¿Qué es determinismo? La definición de una postura general filosófica que niega a la libertad humana. Sostiene que la conducta está determinada de antemano.

Determinismo, definición

Para entender al concepto, puede verse esto:

«El determinismo es una doctrina filosófica que sostiene que todo acontecimiento físico, incluyendo el pensamiento y acciones humanas, está causalmente determinado por la irrompible cadena causa-consecuencia, y por tanto, el estado actual “determina” en algún sentido el futuro». es.wikipedia.org

Para entenderlo mejor, debe verse su opuesto, el indeterminismo que es

«[…] la doctrina que pretende que el curso natural de las cosas no está sometido a ninguna ley, a ninguna causalidad, que los hombres disponen del libre albedrío y que sus actos no dependen de nada». filosofia.org

Determinismo, elementos

La definición de “determinismo” puede ser comprendida mediante un examen de los elementos que lo forman.

Una postura filosófica

El determinismo es una idea que postula una posición filosófica acerca de la naturaleza humana. Es una posición mental acerca de cómo y por qué suceden las cosas.

Una cadena de causas y efectos

El determinismo sostiene que los que sucede, especialmente en la conducta humana, está determinado por causas o condiciones anteriores.

Ellas en conjunto no pueden sino producir eso que sucede en el presente y lo que sucederá en el futuro.

No existe la libertad

El significado de lo anterior es una negación de la libertad humana. Las personas, según el determinismo, no son libres, aunque imaginan serlo.

Sus actos están determinados de antemano y están fuera de su voluntad.

Causa y efecto

En el mundo físico, capaz de ser estudiado científicamente, su existencia se comprende con relaciones entre causa y efecto.

Como cuando ciertas condiciones y sustancias hacen posible predecir una explosión. O cuando puede predecirse con precisión la velocidad a la que un objeto cae a la tierra.

En el campo de la persona humana, la libertad supone que la persona toma decisiones de acción y las realiza. Actos que se presupone pudieron ser distintos al realizado, como ir al cine cuando podía quedarse en casa.

Según el determinismo el ir al cine, ya estaba predeterminado aunque se tenga la impresión de haber sido una decisión libre.

Interpretación fatalista

Aunque hay variedades de determinismo, suele él con demasiada frecuencia entenderse con fatalismo. Es decir, como la imposibilidad de impedir que suceda lo que va a suceder de cualquier manera.

Como cuando se dice que inevitablemente llegará la toma de conciencia del proletariado lo que conducirá sin remedio al último al desvanecimiento del gobierno.

También, el determinismo suele entenderse como una prederminación de eventos, condicionada desde el origen del universo.

Determinismo, otras consideraciones

En el caso del determinismo aplicado a los humanos, se presupone que su conducta obedece a causas fuera de su poder. Esto hace entender a la libertad como una ilusión.

En una versión suave del determinismo, puede admitirse la existencia de la libertad humana como uno de los factores que influyen en los eventos. Los otros factores se encuentran fuera del control humano y de su libertad, siendo parte de limitaciones humanas encontradas en sus circunstancias particulares.

Una de las manifestaciones posibles del determinismo es la de entender a los actos humanos, supuestamente libres, como inclinaciones o predisposiciones a actuar de cierta manera, muchas veces sin posibilidad de control.

El determinismo está latente en las explicaciones que dan las personas al explicar sus actos como algo que “no pude evitar hacer” —el reconocimiento de una fuerza causal superior a la voluntad propia.

El determinismo en sus varias versiones se mueve dentro de un campo netamente material y físico, dentro del que ve limitaciones y causas que alteran a la libertad hasta quizá volverla inexistente —lo que significaría la desaparición del concepto ético sobre lo que debe o no debe ser.

Concluyendo

Mientras que resulta sano rechazar la idea del determinismo absoluto que niega toda posibilidad de libertad, es necesario reconocer la existencia de factores externos que influyen en la conducta humana. La noción económica de los incentivos es un ejemplo de esa posibilidad muy real.

Reconocer también, la influencia de presiones sociales, familiares y educativas, que actúan como circunstancias a veces de gran fuerza. Pero que no destruyen la posibilidad real de libertad significativa que justifique principios éticos.

Hay un fuerte contenido determinista en la interpretación de descubrimientos científicos, como la muy pequeña diferencia entre el DNA de primates y el de humanos. De lo que se concluye que seguir la conducta del primate es casi inevitable, o al menos natural.

Lo que he querido hacer es presentar elementos del determinismo que ayuden a formar una idea inicial de su significado y de sus consecuencias en el entendimiento de la naturaleza humana.

[La columna fue revisada en 2019-07]