Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los Hijos de la Revolución
Selección de ContraPeso.info
2 diciembre 2015
Sección: Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en: , ,


Las generaciones mexicanas, la primera de ellas, la de los hijos de la revolución, es el tema que trata Jorge Ramón Pedroza.

 


«Los países subdesarrollados tienden a desarrollarse dentro de un desenrollamiento natural porque si no, nos enrollamos». Mario Moreno, Cantinflas.

Siguiendo nuestra publicación anterior sobre el análisis de las generaciones mexicanas, comenzamos con el análisis de la primera de éstas que aún tienen presencia en México, los nacidos entre 1920 y 1935 a los que llamaremos los Hijos de la Revolución.

De acuerdo con datos demográficos la población mexicana declinó casi un millón de personas entre 1910 y 1920, de 15.2 a 14.3 millones, como consecuencia del conflicto armado de la Revolución Mexicana y de la epidemia de la Influenza Española entre otras enfermedades.

Pasado el conflicto, México experimentó el inicio de un crecimiento de la población que nos ha traído actualmente a 125 millones de personas.

Para los nacidos entre 1920 y 1935 la esperanza de vida al nacimiento era de solamente 37 años, sin embargo la transformación que se dio a partir del final de la Revolución en la distribución masiva de los sistemas de salud ha llevado a esta generación a ser la más longeva de la historia de México, y muchos de sus integrantes sobreviven aún hoy en día.

El México en el que nace esta generación es todavía mayoritariamente rural. En las ciudades habitaba solamente uno de cada 3 mexicanos. Aún más contrastante con nuestra realidad actual es el hecho de que en 1930 el 61% de la población era analfabeta. Era una nación enteramente diferente.

En el aspecto político, los nacidos en esta época llegan al México post revolucionario. Probablemente el asesinato de Álvaro Obregón en 1928 marca el verdadero fin de la Revolución, y el nacimiento de la institucionalidad del movimiento social de 1910.

Aún cuando la gesta revolucionaria inicia con un llamado a la democracia y al fin de la dictadura de Porfirio Díaz, el verdadero cambio propuesto era el de la justicia social, a tono con las ideas que permeaban el principio del Siglo XX en Europa. En ese entonces México se parecía más a Rusia que a los Estados Unidos.

Esta década presencia el nacimiento del movimiento obrero y la guerra cristera casi simultáneamente, mientras que los murales de Diego Rivera pintan un país en el que la lucha de clases presenta un proletariado victorioso. Los Hijos de la Revolución crecen en medio de este ambiente ideológico.

La Revolución se va convirtiendo en una institución con el surgimiento en 1929 del Partido Nacional Revolucionario, posteriormente conocido como el Partido Revolucionario Institucional.

Aún así, en el ámbito económico, la costa del Golfo de México prospera con la explotación del petróleo. Este recurso natural es determinante en la historia mexicana.

En 1921 México era el segundo país productor de petróleo en el mundo. Ciudades como Tampico, Veracruz y Poza Rica prosperan con la inversión extranjera de compañías norteamericanas, inglesas y holandesas.

Aquí nace un choque de trenes que marcaría a esta generación. Por un lado el movimiento social emanado de la Revolución, por el otro la explotación de lo que se estaba convirtiendo en el recurso más preciado del mundo.

La Constitución de 1917 ya planteaba la propiedad de las riquezas del subsuelo como parte del patrimonio de la nación. El surgimiento de demandas laborales de los sindicatos de trabajadores de la industria del petróleo prende la mecha para el magno evento que marcaría a esta generación: la Expropiación Petrolera.

Lázaro Cárdenas, el Tata, es indiscutiblemente el político de esta generación. Un mexicano que defiende a las clases menos privilegiadas y que se presenta como paladín ante la intervención extranjera, algo que marca el carácter del mexicano desde tiempos de Hernán Cortés, no por nada tuvo un hijo llamado Cuauhtémoc.

Con la Expropiación, Cárdenas vuelca a México en un masivo movimiento de apoyo, una auténtica reafirmación de la identidad nacional.

Estos son los mexicanos que votaban incondicionalmente por la Revolución Institucional, creando un sistema que perduraría sin grandes retos por casi 40 años.

El estado proveía propiedad ejidal, protección sindical, acceso universal a la salud a través del IMSS y educación pública gratuita hasta la universidad. Lo importante era ser parte del Sistema, una amalgama de intereses económicos y políticos que aseguraba estabilidad en un mundo volátil.

Es una generación que escucha a Agustín Lara y a José Alfredo Jiménez. Sus hijos esperan con ansia los programas de Cri Cri en ese nuevo medio llamado la Radio. Es la que genera la Época de Oro del cine mexicano con figuras como Jorge Negrete, Pedro Infante y Luis Aguilar.

Estos dos últimos protagonizan quizá las películas emblemáticas de su era, A Toda Máquina y Que te ha Dado esa Mujer. Resulta curioso, pero no inexplicable, que los héroes de esta trama son agentes de tránsito, servidores públicos, enamorados de una mujer mexicana sumisa que les soporta sus parrandas.

Y mientras tanto Cantinflas escondía en su lenguaje el verdadero sentimiento de un pueblo pobre pero orgulloso. Esa es la era de un país en desarrollo, una especie adolescencia nacional.

Ahí está el detalle.

Nota del Editor

Otras columna similares pueden encontrarse en ContraPeso.info: Generaciones.

Es usual encontrar la clasificación estándar de generaciones que incluye a los baby boomers, a los milenials y a otras que están fuertemente basadas en la cultura estadounidense. J. R. Pedroza propone aquí otra tipología, una muy sustentada en la cultura mexicana. Algo muy meritorio.

Un ejemplo del lenguaje de Cantinflas:

Otro de la película Allí Está el Detalle

 

Las generaciones mexicanas según Jorge Ramón Pedroza están disponibles en:

Generación de los Hijos de la Revolución

Generación del Milagro

Generación de 1968

Generación del Terremoto

Generación de la Apertura

Generación Narco

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras