Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Delegados, Representantes, Activistas
Leonardo Girondella Mora
10 noviembre 2016
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Quiero plantear una diferencia entre los papeles y funciones de los gobernantes en puestos de elección popular —concretamente la distinción de ellos como delegados o como representantes.

Necesito primero precisar significados:

• Delegar se entiende como la acción de encargar, comisionar, encomendar, o facultar a alguien para una tarea —una persona envía a otra a realizar algo en su nombre.

• Representar se entiende como sustituir, personificar, o relevar a alguien en una tarea —una persona asigna a otra la posibilidad de actuar en su nombre.

Representantes y delegados pueden ser tomados como equivalentes, cuando no lo son.

Entre ellos existe una diferencia de poder —la que hace a un delegado responsable de cumplir con una orden lo que le da límites a su función, mientras que el representante no tiene esa limitación tan marcada.

Los representantes actúan como teniendo un poder abierto, general, que les permite actuar a nombre de otros —mientras que el delegado es alguien a quien se hace responsable de realizar algo y sin el poder tan abierto y general que tiene el representante.

Esta diferencia, que puede aparecer como tenue, marca sin embargo, una gran diferencia: el gobernante elegido prefiere ser representante, pues eso le da más poder y mayor margen de acción.

Un delegado con la función de cuidar y hacer eficiente el gasto de gobierno difícilmente podría aumentar el gasto; pero si lo podría hacer un representante aduciendo que ese aumento es bueno para sus representados.

Otra causa por la que es más común la interpretación de gobernante elegido como representante y no como delegado, es la misma limitación de los ciudadanos. Tendrían ellos que ser específicos y conocedores en sus órdenes —lo que implica el tener conocimientos suficientes sobre asuntos de políticas públicas.

&&&&&

Con lo expuesto antes, llego a donde quiero: el gobernante actual, en puestos de elección pública, actúa más como un representante que como un delegado —es decir, tiene un mayor margen de acción y menos limitaciones a su poder.

Con una adición que altera lo anterior, la del gobernante elegido que asume el papel de agente de alguna doctrina o ideología política —lo que puede verse muy bien en la identificación abierta de partidos socialistas, que ofrecen sus ideas de gobierno tratando de persuadir a los ciudadanos de votar por ellos.

Esto significa que la diferencia entre delegados y representantes se modifica a una modalidad de identificación doctrinal de los gobernantes dependiendo del partido al que pertenecen.

Elegido, un diputado socialista, interpretaría su elección como un mandato para implantar las políticas socialistas que él defendió en las elecciones —y lo mismo para un diputado liberal. Aunque ninguno hubiera obtenido si siquiera el 55% de los votos.

Esto es lo que lleva al gobierno el escenario de confrontaciones doctrinales o ideológicas, haciendo de lado la tarea fundamental de gobernar en representación o como delegados de los ciudadanos —el gobernante se ha convertido en un activista ideológico con poder gubernamental.

No quiero decir que esa confrontación no se haya dado antes de alguna manera, pero sí que ha ocasionado la relegación del gobernar en bien de todos dando prioridad a la implantación forzada de políticas justificadas por la ideología del gobernante elegido, no por sus beneficios en la sociedad.

Las elecciones, entonces, ya no son propiamente comicios para elegir representantes o delegados que gobiernen en interés general, sino una apuesta a doctrinas e ideologías que buscan ser implantadas y que quizá cambien en las siguientes elecciones —del socialismo quizá quiera cambiarse al liberalismo, o viceversa.

Esto es lo que da el panorama actual de partidos socialistas, progresistas, liberales, conservadores —más un concurso de implantación de ideas que la búsqueda del mejor gobierno para todos.

Ya no son los gobernantes tanto representantes o delegados de sus gobernados, sino delegados y representantes de las doctrinas e ideologías políticas que esos gobernantes tengan —las que buscarán implantar frecuentemente por encima del interés que en ellas tengan los ciudadanos y del beneficio que las produzcan.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras