Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lucro: Moralmente Reprochable
Leonardo Girondella Mora
10 noviembre 2015
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


¿Con o sin motivo de lucro? La respuesta es compleja —como puede intuirse en la siguiente cita.

«El argumento de los manifestantes, compartido – según encuestas de opinión, por una gran mayoría de la sociedad chilena- era que la búsqueda de beneficio financiero a través de la educación es moralmente reprochable y debe estar prohibida por ley. En opinión de muchos, la educación no puede, en caso alguno, ser un negocio».

¿El lucro prohibido en algunos sectores pero no en otros? La respuesta sería compleja al tener que dar justificaciones de cada prohibición en cada sector —con el riesgos de ampliarse por razones populistas.

La mejor solución, me parece, es dejar libre la decisión según la voluntad de las personas —lo que en el sector educativo haría que pudieran existir simultáneamente escuelas y universidades de ambos tipos, con ánimo de lucro y sin él.

Esto evitaría entrar en terrenos de justificaciones imposibles de ser llevadas a nivel legal, pero sobre todo no limitaría la libertad humana —además de evitar que la educación dependiera de subsidios gubernamentales que la volverían una propiedad gubernamental de facto: una especie de monopolio.

&&&&&

Con lo anterior entro al campo que interesa —el de si el motivo de lucro es moralmente reprochable y, por esa razón, deba buscarse todo lo posible tener todas las organizaciones bajo el sistema de no lucro.

Examino esto en los puntos que siguen:

• Las organizaciones y empresas que realizan una actividad necesitan recursos para hacer lo que tengan que hacer y, por eso pueden clasificarse en dos categorías.

— Las que generan sus propios recursos para sobrevivir —estas son las organizaciones con fines de lucro, cuyos beneficios reciben el nombre de lucro o ganancia o utilidad o beneficio.

— Las que no generan sus propios recursos de supervivencia y pueden mantenerse vivas obteniendo recursos de otras partes —es decir, son organizaciones que no tienen motivos de lucro, que no generan recursos para su propia subsistencia.

• El lucro, entonces, es en realidad la forma de supervivencia para la organización que así se torna autónoma, capaz de sobrevivir de manera independiente sin necesidad de obtener recursos externos.

Ahora el asunto puede verse de manera diferente —uno podría preguntar si ser autónomo, si ser capaz de mantenerse vivo, es moralmente reprochable. La respuesta es un no rotundo y, al contrario, se podrá decir que es moralmente aceptable y loable.

Consecuentemente, el lucro en sí mismo, no puede verse como moralmente reprochable —y todo lo moral solamente podría llevarse al terreno del cómo se obtienen los recursos para sobrevivir.

• Yendo más allá del simplismo de afirmar que el lucro es moralmente reprochable, puede encontrarse un mejor terreno de juicio ético —el del comportamiento de la organización, cualquiera que esta sea.

Esto, que es más amplio, significa que lo moral se encuentra en el comportamiento de la organización y sus miembros como parte de ella —y que, por tanto, una organización sin fines de lucro podría tener una conducta moralmente reprochable y una con fines de lucro podría comportarse de manera totalmente admirable.

• El motivo de lucro, en sí mismo, no puede ser calificado de reprochable en sí mismo —todo dependería del cómo se logra el beneficio o utilidad de la organización.

Más aún, el deseo de tener una ganancia es un incentivo importante para tener iniciativas que son de beneficio general —una realidad poco reconocida que presenta una situación que muchos, equivocadamente, podrán percibir como imposible.

La situación de que el deseo de tener un beneficio empresarial logra también un beneficio general —lo que explica la realidad de productos abundantes y accesibles en un mercado libre. Incluyendo la creación y mantenimiento de empleos.

• Pero lo más llamativo, tal vez, sea la realidad innegable de que las organizaciones sin motivo de lucro pueden sobrevivir únicamente con recursos que son producidos por organizaciones con motivos de lucro —no lo pueden hacer de otra manera.

Si el motivo de lucro fuera moralmente reprochable, entonces las organizaciones sin fines de lucro deberían negarse a recibir recursos obtenidos inmoralmente —y si eso hicieran, entonces desaparecerían.

&&&&&

Mi intención fue explorar la idea común de que el motivo de lucro es moralmente reprochable —para concluir que esa creencia es al menos inexacta. Incluso, debo decir, me parece que nada que sea moralmente reprochable existe en un acto de compra venta libre y voluntario.

Lo único que cae en el terreno moral es la conducta de cada una de las partes — cuando, por ejemplo, una de ellas engaña a la otra en ese acto de compra venta. Esa conducta sí cae en la calificación de moralmente reprochable, pero no el de vender con una ganancia.

Nota del Editor

La columna tiene el mérito de apuntar hacia un clisé usual, el de ver con reprobación el deseo de tener utilidades, beneficios al realizar una actividad. Creo que, en realidad, todos tienen interés en un beneficio personal, lo que incluye a la organización sin fines de lucro, por lo que los juicios morales solamente pueden ser aplicados a la manera en la que ese beneficio se obtiene.

Si le gustó la columna, quizá también Lucro, Empleos, Empresas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras