Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Matrimonio y Derechos
Leonardo Girondella Mora
16 julio 2015
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


El matrimonio de personas del mismo sexo fue el tema de una conversación larga y áspera que abrevio en lo que sigue. Una persona defendió a esa redefinición del matrimonio argumentando que se trata de un derecho.

— Me ha alegrado que en tantas partes haya sido por fin reconocido el derecho de los homosexuales a casarse. Se ha corregido así una violación de derechos que les prohibía el matrimonio. Ha sido una victoria notable para los derechos humanos —dijo la persona.

— ¿Podría usted explicarse más, con otras palabras? —pregunté.

— Sí, claramente se tenía una situación discriminatoria que impedía casarse a los homosexuales. Era una exclusión legal, una violación de sus derechos como seres humanos. A eso me refiero, a que se les negaba casarse, se les negaba un derecho.

— Si es que entiendo bien, el casarse es un derecho que todos tienen y prohibírselo a unos, mientras que a otros no, es una violación de ese derecho. ¿Correcto?

—Sí, lo ha entendido bien. Digo, como muchos otros, que todos tienen derecho al matrimonio sin importar de quién se trata, heterosexual o no —insistió la persona.

— ¿Todos? Me parece exagerado. Es obvio que a ciertas edades no puede argumentarse ese derecho a casarse, digamos a los ocho años o seguramente más, quizá hasta la mayoría de edad.

— Bueno, pues sí, es obvio, existen posibilidades en las que no habría una violación de derechos cuando no se les permita casarse.

— ¿Se discrimina contra los menores de edad al no permitírseles el matrimonio? —pregunté.

— No, ya le dije que no, que no existe en ese caso una violación de derechos, pues son menores de edad.

— ¿Y si uno de ellos fuera mayor de edad, digamos de 26 años y la otra parte tuviera, por ejemplo, diez años, sería violar sus derechos si no se les permitiera casarse?

— No, ya le dije que no, que una de las partes es menor de edad y que por eso no sería una violación de sus derechos.

— Le haré una pregunta. ¿Tiene usted derecho a conducir un automóvil?

— Por supuesto, todos lo tenemos.

— ¿Todos? Me parece exagerado. Es obvio que para conducir un coche debe saberse hacer. Incluso la ley exige que se emitan licencias y carnets para poder manejar un vehículo. Quien no lo sepa hacer tendrá prohibido conducir un auto.

— Sí, sí, pero no entiendo a dónde se dirige usted. Lo que he dicho es que prohibir bodas homosexuales era una violación de derechos. Ahora será posible que todos puedan casarse.

— ¿Todos? Me parece una exageración. Dudo que fuera una violación de derechos el negarle el matrimonio legal a quien quiera casarse con su mascota, o a quien quiera casarse con tres mujeres, o a quien quiera casarse por cuatro días con anulación automática al quinto.

— Usted está diciendo que el matrimonio homosexual debe prohibirse. Le recuerdo que eso sería violar derechos.

— En realidad no he dicho nada de eso, solamente hago preguntas y le pido que las conteste, si es tan amable. Tener derecho al matrimonio, por lo visto, requiere satisfacer ciertos requisitos, como ser mayor de edad. ¿No sería uno de esos requisitos el que sean solo dos personas las que se casen?

— Sí, eso sería un requisito —dijo la persona.

— Pero algunos podrán pensar que el negar el matrimonio de tres personas o más es una violación del derecho al matrimonio de esos que quieren casarse con más de uno. Quizá la ley tenga que aclarar que es legal el matrimonio de hasta seis personas, pero ya no de siete, por ejemplo.

— Pues sí, podría ser, pero lo que importa ahora es que los derechos de los homosexuales al matrimonio son ya legales y no sufren discriminación.

— ¿No será acaso un requisito matrimonial el ser de sexos distintos como el tener mayoría de edad, o como el no ser más de dos? No se viola ningún derecho al evitar que se case un menor de edad, ni al prohibírsele conducir un auto a quien no sabe hacerlo.

Post Scriptum

Con lo anterior he querido mostrar que la argumentación en pro de los matrimonios de personas del mismo sexo que se basa en un asunto de derechos, es una defensa débil y sin sentido.

Es obvio que las personas tienen derechos, como por ejemplo a conducir un auto, pero que la realización de ese derecho va acompañada de requisitos, como el saber conducir. También, tienen el derecho a viajar en avión, siempre que hayan cumplido con el requisito de pagar su boleto.

También, las personas tienen derecho a trabajar, pero eso va asociado a cumplir con ciertos requisitos, como el tener preparación, cumplir con horario de trabajo y otros más.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras