Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Monopolios y Gobiernos
Leonardo Girondella Mora
2 junio 2015
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La idea que tiene la gente de un monopolio es en lo general exacta. Monopolio no es otra separador.001cosa que un proveedor único que no tiene competidores en su industria.

Su fuerza dependerá del nivel de sustitución que tenga el producto que ofrece y del que no hay otro proveedor accesible.

Esa descripción de un monopolio tiene además otra característica. Los monopolios son realmente odiosos.

Las personas comunes entienden que los monopolios son fuerzas indebidas que tienden a usar de su poder. Aumentan los precios y bajan el nivel de calidad del producto que ofrecen.

La esencia de la idea de un monopolio es simple. Consiste en un solo proveedor de un servicio o de un producto básico. Por ejemplo, un solo proveedor de servicios del teléfono. No será sorprendente que su servicio sea malo y caro. Una buena causa para odiarlo.

Usualmente la idea de monopolio se aplica a empresas privadas. Ellas constituyen la idea esencial de monopolio. Pero no son los únicos casos. Existen otras instancias de concentración de ese tipo de poder económico.

En México tenemos también monopolios de otro tipo. Tome usted al monopolio estatal petrolero o al monopolio estatal de electricidad. Son claros ejemplos de monopolio. Y también claros ejemplos de lo que sucede cuando se sufren esos monopolios.

Llego así al asunto que quiero tratar en esta columna. No solamente hay casos de monopolios en empresas privadas. Es común encontrar monopolios también en otras ocasiones, el caso de esos dos monopolios mexicanos es sólo un ejemplo.

Hay más monopolios, por ejemplo, el caso de un sindicato único de trabajadores mineros, o de cualquier otro tipo. Ese sindicato sería el único proveedor de ese tipo de trabajadores. Y produciría los mismos efectos, especialmente especialmente en los derivados del abuso de su poder.

Mi tesis puede aparecer ahora ya muy clara. Cualquier situación de poder concentrado se presta admirablemente a abusos de poder.

No se necesita mucha imaginación para pensar que una situación de poder concentrado llevará a un abuso natural y muy lógico. Quien tiene por ejemplo, el monopolio de la emisión de dinero siempre podrá abusar de ese poder emitiendo más dinero para su provecho personal.

El corazón del problema está en reconocer la existencia de situaciones en las que se concentra demasiado poder en una sola institución o persona. Sea para la producción de un bien, para la proveeduría de un servicio, simplemente para el ejercicio de una función.

Y entonces el corazón del problema resulta ser muy humano.

No hay persona real que pueda reclamar estar exenta de la posibilidad de abusar del poder que tiene. Esto es lo que hace necesario y conveniente la tarea de al menos ver con extremo cuidado la existencia de poderes concentrados.

El clímax del poder concentrado no se encuentra, sin embargo, en un monopolio privado. El mayor riesgo de poder concentrado se presenta en otra parte. No en la económica sino en la política y lo constituye el gobierno. Esta es la institución que más poder tiene dentro de una sociedad.

Resulta curioso, por tanto, que poca gente vea con recelo el poder que tienen los gobiernos, concentrando toda su preocupación combatir a los monopolios de empresas.

Si de algo se tuviera uno que preocupar, eso sería el poder excesivo que tienen los gobiernos. Aún más curioso es que existan doctrinas políticas que se basan precisamente en el aumento del poder de los gobiernos.

Es difícil argumentar que el problema de los monopolios podría ser solucionado con el dar aún más poder a los monopolios. Y sin embargo, hay escuelas políticas que hace precisamente eso: quieren solucionar problemas políticos otorgando aún más poder a quien ya tiene demasiado.

Nota del Editor

Si le gustó esta columna quizá también Monopolios.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras