¿Qué es totalitarismo? La definición de un tipo de régimen político, de poder totalmente concentrado que persigue anular toda libertad.

Totalitarismo, definición y elementos

Para tener una idea razonablemente exacta de lo que es totalitarismo, deben considerarse sus elementos.

Un tipo de régimen

El totalitarismo describe a uno de los varios posibles tipos de regímenes políticos. Es uno de los varios arreglos u organizaciones políticos posibles.

Produce y crea un cierto tipo de gobierno que le es natural y consistente con su naturaleza totalitaria.

Concentración de poder

El totalitarismo pertenece al tipo de gobierno que se caracteriza por la concentración del poder en el gobierno.

Es una de las varias versiones y puede distinguirse por una muy alta concentración del poder. Ningún otro sistema político concentra tanto poder en el gobierno.

El poder totalitario es detentado por una persona o por un grupo muy pequeño de ellas. El resto del gobierno es una estructura que sigue las órdenes de quienes tienen el poder.

Anulación de libertades personales

Una característica esencial del totalitarismo es la anulación de las libertades económicas, políticas y culturales de la sociedad.

Es decir, el gobierno regula y manda a los ciudadanos en los más pequeños detalles de su vida: trabajo, consumo, vivienda, educación, arte, medios de comunicación, producción, religión, familia.

Muy pocas decisiones quedan en manos de las personas, las que actúan de acuerdo a mandatos y regulaciones detalladas que ordenan la vida personal.

Violencia y terrorismo

Otra característica esencial del totalitarismo es la violencia de gobierno, un terrorismo de estado.

Se vive bajo una amenaza constante que penaliza con exceso a quienes no se apegan a las órdenes exactas del gobierno.

Totalitarismo, elementos adicionales

Líderes deificados

El totalitarismo suele estar sustentado en la construcción de una imagen deificada de los gobernantes.

En especial de un líder iluminado que es sujeto de un culto popular cuya autoridad es incuestionable y que está dispuesto a todo para mantenerse en esa posición.

Alimentación ideológica

El totalitarismo suele estar acompañado de una ideología que da una justificación teórica a la alta concentración de poder. El líder es quien más y mejor conoce esa ideología y es responsable de implantarla

La concentración de poder es obligatoria para poder implantar el sistema social que la ideología propone. Sin esa coerción gubernamental se cree que las personas se desviarían a conductas que la ideología considera indeseables.

Unificación forzada

En el totalitarismo es impensable la existencia de diversidad política. Por esto no existen partidos de oposición, ni medios de comunicación independientes.

Más aún, la educación es usada como instrumento de propaganda política que adoctrina desde la infancia creando ciudadanos que se convencen de la ideología del gobierno y del carisma del líder.

Propaganda continua

El totalitarismo se distingue también por un uso intenso de propaganda política que ensalza al gobierno y su líder.

Tiene la intención de minimizar opiniones opuestas y crear apoyo popular masivo, generalmente sostenido en una personalidad carismática que coloca al líder como un salvador nacional.

Totalitarismo, más precisiones

Lucha constante contra enemigos

También, el totalitarismo define y crea enemigos del gobierno y del país. Son grupos y personas que, se afirma, están interesados en la destrucción del gobierno para fines perversos.

Esta existencia de enemigos facilita la creación y el mantenimiento de una completa vigilancia estatal sobre los ciudadanos para encontrar entre ellos a los enemigos ocultos.

El totalitarismo busca el apoyo popular masivo que le otorga cierta legitimidad, al menos aparente. De allí que realice grandes celebraciones y mítines de apoyo al gobierno y su líder. Especialmente mostrando el rechazo a los enemigos del pueblo.

Totalitarismo y dictadura

Debe ponerse especial cuidado en distinguir al totalitarismo de la dictadura.

En esta última el poder se ejerce por el poder mismo, especialmente en el campo político, sin que exista una ideología que lo respalde, ni tan alta concentración de poder. La distinción entre A. Pinochet y F. Castro lo ilustra.

Ejemplos claros de totalitarismo han sido el régimen de Corea del Norte y los de Mao, Stalin, Hitler, Pol Pot. En Corea del Norte es una muy clara instancia de totalitarismo (donde el gobierno autoriza 14 cortes de pelo para hombres y otros tantos para mujeres).

La formación de un sistema totalitario puede iniciar por medios democráticos, como en los casos de Hitler y H. Chávez, o por medios violentos como en los casos de F. Castro y Stalin.

Se ha dicho que es un fenómeno del siglo 20 y que forma una categoría nueva y diferente de sistema político.

Concluyendo

Los anteriores elementos, en su conjunto, permiten lograr una idea razonable de la noción de totalitarismo.

Y concluir que es un peligro real en todas partes, especialmente en aquellas en las que la democracia es nueva, donde las personas están acostumbradas a sistemas personalistas.

El totalitarismo es el régimen político de mayor concentración de poder que se conoce y pretende anular toda libertad para poder implantar la ideología que el líder ha adoptado.

Y una cosa más…

También será productivo ver ¿Qué es Gobierno Totalitario?, donde se resume una idea de Roger Scruton.

Debe recordarse la ida de B. Tuchman: el poder atonta y el poder absoluto atonta absolutamente. Siendo así, el totalitarismo presentaría consistentemente a los gobernantes más embrutecidos.

Este video ilustra bien la construcción de enemigos, sea los que sean, por parte de H. Chávez en un sistema totalitario.