Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Simplismo e Ignorancia
Eduardo García Gaspar
3 diciembre 2015
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El dato es terrible. Significa una deseducación masiva. Un regreso a lo primitivo y atrasado.

«La Generación Z asimila información instantáneamente […] y pierde interés con la misma velocidad».

La cuestión no para allí. Vea esto:

«Les decimos a nuestros socios publicitarios que si no se comunican en cinco palabras y con una imagen gigante, no se comunicarán con esta generación».

Las dos citas son de personajes entrevistados en una columna del NYT (Grupo Reforma, 26 septiembre 2015, Tiene generación digital ojos bien abiertos).

Cuentan un tema fascinante para estos tiempos, las diferencias entre generaciones, especialmente en sus consecuencias comerciales.

La esencia de esas dos citas es una atención momentánea a contenidos simples, incluso destruidos en segundos. El reto, por supuesto, para la gente de marketing es cómo comunicarse con esos consumidores de la llamada Generación Z.

Sin duda es un problema para ellos, pero también significa dificultades en otros terrenos. Me imagino que sea un reto importante para profesores el tratar de instruir a mentes que parecen más propicias a lo instantáneo-simple.

En la instrucción escolar, sus contenidos, no pueden ser reducidos a cápsulas de segundos, con poco texto y una ilustración grande.

Un amigo lo ha expresado bien. Dice que parece que a esta generación se le acomodarán muy bien los libros llenos de dibujos escritos para niños menores de cinco años, excepto que los leerán, si es que lo hacen, a partir de los 15 y 20 años y aún así tendrán alguna dificultad de comprensión.

Quizá exagere, pero tiene su punto. Es, me imagino, una pérdida de la complejidad, de entender lo que es sutil y complicado. El más simple libro de historia o de filosofía resultará incomprensible y, lo peor, inútil.

Vayamos al punto central, el de la dificultad para la asimilación o comprensión de temas que no pueden ser reducidos a frases cortas y eslóganes, ni a memes de Internet.

Si es real esa dificultad para la comprensión de material complejo, siquiera un poco complicado, el panorama es terrible y podría pronosticarse un futuro que regresaría al pasado, a épocas previas a la invención de la imprenta. Sí, con todo el Internet, lo que este contendría sería extraordinariamente primitivo.

Digo, porque una obra de teatro del siglo 18 es imposible de simplificar hasta llegar a un meme; como tampoco puede serlo la historia de país alguno, ni el pensamiento de Aristóteles.

El futuro estaría condenado al simplismo, a las primeras apariencias, a lo que pudiera simplificarse en una frase (piense en el libro 1984, y frases como «La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza»).

No critico a lo simple y sencillo, sino a lo simplista, primitivo, crudo y primario; a la pérdida del refinamiento y la aprobación de lo rudimentario; al abandono de la razón y del pensar a cambio de lo emotivo y blando.

A la creación de un ambiente en el que la única virtud posible es la tolerancia frente a lo inaceptable.

Hay señales de este cambio cultural hacia lo simplista y primitivo, como, por ejemplo, la frecuencia con la que se habla de sentimientos y no de razón; como la popularidad de mensajes positivos que dicen lo obvio; como la reducción de las elecciones políticas a promesas irrealizables.

El riesgo que se enfrenta es uno de ignorancia masiva, consistente en hacer de lado a todo lo que no pueda ser reducido al tipo de formato que pueda ser asimilado masivamente. Adiós, Hamlet, Quijote, adiós, todos.

Finalmente, en asuntos políticos esto tendrá consecuencias amplias. Los gobernantes solo tendrán que lanzar mensajes simples y persuasivos, en extremo fáciles de entender. Especialmente todo aquello que sea declarar derechos.

Post Scriptum

No resisto citar las respuestas a una pregunta de un entrevistador a gente de la calle en Nueva York:

«Jesse: Now do you know what religion the Pope is?

“Um, I’m going to go with Baptist.”

“Probably Mormon.”

“Buddhist”».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras