Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Selfie
Selección de ContraPeso.info
7 octubre 2015
Sección: FAMOSOS, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Jorge Ramón Pedroza. Agradecemos al autor el amable permiso de publicación.

«La gente no entiende la presión que siento por verme perfecta». Kim Kardashian

Hace algunos días una estudiante mexicana de medicina se tomó una selfie con una mujer moribunda en su cama de hospital y la posteó en su Facebook para que todo mundo la viera.

No es la única, poco antes una paramédica rusa fue cesada de su trabajo por hacer precisamente lo mismo,

Kim Kardashian, la famosa socialité que ha hecho de exhibir su vida un gran negocio, publicó este año un libro con más de 300 selfies y de inmediato saltó al sitio número 1 en la en la lista de libros de fotografía más vendidos en Amazon.

Un estudio reciente reporta que 30% de las fotos que toman quienes están entre los 18 y los 24 años son selfies.

Quizá el primer selfie de la historia es el de el cazador que hace 39 mil años hizo un esténcil de su mano junto a las imágenes de los animales que cazaba, encontrado en una cueva recién descubierta en Indonesia. Son como las muchas manos de otros cazadores que vemos en pinturas rupestres por todos los continentes.

A estas representaciones personales le han seguido los auto-retratos de pintores famosos como Leonardo, Miguel Ángel, Velázquez, Rembrandt y muchos otros, que han querido hacer perdurar sus rostros para la posteridad junto con los reyes y nobles que retrataban.

Ahora la fotografía ha puesto el selfie al alcance del brazo de todo mundo en su teléfono móvil, convirtiendo a esta generación en la más retratada de toda la historia.

Habría que preguntarnos que ha hecho tan popular al selfie en nuestros días.

La mitología griega incluye un personaje, Narciso, que se enamoró de sí mismo, pasando el día entero contemplando el reflejo de su imagen en el agua de un lago.

De ahí nació el término Narcisismo para definir a la obsesión por la apariencia personal y la búsqueda del reconocimiento de los demás.

Sigmund Freud llegó a clasificar un trastorno de la personalidad narcisista asociado a una extrema preocupación por ser aceptado, el poder, el prestigio y la vanidad.

Hoy en día, hay quienes publican selfies solo para ver cuántos likes obtienen en su Facebook o Instagram. Habría que ver qué diría Freud al respecto.

De hecho el ser en cierto grado narcisista es saludable, de acuerdo a la psicología moderna.

Todos necesitamos sincronizar lo que pensamos de nosotros mismos con lo que pensamos que piensan los demás de nosotros. Tener un buen auto-concepto de uno mismo es indispensable para contar con una personalidad sana.

Por ello hacemos dietas, buscamos vestirnos bien, hablar y conducirnos de cierto modo, de tal manera que nos acepten los demás y nos aceptemos nosotros mismos.

Pero un problema puede surgir si llevamos este Narcisismo Saludable al extremo o lo basamos meramente en las apariencias.

Hoy en día la industria de la moda, la belleza, los espectáculos y el deporte nos proponen una invasión de modelos a seguir.

Cantantes, deportistas, artistas, y hasta celebridades que son famosas simplemente por ser famosas, como Kim Kardashian, se convierten en personalidades que deben ser imitadas para ser tan populares como ellas.

También se puede hablar de que existe una cultura narcisista cuando usamos los símbolos de riqueza y poder como una manera de demostrar una jerarquía social superior.

Esto explicaría los selfies de los hijos de políticos con sus autos de lujo y viajes en jet privado. Para ellos vales por lo que tienes y hay que publicarlo para aumentar su auto-estima a costa de los demás.

El poder también inspira el narcisismo en las empresas, con ejecutivos que buscan proyectar su status a través de sus grandes oficinas privadas, autos de la compañía, y autorizaciones superiores de gastos de viaje.

Vamos, para algunos es importante hasta la altura del respaldo de su silla para sentirse poderosos. Añada un par de empleados lambiscones adulando la “infalibilidad” de su jefe todo el día y el narcisismo puede resultar desastroso para la empresa, o para la nación en el caso de un gobierno.

No es malo tomarse un selfie pero es importante mantener la línea entre el selfie y lo selfish. Una cosa es tener un ego sano, otra es ser egoísta y una más allá es ser ególatra.

Sin llevarlo al extremo, un selfie es decirle al mundo y al tiempo que existimos aquí y ahora, para que quizá en 40 mil años alguien encuentre nuestro teléfono móvil en alguna ruina de nuestro siglo y sepa quiénes fuimos.

Así que más vale que el mensaje sea valioso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

TIEMPO: 250 caracteres = 1 minuto





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras