Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué es Zeitgeist?
Eduardo García Gaspar
7 julio 2015
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en:


Es un concepto fascinante. Un tanto abstracto, trata de capturar a la mentalidad prevaleciente.

Suele usarse la palabra alemana, Zeitgeist. Algo como el espíritu de los tiempos.

Se refiere a la forma dominante de pesar en ciertos momentos, en cierta época.

Le diríamos seguramente algo como el clima intelectual de la era. Incluso existe algo que se llama Google Zeitgeist. Entendido como contenido en las consultas que se hacen en ese buscador. Los resultados son una mezcla un tanto descorazonadora.

Uno de los temas mayor crecimiento en búsquedas fue el de Ryann Dunn, que en 2011 se elevó 10,000%. ¿Quién es Dunn? Quien haya visto Jackass y Viva la Bam, lo sabrá. Otros temas de mayor crecimiento en ese año: Rebecca Black, Adele y demás.

Eso y otras cosas más son síntomas del espíritu de los tiempos. Su acumulación solo puede usarse como un indicador de lo que sucede más en el fondo. Eso es lo que trata de determinar la noción de Zeitgeist.

¿Qué está detrás de que Lady Gaga sea la mujer más popular o algo así? ¿Qué explica que la decisión de B. Jenner sea reproducida globalmente como si se tratara de una noticia? Zeitgeist intenta descubrir la mentalidad que hace posibles esas cosas.

Una de las exposiciones del Zeitgeist de nuestros tiempos es la de Chesterton (1874-1936). En su libro, Herejes, señala un cambio vital.

«Antes, el hereje se enorgullecía de no serlo […] Hoy, entre risas conscientes, afirma: “Supongo que soy muy hereje”; y se vuelve, esperando recibir un aplauso».

El mismo autor captura tal vez la esencia del espíritu de nuestros tiempos al afirmar que herejía no es ya el estar en una posición errónea. Ahora, herejía significa tener una mente abierta y sin prejuicios, siendo esto una posición superior. Y esto es lo que vuelve a nuestros tiempos algo muy especial.

El Zeitgeist resulta ser una ausencia de creencias que hagan posible alguna ortodoxia, así sea la del terrorista. El vacío creado por tal ausencia es llenado por todo sin que haya excepción. La ausencia de creencias ortodoxas lleva a la aceptación de toda creencia y opinión, sin excepciones posibles.

Aceptar todo, en nuestros tiempos, es un rasgo de superioridad intelectual, de progreso.

Otro autor, Charles Taylor (1931-) ha presentado otra explicación, muy sutil. Lo que ha cambiado en el espíritu de nuestros tiempos no son las expresiones de las creencias sino las condiciones de ellas. Por ejemplo, si antes había una creencia por default, la de creer en Dios, ahora existe una creencia nueva por default, la de no creer en Dios.

En este nuevo Zeitgeist el medio ambiente mental es uno de opciones sin límites. Cada persona puede creer en lo que desee cuando lo desee. Nada es considerado herejía; al contrario, cualquier creencia comprometida es vista como ortodoxia y desechada.

No es un cambio menor. La cuestión, si es que es cierta esta proliferación de opciones de creencias, es tratar de pensar en sus consecuencias.

Imposible tener una idea siquiera aproximada de ellas, pero algunas obvias pueden verse siquiera levemente. Una de ellas, la reducción de estándares de aprobación y juicio. En un ambiente en el que todo se juzga legítimo las noticias de las Kardashians pueden ocupar el mismo espacio que las de la invasión de Ucrania. No pueden diferenciarse una de otra.

Otra de ellas es el minimizar juicios críticos por dejar de usar a la razón. Esto lo produce el mandato de censura de lo políticamente correcto, el amplio uso de la falacia ad homimen y la apelación continua a sentimientos y emociones (“Just do it”).

Las brevísimas palabras usadas en internet dan fácil entrada a lo vulgar y simple. Los videos más populares pueden ilustrar esto.

Tercera, una especie de desilusión. Hace tiempo se pensaba que con más libertad y más educación, las personas serían mejores, más responsables, más inteligentes, más conscientes de lo debido y lo indebido. Por ejemplo, seleccionarían gobiernos buenos y echarían a los malos. Mucho me temo que no ha sucedido. La educación adoctrina a la aceptación irracional de lo que sea.

Post Scriptum

Creo que fue J. L. Borges quien dijo algo que aplicaré a lo anterior: estamos en tiempos difíciles, como antes lo han estado todos. Solo podemos reclamar otras dificultades diferentes.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras