Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Impuestos, Menos Trabajo
Leonardo Girondella Mora
3 agosto 2015
Sección: GOBIERNO, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Me propongo explorar la idea de la influencia de las tasas fiscales en la cantidad de trabajo —en otras palabras, la afectación que los impuestos tienen en el trabajo realizado, especialmente en los esfuerzos que llevan a las personas a trabajar más para ganar más.

La idea comprende a dos sujetos que actúan en direcciones contrarias:

• Los gobiernos queriendo siempre incrementar sus ingresos —lo que les lleva a una tendencia de aumentar impuestos, específicamente la tasa de impuestos.

• Los ciudadanos queriendo siempre los impuestos más bajos posibles —lo que les lleva a reprobar las acciones que conducen a elevar la tasa de impuestos.

Es un problema de ingresos disponibles para cada uno de esos grupos. Los ciudadanos por principio desean pagar la menor tasa posible ya que ello significa tener mayor cantidad de dinero en el bolsillo —por su parte, los gobiernos prefieren las altas tasas de impuestos para ser ellos quienes tienen la mayor cantidad de dinero en su bolsillo.

Se trata de un asunto en el que lo que uno gana el otro pierde — y donde hay asimetría de poder, pues el gobierno puede usar la fuerza para que el ciudadano pague sus impuestos.

&&&&&

Los elementos que se se dan esa relación son los siguientes:

• Los gobiernos, por propio diseño, siempre tienen necesidad de mayores recursos —es decir, por definición, siempre estarán inclinados a aumentar impuestos, por cualquier vía que tengan a su disposición.

• La vía acostumbrada para elevar los ingresos de los gobiernos es el aumento de las tasas de impuestos sobre los ingresos de las personas, así como sobre sus posesiones y transacciones.

• El segmento de la población que más está sujeto a la elevación de los impuestos es el de los ingresos elevados, no importa cómo estos sean definidos.

• Por su parte, los ciudadanos trabajan con el objetivo central de lograr un ingreso personal que les permita vivir mejor —lo que significa que los aumentos de impuestos tienen un impacto negativo en esa ambición personal: cuanto mayores sean los impuestos, peor vivirán.

• Para los ciudadanos existe una relación directa entre su esfuerzo personal y el ingreso que logran —a mayor esfuerzo y a más iniciativa, mayores ingresos.

• La posibilidad que se deriva de esta situación es la natural: el momento en el que la tasa de impuestos sea de un nivel tal que la persona decida que ya no vale la pena realizar un mayor esfuerzo, ni tener más iniciativas.

• Ese es el punto en el que la cantidad de impuestos pagados provoca una decisión de la persona, la de suspender esfuerzos adicionales que le dieran mayores ingresos —si lograra esos mayores ingresos, los impuestos adicionales le dejarían un remanente que no compensaría el esfuerzo adicional.

• Consecuentemente, cuando los impuestos llegan a ese nivel en el que se suspenden los esfuerzos adicionales, se tiene un efecto colateral significativo: el resto de las personas ya no disponen de los servicios y productos que hubieran producido esos esfuerzos adicionales —una reducción en el bienestar general.

• Por supuesto, el nivel exacto en el que la tasa de impuestos produce una suspensión de esfuerzos es variable dependiendo de las personas y su forma de pensar —aunque es posible suponer que los innovadores y los emprendedores sean especialmente sensibles a dicha tasa.

• Lo que creo que debo enfatizar es que muy posiblemente los aumentos a los impuestos tengan un efecto más que proporcional en las actividades económicas de innovación y fundación de nuevos nuevos negocios —lo que afectará especialmente a emprendedores.

• Si lo anterior es cierto, entonces es posible predecir que en aquellas partes en donde los impuestos sean excesivamente altos, sus economías se caracterizarán por la falta de iniciativa económica y de innovación.

&&&&&

De lo anterior es posible concluir algo que es de simple sentido común —a partir de un cierto nivel en la tasa de impuestos, las personas reaccionan a los impuestos que consideras muy altos realizando un menor esfuerzo.

Es decir, la elevación de las tasas de impuestos significa una reducción en el trabajo, lo que daña a la sociedad entera que deja de recibir los beneficios que hubieran resultado del trabajo extra que no permitieron realizar los impuestos.

Ya que el paisaje político está siempre lleno de iniciativas de aumentos de impuestos, mismos que son usualmente evaluados como algo beneficioso para la sociedad, conviene recordar que en realidad no lo son —los impuestos altos son especialmente dañinos para los innovadores y los emprendedores, quiénes son los que realmente mueven a la economía.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizás también, El Arte De Desplumar

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras