Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Revolución Sexual y Capitalismo
Eduardo García Gaspar
1 octubre 2015
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Llama la atención. Es una idea imposible de resistir. No es la primera vez que la encuentro.

Quizá sea tiempo de examinarla, siquiera un poco. Podemos comenzar con una cita:

«La revolución sexual es toda una ideología que concita los peores aspectos del pensamiento marxista y neoliberal radical respecto a la sexualidad, la persona y el matrimonio, que alcanza su máxima expresión pseudocientífica en el fraudulento “Informe Kinsey” de finales de los años 40, el cual tuvo sus derivaciones ideológicas en Wilhelm Reich (1897-1957) y Herbert Marcuse (1898-1979), que invitaban a experimentar todo tipo de situaciones sexuales». 16revolucionsexual.blogspot.mx

La idea es clara: la liberación sexual asociada con el marxismo y el neoliberalismo. Curiosa idea que liga a dos doctrinas totalmente opuestas. Otra cita enfatiza lo anterior:

«Existen numerosos daños que ha producido en la sociedad actual el capitalismo salvaje, y uno de ellos, del que poco o nada se habla, es la erotización extrema que muchos tratan de vendernos en forma de “Liberación Sexual”. Esta erotización extrema a la que nos someten cada día no es más que otra forma de esclavitud que nada tiene de libertaria, pues degrada y cosifica, especialmente a las mujeres». plataformaantipatriarcado.wordpress.com

Aquí el culpable es único: el capitalismo salvaje es el causante de la liberación sexual. Hay otras opiniones opuestas:

«La opresión de los homosexuales es inseparable del sistema capitalista. Lo es, porque la sexualidad gay amenaza la imagen ideal de la familia, pieza clave del sistema en la reproducción de trabajadores y en la transmisión de la ideología dominante». marialapachet.blogspot.mx

Aquí, por el contrario, el capitalismo está en contra de la liberación sexual. Lo mismo se dice en otra parte:

«[….] la gente homosexual supone un desafío abierto a la institución familiar, dado que rompen [sic] con la lógica de hombre-trabajador, mujer-reproductora-cuidadora [del capitalismo]». rebelion.org

Lo primero y más obvio es la tremenda utilidad del Capitalismo para ser usado como un chivo expiatorio móvil. Es el culpable de la liberación sexual para unos, pero para otros es el culpable de la represión sexual. En resumen, me parece, no hay solidez en ninguna de las posiciones.

En mi breve experiencia de lecturas sobre el Capitalismo, debo confesar, que no he encontrado a economista alguno que haya escrito proponiendo amor libre y promiscuidad sexual. Tome usted a los famosos: los escolásticos, los franceses, los ingleses, los austriacos, los americanos.

No recuerdo que ninguno de ellos tenga obras con capítulos en los que se proponga una revolución sexual.

Hay un libro, el de Landsburg, Steven, More Sex is Safer Sex : The Unconventional Wisdom of Economics (New York: Free Press, 2007). Un capítulo contiene una especulación sobre el efecto colateral de la abstención sexual. La verdad, no puedo imaginarme a Mises (1881-1973) incluyendo en sus sesudos análisis una propuesta de revolución sexual.

Si se menciona a Ayn Rand (1905-1982) la que claramente aboga por la promiscuidad, puede decirse que no es ella una economista, sino más bien una filósofa y que, sí, que efectivamente ella es una capitalista clara que apoya ideas como el aborto. Lo mismo hace M. Rothbard (1926-1995), un economista capitalista como pocos.

Seamos razonables. Se entiende la tentación de buscar culpables, que son la explicación de lo malo que vemos alrededor nuestro y del fracaso propio.

Se comprende que haya culpables favoritos, que son nuestros enemigos, y que resulta jovial culpar de lo que no nos agrada.

Pero hay un límite razonable, que entienda que el asunto no es tan simple. Y, todavía más, habría que considerar que existe un buen número de capitalistas que no son precisamente partidarios de la liberación sexual (donde me incluyo).

En fin, todo lo que he intentado hacer es apuntar un fenómeno curioso que relaciona al Capitalismo con la revolución sexual, para culparlo de apoyarla y responsabilizarlo de impedirla. Quizá la conclusión más sana sea el simplemente aceptar que el Capitalismo es independiente de esa liberación sexual.

Post Scriptum

Un ejemplo ilustrativo es el que encuentra al culpable favorito, nombrándolo responsable del fracaso:

«[…] si la Revolución [Bolivariana] perece, el culpable será el capitalismo y la mano que le abrió la puerta» aporrea.org.

O bien, este caso que es interesante porque en esa parte del mundo no ha sido implantado el Capitalismo:

« El Capitalismo es Culpable Directo de la Miseria Africana y Otros Pueblos y Continentes». cgt.org.es

Un muy buen retrato de esta confusión está en ¿Qué es Moralidad Liberal?, recientemente publicado.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras