Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Mejor Sociedad
Eduardo García Gaspar
25 febrero 2015
Sección: ETICA, PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es algo difícil. Complejo, porque va a donde muchos no quieren. androjo

O tal vez, no pueden, o no imaginan.

Nos lleva a comenzar por lo obvio. Se trata de contestar una pregunta simple.

La pregunta de qué haría posible a una sociedad mejor.

Una sociedad en la que la vida presente posibilidades de mejora para todos. La sociedad en la que la mayoría de las personas preferiría vivir. Pienso que las respuestas serían variadas pero girarían en torno a los siguientes ejes.

El primero de ellos es el de la prosperidad económica. Una sociedad en la que exista prosperidad y oportunidad razonable de participar de ella. Me refiero al bienestar material y las posibilidades de mejorar el estándar propio de vida.

A este campo pertenecen las propuestas de libertad económica, de socialismo, de intervencionismo económico y otras más. Está bien expresada en la frase de querer más empleos mejor pagados.

El segundo de los ejes, me imagino, es el político. Las personas preferirían a una sociedad libre que a una que no lo sea. Podemos resumir esto en un deseo democrático. Se trata del rechazo a las tiranías, a las dictaduras y a los totalitarismos.

A este campo pertenecen las propuestas de estado mínimo, de estado de bienestar y otro tipo de arreglos políticos que respeten a las libertades individuales. La sociedad ideal por lo tanto, sería una con un arreglo democrático.

Los dos ejes anteriores dan respuesta a las características de una sociedad en la que se quiere vivir. Una sociedad próspera en lo material, que permitiera a las personas participar de ese crecimiento económico y, al mismo tiempo, tuviera un arreglo político que permitiera amplias libertades personales.

Esta sociedad sería considerada mejor, me parece, que una sociedad en la que no hubiera prosperidad, o ésta fuera menor y las libertades estuvieran amenazadas. En ambas respuestas se concentra en la discusión acostumbrada.

Me refiero a las discusiones entre socialismo y capitalismo, y las discusiones entre gobierno grande y gobierno pequeño.

La pregunta que surge de inmediato es si esas dos dimensiones lo cubren todo o al menos la mayoría de las cosas que hacen deseable a una sociedad. Me parece que no. Existen otras cosas propias de la naturaleza humana que van más allá de lo material y de lo político.

Esto me sirve de entrada para presentar un eje distinto a los anteriores, ni político ni económico. Algo que solemos olvidar y, peor aún, descartar sin mucha conciencia de sus consecuencias. Un eje que no me hará precisamente popular.

La tercera dimensión que quiero presentar de una sociedad mejor es su sistema moral.

Una moral sana, un sistema ético objetivo y universal. Este es el único posible cimiento de largo plazo para construir una sociedad con una economía floreciente y un gobierno respetuoso de libertades. Sin esa moral no podrá sostenerse en el largo plazo esa sociedad que pensamos que es la más deseada.

Lo anterior nos lleva necesariamente a intentar responder de dónde sale ese sistema moral objetivo y universal. Antes de responder a eso debe reconocerse otra cosa, el principal enemigo de ese sistema moral es el relativismo. Descartar al relativismo es condición indispensable de una sociedad buena, próspera y libre.

Ahora, lo que no me hará popular, al menos con esta columna.

Creo que la única fuente de esa moral para una sociedad próspera y libre, tiene un origen principal. Me refiero a la religión, es decir, a la aceptación de una dimensión espiritual en las personas, más allá de lo material.

Todo eso es lo que nos permite desarrollar una buena capacidad para distinguir entre lo bueno y lo malo. Capacidad que es indispensable para la salud de la sociedad.

Esto es lo que da carácter a las personas para que ellas sean las causas de una economía floreciente y de un sistema político de libertades.

Por tanto, mi respuesta a qué es una sociedad mejor, una en la que se desearía vivir más que en otra, comienza por señalar la necesidad de una moral sana, objetiva y universal, que se manifieste en la conducta de las personas y en las instituciones políticas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras