Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Derechos Infantiles y Religión
Selección de ContraPeso.info
2 agosto 2016
Sección: LIBERTAD CULTURAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Jaime Rodríguez-Conde. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación. El título original de la columna es «Según la ONU, llevar a los niños a la iglesia viola sus derechos humanos».

Según la Organización de las Naciones Unidas, llevar a los niños a la iglesia vulnera sus derechos humanos.

Desde la ONU alegan que la asistencia a centros religiosos debe ser una decisión de los menores de edad y no de los padres.

Un polémico informe del Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, señala su «preocupación» por los niños que están legalmente obligados a asistir a un acto de adoración colectiva, tal y como publica The Christian Institute.

El Comité recomendó al Reino Unido «derogar las disposiciones legales para la asistencia obligatoria a la adoración colectiva». Dicho órgano quiere que los niños sean capaces de actuar con independencia de sus padres.

Para David Burrowes, miembro del partido conservador británico, el informe es «ridículo» y dijo que el gobierno puede «tirar respetuosamente el informe a la basura, que es el lugar al que pertenece».

Según Burrowes, «el acto colectivo de culto no es un ejercicio de adoctrinamiento. Es reconocer y respetar la herencia cristiana del país y darle a la gente una oportunidad para poder reflexionar».

«La ONU debería invertir más tiempo haciendo su trabajo principal y prevenir las guerras y el genocidio, en vez de estar metiendo las narices en los salones de las casas», aseveró Burrowes.

A juicio de muchos de los miembros del parlamento británico, la ONU tiene asuntos de mayor preocupación como los refugiados y desplazados de sus casas debido a las guerras y la persecución.

Nota del Editor

Esto es irresistible de comentar. En la superficie, por supuesto, se ve a la ONU en su papel ideológico progresista, con una agenda de laicismo que le lleva a algo que es menos superficial y que menciona la columna: el ridículo.

El razonamiento dice que asistir a centros religiosos es decisión de los niños. Siguiendo la lógica, también sería su decisión el menú de sus comidas y la escuela a la que asisten, incluyendo la obligación de las escuelas para darles los cursos que ellos decidan; no se diga ya la posibilidad de que vestirlos de cierta manera pueda violar sus derechos, lo mismo que no permitirles votar por los candidatos que ellos prefieran.

¿A qué edad puede un niño decidir por sí mismo? ¿Decidir qué?

Otra faceta del tema expone otra parte de ese ridículo: la misma decisión de no ir a las iglesias y templos es otra decisión religiosa; la opuesta a la de asistir. Así plantea el otro lado del tema: no llevarlos a servicios religiosos violaría sus derechos también porque esa decisión la está tomando un tercero y no los infantes.

Al final de cuentas, la situación es irrisoria y lo es aún más cuando no se entiende que lo sea entre quienes eso proponen.

¿Solución? La libertad religiosa: los padres deciden el bien de sus hijos y el asunto queda solucionado. Nadie les obliga a llevarlos ni a no llevarlos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras