Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Monopolios, Su Remedio
Leonardo Girondella Mora
22 abril 2015
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Lo que quiero hacer en esta columna es explorar la conducta que tendría una persona común separador.001si es que ella se encontrara al frente de un monopolio.

El monopolio describe una situación en la que existe un solo proveedor de un bien con poco nivel de sustitución. Un claro caso de esto es la gasolina para automóviles con un solo proveedor, aunque podría usar cualquier otro ejemplo similar.

La conducta que tenga la persona a cargo de ese monopolio seguramente estará guiada por las siguientes variables. Variables que describen a la naturaleza del monopolio.

La faceta más conocida de un monopolio es la que se refiere al precio de los productos que vende. En el caso que describo, la gasolina sería vendida a un precio más alto que el precio de mercado dentro de una situación de competencia.

La variable central aquí es la influencia de la competencia. En lo general, con competencia los precios serían menores y sin competencia serían mayores.

La persona cargo del monopolio sabe eso y tomará decisiones que por lo general la llevarán a querer aumentar el precio del producto. Una conducta perfectamente natural y que posee cualquier empresa, la de querer maximizar el precio hasta el nivel en el que esto es posible.

La ausencia de competencia también tiene otro efecto. La producción total del monopolio tenderá a ser menor a la que se hubiera tenido bajo una situación de competencia. Habrá mayor cantidad de producto dentro de una situación de competencia que dentro de una situación monopólica.

Finalmente, los costos de producción del monopolio serán más altos que los costos de producción dentro de una situación de competencia. El monopolio no tiene incentivos suficientes para buscar formas de reducir costos. En cambio, dentro de un sistema de competencia, las empresas tenderán a producir con más eficiencia.

Mi tesis es muy directa. La persona a cargo de la empresa, sea monopólica o no, se comportará de manera que quiera maximizar sus utilidades o beneficios. La variable que alterará sus decisiones concretas será la existencia o no de competencia.

Dentro de una situación de competencia, las empresas no tienen gran libertad para subir sus precios ya que las otras empresas ejercerán presión en sentido inverso. Un precio alto de un producto reducirá la cantidad demandada de él y seguramente moverá a la demanda hacia un producto sustitutivo.

Dentro de la situación monopólica, la empresa en cambio sí tiene mayor libertad para manipular sus precios. Lo hará en la medida que pueda y que no es absoluta. Un precio muy alto de la gasolina moverá a los consumidores a reducir consumos y eso impactará el volumen vendido.

Es posible que ya se vea la tesis que quiero proponer. Con o sin competencia las decisiones de la empresa siempre están guiadas por el objetivo de maximizar sus ingresos. Todo lo que sucede es que esas decisiones serán diferentes cuando enfrenta competencia y cuando no la enfrenta.

Del otro lado, del lado del consumidor, es obvio que sucederán mejores cosas dentro de una situación de competencia que dentro de una situación monopólica. El consumidor gozará de mejores precios, de más cantidad de producto ofrecido y de incentivos para mejorar la calidad del producto.

Por el lado de la empresa en cambio, la situación monopólica sería la más deseable ya que retira la presión que significan las empresas competidoras.

Lo anterior presenta dos escenarios básicos:

Un escenario de comodidad para el productor, que es la situación de un monopolio que no enfrenta competencia. Persiguiendo a los mismos objetivos de maximización de utilidades, las decisiones de administrador se realizarán bajo menor presión.

Un escenario de comodidad para el consumidor, que es la situación de competencia. El consumidor gozará de mejores precios, mayor cantidad de producto y mejor calidad de éste.

La conclusión es muy natural y lógica. Si se quiere combatir a un monopolio la mejor política será el facilitar la entrada a competidores que produzcan el mismo bien.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizás también:

Un Mal Ejemplo Del Monopolio

Monopolios No Todos Son Malos

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras