Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sobreprotección Ciudadana
Leonardo Girondella Mora
10 junio 2015
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Las palabras de Billy Sunday fueron más famosas mucho después de haberlas dicho al separador.001entrar en vigor La Prohibición en 1920 en los EEUU. Dijo él que:

«El reino de las lágrimas ha terminado. Los barrios bajos serán pronto un recuerdo. Convertiremos a nuestras prisiones en fábricas y a nuestras cárceles en graneros y molinos. Los hombres caminarán erguidos ahora, las mujeres sonreirán y los niños se reirán. El infierno estará en renta para siempre».

Los resultados, en realidad, fueron otra cosa —como lo muestran datos sobre lo sucedido después:

Financiación Policía +11.4 millones; arrestos por prohibición +102%; arrestos por conducta desordenada y embriaguez:+ 41%; detenciones de conductores ebrios+ 81%; robos: +9%; homicidios, asaltos y agresiones +13%; número de convictos federales: +561%; población penitenciaria federal: +366% ; gastos totales federales en instituciones penales: +1,000%

Lo anterior me da ocasión para tratar algo que puede llamarse sobreprotección gubernamental —y cómo personas con muy admirables miras pueden producir efectos opuestos a los que buscan.

&&&&&

En las consideraciones siguientes apunto algunas ideas sobre la sobreprotección ejercida a través de la autoridad política.

• En un mundo imperfecto resulta absolutamente lógico que existan problemas —muchos de ellos considerables. Siempre existirán esos problemas, de una naturaleza u otra y atenderlos es una obligación.

• Algunos de esos problemas son concebidos por personas que los narran como asuntos de protección y cuidado —como la protección del consumidor, o la del trabajador. Igualmente los narran como protección contra actos y decisiones de la persona misma.

Eso significa protección de dos tipos —el de protección contra actos de terceros, que es concebida como protección de un grupo frente a otro grupo opresor; y el de la protección contra actos propios como la protección contra la bebida, la comida. o las drogas.

• Las personas que conciben a los problemas de la sociedad como un asunto de protección operan bajo un marco mental que entiende a los gobiernos como agencias de servicios de protección o terapia.

En el caso de La Prohibición, las personas piden la protección gubernamental contra las bebidas y que toma una forma simple, hacerlas ilegales —algo extraordinariamente similar a la protección contra las drogas.

• Este es el caso en el que pongo atención, el de gobiernos con funciones de protección contra acciones calificadas como reprobables por parte de algunas personas —las que buscan así remediar el problema que consideran su misión hacer desaparecer.

Un ejemplo más actual es el de la obesidad —una condición biológica producto de las decisiones propias de la persona que ha decidido comer en exceso y que trata de resolverse por medio de impuestos adicionales a ciertos alimentos, lo que se piensa reducirá su demanda. La autoridad convertida en terapista nutricional.

• En las entrañas mismas de este fenómeno está la idea de convertir a la autoridad política en un servicio de protección personal que sustituye las decisiones personales con las gubernamentales —como el impedir fumar dentro de propiedades privadas, o el prohibir el consumo de ciertas sustancias.

La actividad sexual es un caso especial de este fenómeno —donde la autoridad política se vuelve un proveedor de servicios que tratan de resolver sus consecuencias, ofreciendo condones, anticonceptivos, abortos.

&&&&&

Quiero, por tanto, llamar la atención al fenómeno de la conversión de los gobiernos en agencias de servicios de protección/terapia ciudadana en contra de decisiones que toman ellas con efectos en sí mismas —como el consumo de alcohol que suelen estar bajo regulaciones e impuestos especiales, las drogas, los alimentos y hasta el número de hoyos en los saleros.

La protección ciudadana en contra de actos criminales, como robos, se ha expandido a actos como el comer y beber —en los que el ciudadano ha perdido libertades para decidir por sí mismo, adjudicándose esas responsabilidades la burocracia.

Esto lleva incluso hasta la imposición de los planes de estudio en las escuelas —bajo la obvia idea de proteger a los hijos de las malas decisiones que podrían tomar sus padres.

Nota del Editor

La expresión Estado Nana no es exagerada. Proyecte usted a millones convertidos en el equivalente adulto de un niño sobreprotegido.

Si le gustó la columna, quizá también:

Nueva Sobreprotección

¿Qué es un Dirndl?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras