Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Coincidir en el Tema
Leonardo Girondella Mora
6 julio 2016
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


El siguiente es un resumen de una conversación con una persona que está a favor del aborto. Yo estoy en contra y mi intención fue no defender mi punto tanto como conocer el ajeno.

— Considero que el aborto, en las primeras semanas de embarazo, es un derecho femenino que ha tardado en ser reconocido, algo a lo que la mujer tiene derecho y por lo que debe luchar para ser reconocido en las legislaciones de todos los países —afirmó la persona.

— ¿Podría usted profundizar en su opinión, especialmente en el tema de derecho a la vida? —pregunté.

— Soy partidaria del aborto precisamente por una razón de derechos y de conquistas femeninas. El mismo derecho a la vida de la mujer, a vivir como ella quiera, sin cargas indeseables. Es la defensa de lo que ella considere como la vida que quiere tener.

— ¿No hay otros derechos a la vida que están en juego con el aborto? —volví a preguntar.

— Bueno, me imagino que usted se refiera a los que prohiben el aborto, o quieren hacerlo. Eso es lo que ellos dicen continuamente, que los productos dentro del viente materno tienen derechos como si fueran humanos.

— ¿No los tienen?

— Mire usted, es imposible dialogar con los que quieren prohibir el aborto. Ellos quieren imponer sus creencias en los demás y no entender que lo que está en juego es la liberación humana, los derechos de la mujer. Eso es lo que realmente importa.

— Perdón por insistir, usted habla de derechos de la mujer y ellos hablan de derechos de los niños dentro del vientre. ¿No sería bueno dialogar hablando de lo mismo?

— Lo que yo digo es que las mujeres tienen derechos.

— Nadie negaría eso. Lo que los otros afirman es que los productos, como usted les llama, también tienen derechos. Eso es lo que le pido, por favor, que me diga.

— Lo que creo que es quienes se oponen al aborto no tienen otra idea que atacar a la mujer y sus derechos, quieren someterla a la esclavitud del embarazo y no entienden que ha llegado el momento de la liberación femenina.

— Creo que no me he explicado bien. Quiero preguntarle si los seres que están dentro del vientre materno son seres que tienen derechos también. Eso es todo. ¿Podría, por favor, responder?

— Lo que creo yo es que es usted el que no me ha comprendido. Lo que yo hago es defender a la mujer, a sus derechos y a su liberación de cargas indeseables, para que ella tenga la vida que quiera tener sin esclavitudes.

— Entiendo que eso es lo que usted tiene como meta de activista, pero quisiera ir más a fondo y saber si usted, que defiende los derechos de la mujer, no defiende también los derechos del ser que está dentro del vientre.

— Mire, creo que desde el punto sociológico, sicológico y social estamos en un momento de trascendencia histórica que puede y debe llevarnos a una situación en la que la sociedad al fin reconozca la liberación femenina y eso no debe ser impedido por fuerzas retrógradas y ultrarradicales, como las de quienes se oponen al aborto.

&&&&&

Aunque la conversación continuó, ella se desarrolló sobre el mismo esquema y que claramente contiene una falla de coincidencia. La persona hablaba de los derechos de la mujer y no de los derechos del niño.

Ya que el aborto significa por desaparición del «producto», como le llamó la persona, me parece razonable que el diálogo se centrara en este tema como el primero; sin ignorar el de los derechos de la mujer como el siguiente.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras