Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Qué Contra Quién
Leonardo Girondella Mora
6 julio 2015
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


En lo que sigue quiero distinguir entre dos maneras de enfrentar decisiones sobre los tipos de sociedad que se desean implantar —con lo que incluyo aspectos económicos, políticos, éticos y otros.

Uno de los dos enfoques define su intención con una pregunta, la de qué debe hacerse —ya sea en economía, política, moral… El segundo enfoque define su intención con otra pregunta, la de qué persona debe serse.

Dos formas de comprender decisiones sociales —dos alternativas que parten de la respuesta a dos preguntas totalmente diferentes, lo que intento aclarar en lo que sigue. Qué contra quién.

&&&&&

Qué debe hacerse. La pregunta se plantea como la solución a un problema —por ejemplo, qué debe hacerse para remediar la pobreza, para combatir la delincuencia, para elevar el bienestar, etcétera.

En concreto, este enfoque da justificación a acciones dirigidas a la solución de situaciones negativas —como la de embarazos no buscados por medio del reparto de condones, o la de la pobreza por medio de redistribuciones, o el de la educación por medio de universidades gratuitas.

Busca soluciones expeditas, directas, visibles y sencillas —tomadas con una mentalidad que se enfoca a una medida comprensible e idealmente eficiente.

Qué persona debe serse. La pregunta se plantea como un filtro previo a la solución de problemas y situaciones indeseables —igual que las anteriores, como combatir la delincuencia, o la criminalidad.

Su énfasis está colocado en el carácter deseable de las personas y lo que puede lograrlo o minarlo —por ejemplo, inquirir sobre qué tipo de ciudadano es el deseable para evitar embarazos no deseados.

Sus propuestas y soluciones son, por tanto, indirectas, poco visibles y un tanto complejas —lo que las hace difíciles de entender al principio.

&&&&&

La distinción entre ambos enfoques es muy visible en el caso concreto del tipo de arreglo político.

• El enfoque del qué hacer justificaría el establecimiento de un estado de bienestar que solucionara problemas personales —como el dar ayudas monetarias a los ancianos.

En cambio, el enfoque de qué tipo de persona debe serse justificaría un régimen de amplias libertades y estado de derecho que dejara en manos personales la solución de problemas propios —como el deber de los hijos para ayudar a sus padres.

La diferencia entre ambos puede ser vista en el efecto que logra en el ciudadano. Mientras el primero crea en la persona el hábito de preguntarse «¿quién me dará ayuda ahora?», el segundo produce la pregunta de «¿que puedo hacer yo para…?»

La gran diferencia está en la atención que el segundo enfoque concede a la libertad que aunada a la responsabilidad produce lo que puede llamarse carácter, disposición, temperamento —todo lo que lleva a un sentido de poder personal y orgullo de la autonomía propia.

Preguntando qué hacer, sugiero, se descuida la formación de carácter y se fomenta la pasividad, anulando el potencial que cada persona posee —es decir, buscando ayudar a las personas se termina por hacerlas recipientes ansiosos de ayuda ilimitada. Todo bajo una apariencia de caridad obligada.

En cambio, bajo la apariencia de un descuido caritativo, preguntando quién quiere serse, se logra formar carácter, aceptar responsabilidad y ansiar la libertad que es el medio para ser uno mismo por méritos propios.

Addendum

Sé que he dejado el tema un tanto indefinido, pero me parece haber dejado clara esa diferencia de mentalidades que proponen distintas soluciones para los mismos problemas —dependiendo de cuál es la pregunta que se hacen en su inicio.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Un Asunto de Distancias

Limites del Estado

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras