Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Caridad Gubernamental
Eduardo García Gaspar
23 noviembre 2016
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Todo comienza con una idea. Una idea que tuvo hace poco una ocasión fascinante.

La de un par de celebridades que han tenido la buena iniciativa de crear fundaciones de ayuda, pero que han tenido la mala intención de querer cerrarlas.

Me refiero a Eva Longoria y Ricky Martin quienes «quieren que sus fundaciones altruistas se extingan».

Fue publicado que ellos

«[…] consideran que Eva Longoria Foundation y Ricky Martin Foundation no deberían existir si los gobiernos se hicieran responsables de los grupos más vulnerables, como las mujeres latinas, a las que apoya la actriz, y detener la trata de niños, contra lo que lucha el cantante». Criterio Hidalgo

Dijo ella que

«[…] tengo la esperanza de que en un futuro no exista la necesidad de que nuestras fundaciones existan. Nos gustaría que se extinguieran. No debería ser responsabilidad del sector privado, sino del gobierno». Ibídem

Entendamos esto bien. Un par de personas, imagino que con altos ingresos, abren una fundación filantrópica. Una gran idea de ayudar a quienes están en mala situación. Hacerlo es parte de ese principio de amar a los demás.

Sin embargo, la otra parte es la que bien merece una segunda opinión: las fundaciones privadas no deberían existir en un mundo mejor, porque en ese mundo mejor la ayuda a la gente que la necesita debe ser una responsabilidad gubernamental.

En otras palabras, en el mundo mejor de esas dos celebridades, ellas no deberían hacer filantropía, sino que ella debería ser obligación estatal. Curiosa idea de que el mundo mejor es ese en el que las personas ya no tienen responsabilidades caritativas.

La verdad es que el mundo mejor es aquel en el que las personas son las responsables de la caridad, las únicas responsables. Sería un mundo de acciones compasivas, de actos caritativos, de amor en acción.

Por el contrario, un mundo en el que la caridad es responsabilidad gubernamental solamente, es uno frío, egoísta, avaro y mezquino. Uno en el que usted ve una niña sin abrigo en medio del frío y pasa de largo comentando lo mal que está funcionando el gobierno.

Lo desafortunado no es que un par de celebridades piensen así, sino que esa sea una idea muy difundida y alabada. El que los gobiernos hayan sido entendidos en estos tiempos como una agencia caritativa que sustituye a la caridad personal, es algo generalizado.

Tanto que tiene una forma y un nombre, es el estado de bienestar. La adición de una función filantrópica a las responsabilidades gubernamentales, encargado oficialmente de planes de ayuda caritativa. La persona ha trasladado a los gobiernos sus compromisos morales de ayuda a otros. Es un mundo triste, lóbrego, el que así se crea.

Un mundo en el que el sentimiento de indignación es lo más a lo que puede aspirar la persona. Indignación ante el gobierno que no cumple con esos cometidos caritativos. Es lo que lleva a decir que las fundaciones no deberían existir, que la caridad no debería ser una acción privada sino estatal.

En su fondo es lo mismo que ocasiona el estado de bienestar, la pérdida de deberes personales que se trasladan a la autoridad. Es la renuncia a la responsabilidad de amar a otros con actos individuales. Ahora el amor es una tarea estatal (recuerde la república amorosa de López Obrador en México).

La renuncia a la responsabilidad personal de ayudar a otros tiene sus problemas operativos severos: no da buenos resultados, como lo ha explicado Charles Murray.

Pero tiene también otros problemas, como la destrucción de la responsabilidad personal y familiar. Es un incentivo a la insensatez y a la incompetencia. Destruye la noción misma de la individualidad y de la satisfacción de hacer lo debido.

Lo que las dos celebridades dijeron es una muestra de lo que sucede en nuestros tiempos, la pérdida del sentido de persona libre y el ascenso del estado que todo lo absorbe en medio de aplausos envueltos en reclamos de justicia social.

Un mundo triste sin duda.

Post Scriptum

Véase Ayudas Gubernamentales

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras