Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pobreza Sin Final
Eduardo García Gaspar
24 septiembre 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


¿Terminará la pobreza en el mundo? Sí y no, todo depende.

No tanto de lo que se haga sino de cómo se mida la pobreza. Obvio, pero no conocido ni reconocido.

La pobreza no tiene una definición universal y eso presenta problemas graves de confusión.

Piense usted en una definición de pobreza más o menos común: las personas que tienen ingresos menores al 60% de la mediana del ingreso nacional.

La «mediana» es una medición estadística, es el número que está en medio de una secuencia de números ordenados del mayor al menor. Es una medición de tendencia central.

En este caso, la mediana del ingreso es el ingreso que se encuentra exactamente en medio de la secuencia de ingresos del país, ordenados del mayor al menor (o al revés, no hay diferencia). Es sencillo de entender.

La ventaja sobre el promedio es que no se ve afectada por observaciones o datos extremos, como le sucede al promedio.

Bueno, pues entonces quedamos que según esa definición, serán pobres todos aquellos que tengan ingresos por debajo del 60% de la mediana.

Si, por ejemplo, la mediana es 10,000, serán pobres todos aquellos que tengan ingresos de 6,000 hacia abajo. ¿Por qué? Porque así fue definido desde el principio. Podía haberse seleccionado un porcentaje diferente, mayor o menor. O, incluso, podía hacerse seleccionado otra definición, como la de ingresos menores a 3 dólares diarios, o 4, o 2.

Es una medición nacional y esto tiene consecuencias. En un país de altos ingresos quizá sean pobres los que no tienen ingresos suficientes para comprar un teléfono móvil. La misma medición en un país de muy bajos ingresos quizá resulten ser pobres quienes no comen pollo más de una vez por semana.

Ese es un defecto de la medición y puede dar resultados sorprendentes, como el de tener igual número de pobres un país desarrollado y un país subdesarrollado. Pero la cosa no para allí, veamos una consecuencia de esa medida de pobreza.

Si un gobierno quisiera reducir la pobreza medida según esa definición, lo podría hacer con gran facilidad.

Podría, por ejemplo, meter a la cárcel a todos los millonarios y casi millonarios. En automático la mediana se reduciría, por ejemplo, a 6,000 y solo serían pobres quienes tengan ingreso de 3,600 o menos (contra 6,000 en el ejemplo anterior). La ONU aplaudiría estos resultados.

El error está oculto y no es sencillo de ver. Esa definición de pobreza es tal que da entrada a políticas de reducción de la mediana del ingreso, empobreciendo a unos, pero dando resultados de éxito en el combate a la pobreza. Con más pobreza real, la medición indicaría menor pobreza.

Eso es lo que hace posible que un país rico, medido así, pueda tener más pobreza que otro país realmente pobre. Esto usando la misma medición en ambos (el problema se complica cuando se usan mediciones distintas).

O, vea esto, un caso imposible, pero ilustrativo: todos en cierto país tienen el mismo ingreso, de manera que no existe nadie que gane menos del 60% de la mediana porque la mediana coincide con el ingreso de todos. Es decir, en un caso ya real, de gran igualdad de ingresos bajos podrá determinarse que hay menos pobreza que en un lugar de gran desigualdad pero con ingresos bajo más altos.

La lección es obvia: cuando usted escuche reportes de que la pobreza aumentó (o bajó), sea escéptico. Y comprenda que según esa definición, la pobreza no desaparecerá jamás. Ha sido definida de tal manera que será imposible erradicarla.

Este es un caso concreto de un fenómeno que podemos llamar el trauma de las definiciones variables. Consiste en usar la misma palabra para describir cosas diferentes y produce enredos sin fin. Sucede muy a menudo cuando se habla de libertad, de democracia, de desigualdad y de muchos de esos concepto.

Es lo que sucedió con el cambio de definición del trastorno bipolar. Cambiando su definición a algo más laxo se registraron más casos y eso originó noticias falsas. Defina usted homofobia a su gusto y verá que los casos pueden aumentar o disminuir sin apego a la realidad.

En fin, todo lo que quise hacer es mostrar uno de los casos en los que se sufre eso del trauma de las definiciones variables.

Post Scriptum

Las varias mediciones de pobreza están bien ilustradas en esto.

«Laa [sic] cifras oficiales en Alemania indican que hay un 15,5% de la población en riesgo de pobreza. En España ese porcentaje trepa hasta el 27,4%, según el último informe del INE. El último dato disponible en Argentina, de 2013, es del 3,7% en los hogares y en las personas 4,7%. Lo que Aníbal Fernández no ha explicado es que Argentina y los países europeos no miden la pobreza de la misma manera».

Véase ¿Que es Pobreza Relativa?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras