Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Bruce Wayne, Héroe Capitalista
Selección de ContraPeso.info
9 mayo 2016
Sección: ETICA, NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


Un hombre de negocios en una película reciente es la idea de Daniel Menjivar en esta columna. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es Bruce Wayne: A Capitalist Superhero.

El verdadero héroe de la película Batman contra Superman, recientemente estrenada, Bruce Wayne, es un personaje a menudo eclipsado.

Bruce Wayne, el otro yo de Batman es el Director General de Wayne Enterprises y el héroe que la ciudad de Gotham, y en el caso de esta película, la ciudad de Metrópolis, también necesitan. Bruce Wayne es, en realidad, un superhéroe capitalista.

En una escena al inicio, nos encontramos con Wayne aterrizando en la ciudad de metrópolis mientras Supermán y el General Zod pelean, arriba de él, en los cielos y rascacielos. Mientras los ciudadanos huyen de la destrucción, Bruce Wayne hace lo contrario esquivando edificios que caen y vehículos abandonados.

Sabemos que su meta es la Torre Wayne y que su misión es supervisar la evacuación de sus empleados. Al llegar a la torre, Bruce de inmediato comienza a ayudar a las personas a su alrededor, sacando a un hombre de entre las ruinas y salvando a una pequeña niña de la caída de escombros.

Wayne no se queda sentado en una posición segura y lejana, tampoco lamenta la pérdida de capital humano ni hace cálculos mentales sobre la contratación de más personal. Tampoco hace un análisis de costo-beneficio del tratar de salvar a aquellos que trabajan para él: en vez de eso, él sabe el valor de la vida humana y arriesga a la suya para salvarlos.

Bruce se concentra no solamente los resultados de corto plazo, también en los efectos de largo plazo. Durante las siguientes audiencias en el Congreso acerca de Superman, nos enteramos que Bruce ha creado un fondo para las víctimas de los afectados por el desastre de la Torre Wayne —otro ejemplo del valor que Bruce Wayne coloca en aquellos que trabajan para él.

Como un agente libre en una sociedad libre, Wayne hubiera sido obligado contractualmente solo a pagar los sueldos y prestaciones que habían sido acordados. Él va más allá de un simple acuerdo contractual y en su lugar cumple con lo que él considera una obligación moral con las víctimas de la batalla.

Lo que tenemos en Bruce Wayne, Director General, es entonces, una realización de la nobleza obliga, la idea de que la nobleza (una elevada posición dentro de la sociedad) conlleva ciertas responsabilidades. El concepto ha sido manchado en las mentes de algunos por su asociación con la aristocracia hereditaria y el paternalismo, pero la idea esencial es digna de elogio.

Quienes están en la posición de un Bruce Wayne están moralmente obligados a cumplir con ciertas responsabilidades con aquellos en posiciones menos privilegiadas. Wayne es un miembro de la nobleza de Gotham y su familia tiene una larga historia en la ciudad.

Sus padres ejemplifican esto. Thomas Wayne, el patriarca difunto de la familia, incluso realiza una operación quirúrgica al hijo de un mafioso de manera que cumple con el juramento hipocrático de su profesión. Estas son lecciones que su hijo no pierde. Está muy consciente de su posición dentro de la ciudad y del legado que ha recibido. Bruce no elude ese peso, al contrario, hace todo lo posible para cumplir.

Esto no significa que Bruce Wayne sea un dios sin fallas. Es un hombre caído, cuyos errores son presentados a la audiencia para examinarlos.

Una clara falla de Bruce es presuponer que, simplemente satisfaciendo las necesidades materiales de los sobrevivientes, él ha cumplido con su obligación. Esto es muy claramente mostrado en el personaje de Wallace Keefe, el mismo hombre que Bruce Wayne rescató de los escombros de la Torre Wayne en Metrópolis.

Wallace pierde de ambas piernas en las secuelas de la batalla, sin embargo, rechaza los cheques de Bruce Wayne, los que devuelve todos. Esto produce un shock que ciega a Wayne. Parece que el odio a Superman ha hecho que Bruce pase por alto las necesidades reales de aquellos que le rodean.

Esta falla también captura la complejidad de nuestras obligaciones sociales. Bruce ha delegado, quizá incorrectamente, la responsabilidad de mantener contacto personal con los necesitados. Al menos en el caso de Wallace Keefe, el dinero no era la ayuda que más necesitaba.

Estas fallas, sin embargo, no disminuyen el heroísmo de Bruce Wayne. En su lugar, muestran que es un ser humano tratando de hacer lo mejor que puede para cumplir con su obligación. A pesar de que a menudo se disfraza tras la fachada de un playboy o de la capucha de un murciélago, Bruce es un hombre virtuoso.

Incluso cuando las oportunidades llegan para poderle hacer ganar aún más dinero, Bruce ve más allá de las cifras escritas en un cheque y examina a la gente con la que hace negocios. Por ejemplo, el villano Lex Luthor invita a Wayne a una gala de la que es anfitrión y ofrece a Wayne un nuevo negocio. Wayne no ha hecho negocios con Lex, pero sabe quién es Luthor, y que es un villano de algún tipo.

Un simple hombre de negocios podría ver el potencial de esta sociedad y la riqueza que podría ser ganada. Bruce, sin embargo, ha renunciado a cualquier tipo de relación de negocios con Lex por causa de sus compromisos morales.

Bruce sabe que hay cosas más importantes que el solo flujo de efectivo y las opciones accionarias, porque ¿de qué le serviría a Bruce ganar el mundo si pierde su alma? El conduce sus negocios y tratos con asociados dentro del contexto de una medida moral y un entendimiento de las cosas más permanentes.

La representación de los líderes de negocios en las películas es con frecuencia más afín a Gordon Gekko en Wall Street, o más recientemente a Melissa McCarthy en The Boss. Este tipo es una persona codiciosa, egoísta e insensible, que se preocupa solamente por las utilidades y lo que sea necesario para tenerlas.

Batman contra Supermán ofrece una visión diferente de la dirección corporativa. Bruce Wayne no es un bajo y vano elitista corporativo, sino buen hombre que hace negocios. Es la cabeza de una corporación que se apresura a ayudar y atiende a sus empleados y su bienestar. Y es un hombre virtuoso que sabe no tratar con personajes malos como Lex.

Lo que tenemos en Bruce es un modelo para hombres de negocios. Con la capa y la capucha él es un verdadero héroe, el caballero de la noche.

Pero con traje y corbata, Bruce Wayne es el super héroe capitalista por excelencia, un brillante ejemplo de la nobleza corporativa.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Bruce Wayne, Héroe Capitalista”
  1. Heisenberg Dijo:

    Que pena que no exista en la relaidad.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras