y que es un error de razonamiento que debilita a la libertad misma.

En lo que sigue, demuestro el error.

&&&&&

Un acto libre y voluntario puede llevar a muchas acciones de muchos tipos, no todas iguales —algunas claramente reprobables, como, el acto voluntario de asesinar a una persona, o cometer un fraude.

Si la defensa de la libertad usa a la libertad misma para defenderse, tendría que convencer de que un robo cometido intencionalmente es una acción legítima —una imposibilidad.

La libertad puede y debe defenderse, por supuesto, como congruente con la naturaleza humana, reconociendo que los actos realizados no siempre son los buenos, adecuados y correctos.

La justificación de la libertad está más en la posibilidad de que pudiendo hacer algo malo, la persona desecha esa posibilidad y realiza algo bueno —es decir, la libertad está justificada por el mérito de la voluntad para hacer lo correcto.

La libertad, entonces, necesita estar siempre acompañada de un criterio que permita reconocer ese mérito de la persona libre, el de haber optado voluntariamente renunciando a la posibilidad de hacer algo indebido.

Dentro de un mercado libre, en un régimen liberal, se podrá enfrentar una situación. La del empresario que con entera libertad opta por producir y vender pornografía —una realidad que no puede justificarse usando el argumento de haber sido una decisión voluntaria.

Será posible reconocer tal vez la inevitabilidad de esa posibilidad en una sociedad amante de la libertad, pero es claro que esa libertad económica ha sido mal usada y sus acciones son reprobables.

En su fondo, defender a los actos libres por el solo hecho de haber sido voluntarios lleva a una noción azarosa, la de poderse usar para justificar el poder por el poder —estar en una situación con la capacidad y el poder para hacer algo no puede justificar ese algo, sea lo que sea.

Es sencillo concluir eso cuando lo que alguien hace voluntariamente altera la libertad de terceros —como cuando un terrorista coloca una bomba que mata a otros.

Pero también aplica en casos en los que dos o más personas voluntariamente deciden hacer lo mismo, en libertad ambas —como los actores de películas pornográficas, quienes no alteran la libertad de otros, ni la suya.

Lo que he querido señalar es que se comete un error en la defensa de la libertad —el de justificar a la libertad por sí misma, legitimando acciones simplemente porque es posible hacerlas.

En lo personal, me complace más el entendimiento de la libertad como la posibilidad de hacer lo bueno cuando voluntariamente la persona podía haber hecho lo malo.

En otras palabras, creo que es obvio que quien defiende a la libertad tendrá que sin remedio defender también un código ético congruente con la libertad humana —un código que tendrá que aceptar la existencia de valores absolutos, siendo uno de ellos la libertad misma.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras