Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Proteccionismo: Sus Efectos
Leonardo Girondella Mora
15 abril 2015
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en:


La justificación que se usa para aplicar barreras comerciales e impuestos a las separador.001importaciones, se sustenta en el beneficio que producen en el país que los implanta —evitan exportar empleos y benefician a la industria nacional.

Este tipo de medidas, que se dirigen a la limitación de importaciones, recibe el nombre genérico de Proteccionismo. Consiste en eso precisamente, en reducir notablemente el monto de importaciones del país para así proteger a la industria nacional y los empleos que ella produce.

Es cierto, en el efecto inmediato proteger a una industria nacional produce la conservación de empleos en esa industria —esta es la consecuencia inmediata que puede verse. Pero no es la única consecuencia.

Voy a un ejemplo, la prohibición de importación de automóviles. Bajo esta condición, se conservan los empleos de esa industria, a la que se ha protegido. El gobierno estará orgulloso de señalar ese efecto —pero como dije, no es ésa la única consecuencia.

Otra consecuencia adicional es clara, la de tener en ese país automóviles más caros y de menor calidad —un efecto de consecuencias para el consumidor, el que tendrá que desembolsar una mayor cantidad de dinero y sufrir la menor calidad de los autos.

Otro ejemplo, el de la prohibición de importación de gasolina, que tiene el mismo efecto en el consumidor —pagará precios mayores con gasolina de menor calidad.

Habrá otro efecto en la creación de empleo. Se dejarán de crear los empleos que hubiera producido una gasolina de menor precio —es decir, la conservación de los empleos en la industria de producción de gasolina habrá producido una menor creación de empleos en otras industrias.

Sí, por ejemplo, se prohíbe la importación de acero, los productos que necesiten ese insumo dentro del país tendrán un costo mayor. Un costo que afectará el bolsillo del consumidor, qué es el precio que se pagará por conservar los empleos de la industria protegida.

Es común que el objetivo de la política proteccionista sea defender a una industria nacional usualmente ineficiente, para la que el enfrentar a la competencia extranjera significaría su desaparición —esta es una protección artificial de una industria improductiva.

El capital usado en esa industria improductiva sería mejor empleado en otras actividades económicas de mayor dinamismo y eficiencia. El empleo protegido por medio del proteccionismo es igualmente una defensa artificial —se encuentra empleando trabajadores que de otra forma serían más redituables en otros campos.

Mi propósito final ha sido mostrar, a través de lo anterior, la realidad de políticas gubernamentales que se justifican únicamente por el objetivo que persiguen —un objetivo de inmediata popularidad para el gobierno.

Muchos de los ciudadanos sucumbirían al argumento de la defensa de empleos por medio del proteccionismo, creyendo que eso no tiene las consecuencias que no alcanzan a ver —como precios mayores en otros artículos, es decir, no comprenden que indirectamente ellos están pagando o subsidiando la conservación de empleos improductivos.

Las políticas gubernamentales que se justifican exclusivamente por el objetivo que persiguen suelen ignorar los efectos adicionales y muchas veces indeseables que ellas producen.

El proteccionismo es solamente uno de esos casos de políticas gubernamentales que suelen tener aprobación popular porque ignoran las consecuencias negativas que producen.

La desaparición de una o más empresas por causa de importaciones más baratas presenta material invaluable para crear un escenario dramático de desempleo —éste escenario de tragedia sirve muy bien como herramienta de convencimiento popular que el gobernante aprovecha en su retórica.

Las consecuencias colaterales negativas, sin embargo, no tienen ese material emotivo que sirva para crear un escenario retórico convincente que hable de los empleos no creados, mi de los precios mayores que se tengan que pagar por otros productos —como refrigeradores más caros por causa de la prohibición de importación de acero, o un mayor gasto de gasolina por la prohibición de importación de automóviles más eficientes.

La elección final que puede aprenderse de lo anterior es una de escepticismo sano, que contenga en sí misma la disciplina de ir más allá del objetivo buscado por la política económica —poniendo especial atención en los efectos colaterales que potencialmente puede producir.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también las siguientes:

¿Qué Es Proteccionismo?

Empleo y Proteccionismo

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras