Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tan Diferentes, Pero…
Eduardo García Gaspar
13 octubre 2015
Sección: ECONOMIA, LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


Casualidades, coincidencias, como quiera llamárseles. Dos personajes claramente diferentes encuentran un común denominador.

Una idea con la que están de acuerdo.

Tome usted al libre mercado, al libre comercio, a la libertad económica, especialmente a eso que ha sido llamado globalización: la libertad internacional de comerciar e invertir; el libre mercado aplicado a escala universal.

La globalización tiene sus opositores. Dos de ellos son muy conocidos.

Donald Trump, un caso claro de populismo en su faceta nacionalista y claro enemigo del mercado libre. Declaró, por ejemplo, prohibir a empresas estadounidenses construir plantas en México y, también, entiende al libre comercio como chupar sangre de otro. Ha dicho que renegociaría el TLCAN.

En fin, Trump es otro caso de personas que sin saber de lo que hablan se ven a sí mismas como expertas. Un proteccionista como ha habido muchos y que ofrece soluciones que son sacadas de la lengua no de las neuronas. Un mercantilista claro.

Nada que no pueda verse con claridad. Lo curioso es la coincidencia de esa oposición al libre comercio en un personaje tan opuesto a Trump como la soberbia a la humildad, literalmente. Me refiero al papa Francisco.

En una columna reciente, se ha dicho de Francisco:

«Él critica la globalización económica por crear amplias disparidades en riqueza por lo que causa que los inmigrantes dejen su casa por oportunidades externas y a menudo arriesgando sus vidas en el proceso. Esta es la “economía que mata”. Francisco culpa a los ricos por marginalizar a los pobres; Trump culpa a los pobres por aprovecharse de los ricos. Pero ambos, Francisco y Trump ven a la economía como de suma cero donde es la riqueza y los trabajos se gana o pierde, no se crea».

Es cierto que para Trump la economía puede ser manejada por él, por su gobierno nacionalista y que eso difiere de la idea de Francisco, para quien ese manejo debe recaer en autoridades internacionales. Aunque los dos crean en una economía manejada centralmente.

No son ellos los únicos. La coincidencia de ideas, en contra del libre comercio, de dos seres tan distintos, tiene otra coincidencia, la del punto de partida del que sale la opinión coincidente de ambos.

Trump, por lo que él mismo declara, sabe muy poco de economía; ser un hombre de negocios no necesita ese conocimiento. Francisco, por su lado, se ha declarado «alérgico a la economía».

Como a tantos otros, en la misma condición, la economía crea una impresión personal muy convincente: lo que unos ganan, otros pierden; lo que se lleva el comerciante, lo pierde en comprador; lo que exporta un país, lo pierde el resto. Vaya, incluso C. Marx cayó en esta trampa.

Lo que creo que bien vale una segunda opinión en todo esto es un fenómeno generalizado proveniente de la propuesta de soluciones simplistas sustentadas en conocimientos inexactos e ideas alejadas de la realidad.

Es lo mismo que sucede con la confusión entre desigualdad y pobreza. La Economía es una ciencia que merece respeto y el respeto se muestra reconociendo la ignorancia propia, que es lo que usted y yo haríamos seguramente al abstenernos de opinar sobre Física Cuántica.

Creo que en estos tiempos pocas personas pueden ser más distintas que Francisco y Trump y entre ellos no tengo la menor duda en declararme parcial, totalmente parcial hacia el Papa.

Que ellos compartan la misma oposición hacia el libre comercio y usen un lenguaje económico con buenas dosis populistas, quizá no sea la coincidencia extraña que en la superficie pueda verse.

Quizá sea que en ellos dos, como en muchos otros, existe esa mentalidad inexacta sobre el funcionamiento de la libertad económica y que no es un juego se suma cero. Si tan solo está sencilla idea fuese comprendida, las posibilidades de prosperidad en tantas partes se verían multiplicadas.

Post Scriptum

Insisto en las grandes diferencia entre ambos personajes y apunto algunas ideas adicionales.

En los medios y en el análisis común, los Papas sueles ser reducidos a las dimensiones políticas tradicionales; y es por esto que es frecuente escuchar que se les califica dentro de dimensiones políticas: conservador-progresista y socialista-conservador.

El problema es que los Papas se mueven en dimensiones adicionales, que son espirituales y religiosas y que forman su cimiento más profundo; siendo esto algo que suele olvidarse casi siempre en los análisis y opiniones centrados en lo terrenal.

Conviene ver ¿Qué es la globalización? y también Globalización: Sus elementos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Tan Diferentes, Pero…”
  1. ramon mitre Dijo:

    muy interesante tu punto
    saludos!





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras