Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sustituyendo Al Emprendedor
Leonardo Girondella Mora
4 noviembre 2015
Sección: ECONOMIA, NEGOCIOS, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


Tal vez esta columna pudo haberse llamado el iPad no podía haber sido inventado en una oficina de gobierno —algo mucho más descriptivo sobre lo que intentaré argumentar.

El emprendedor, definido como el que busca oportunidades de negocio, tiene una muy importante función que es la de anticipar situaciones de mercado —esto es adelantarse a lo que sucederá en el futuro, a las necesidades que se tendrán.

Lo anterior implica otra cosa. El emprendedor debe también tener el conocimiento de los recursos que se necesitan para lograr producir el bien que satisfará las necesidades que él anticipa.

Es obvio, para cualquiera con sentido común, que el emprendedor es absolutamente necesario en economía —tanto que sin él no existiría la labor de producción.

Partiendo de esto se presenta una situación que es digna de estudio, o al menos de un examen breve.

Me refiero a la situación en la que el emprendedor quiera ser sustituido por una oficina central de gobierno, la que sería responsable de encontrar oportunidades de negocio destinadas a satisfacer mejor las necesidades futuras.

¿Puede ser sustituido el emprendedor por parte de una oficina gubernamental? Esto es lo que me propongo explorar en los puntos que siguen.

&&&&&

Primero, alguna dimensión relativa a los números, a la cantidad de emprendedores y a la cantidad de ideas que ellos tienen.

Claramente no todas las personas son emprendedoras —quizá lo sea un número pequeño de ellas. Aún así, no puede dudarse de la dificultad que se tendría intentando reproducir dentro de una oficina central lo que todos los emprendedores imaginarían.

La sustitución del emprendedor tendría que incluir desde los más grandes inventos hasta las más pequeñas iniciativas —esto abarcaría por ejemplo, la invención de la computadora personal y su mejora continua, hasta el desarrollo de la más pequeña app; pero también la apertura de un pequeño comercio en uno de los barrios alejados de alguna ciudad en crecimiento.

Lo que quiero señalar es la enorme amplitud numérica de las ideas e iniciativas de los emprendedores, las que son un producto de la imaginación personal y que difícilmente podrían ser repetidas dentro de una oficina central.

La razón de esto es la imposibilidad de acumular centralmente el conocimiento de los emprendedores —mucho menos su capacidad imaginativa.

Segundo, un aspecto cualitativo adicional, el que se refiere a los incentivos que tiene el emprendedor para generar ideas y llevarlas a cabo. Dentro de una oficina central de gobierno, esos incentivos desaparecen —quien sea que tenga las ideas no podrá participar directamente en el éxito que ellas tengan.

Es decir, aún en el caso de que la oficina gubernamental esté repleta de un gran número de personas con iniciativas económicas, ellas no estarán motivadas por los incentivos que mueven al emprendedor individual —y me imagino que sin esa motivación, las ideas generadas en la oficina de gobierno tendrán poco sentido práctico.

&&&&&

Lo que he intentado decir en esta columna puede ser resumido en los puntos centrales:

• La economía puede progresar y avanzar en la medida en que el emprendedor tenga la posibilidad de volver realidad sus ideas —lo que significa que los frenos que se pongan la actividad del emprendedor disminuirán las tasas de progreso y avance.

• Es imposible sustituir a los emprendedores —en ambas dimensiones, cuantitativa y cualitativamente. Ninguna oficina, ningún modelo económico, excepto el liberalismo, tiene la capacidad para percibir las oportunidades que el emprendedor intuye para el futuro.

La conclusión general que se presenta es la obvia, donde sea que se limite la actividad del emprendedor allí se tendrán resultados económicos decepcionantes — como creo que sucede en Europa, donde el enorme número de regulaciones económicas frena al emprendedor.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, de seguro también les gustara El Emprendedor, donde se explican diferentes concepciones de la labor del emprendedor, incluyendo una asombrosamente adelantada del siglo XV.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras