Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Derechos: no Interferencia
Leonardo Girondella Mora
9 noviembre 2016
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Los derechos humanos han perdido su esencia al ser transformados en casi en una forma gubernamental que solicita satisfacer un reclamo de un sector de la población

«Estudiantes universitarias del movimiento “Yo soy 132″ […] suman a la agenda el reclamo de que este país no garantiza a toda la población los derechos a la educación, el empleo y la seguridad». ipsnoticias.net

«[…] la Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado el acceso a internet como un derecho humano». expansión.mx

«El agua es vital para la supervivencia y la buena salud de todos los seres humanos. El derecho al agua implica el acceso al agua potable y a instalaciones sanitarias (baños/servicios) adecuadas». humanium.org

La esencia de los derechos antes de ser convertidos en reclamos de satisfacción de necesidades está relacionada con el concepto de no interferencia —con la libertad para realizar algo, dentro de límites razonables, sin que otros lo impidan.

La metamorfosis del derecho al trabajo esclarece lo que intento mostrar:

• En su sentido original, el derecho al trabajo significa que ninguna persona puede impedir de manera legítima que una persona trabaje —no se le puede, por ejemplo, imposibilitar que abra un negocio y que contrate a otros que también tienen ese mismo derecho.

• Cuando el derecho al trabajo es transformado en reclamo significa otra cosa muy diferente —tomando la forma de una demanda de empleo que recae en alguien no definido con claridad quien adquiere la obligación de ofrecer/mantener el empleo solicitado.

&&&&&

La metamorfosis, que es sustanciosa, no parece haber llamado la atención general ni haber considerado sus consecuencias, que no son pequeñas.

• Los derechos, correctamente comprendidos, contienen un elemento de acción personal a la que se une otro elemento, el de obligar a otros a no interferir impidiendo la acción personal.

Es vital apuntar que entendidos así, los derechos imponen una obligación en los demás, la de no impedir ni obstaculizar las acciones de los otros —con un límite lógico de conservar ese derecho en todos.

Por ejemplo, la expresión de opiniones personales es un derecho que en otros implanta la obligación a no frenar esa expresión. Si Pedro quiere expresar sus ideas y Pablo asume la obligación de no reprimir esa expresión —sucediendo lo mismo con Pedro cuando Pablo expresa sus opiniones.

La obligación de no interferir en las acciones de los otros es aplicable a todos, lo que incluye de manera específica a los gobiernos —una entidad de gran poder concentrado y que, en este caso, no puede con legitimidad frenar la expresión de opiniones de las personas a las que gobierna.

• Los derechos, transformados en demandas y reclamos, operan de un modo notablemente diferente.

Contienen efectivamente un elemento de acción personal, pero convierten a la obligación de los demás de no interferir en una obligación de satisfacer el reclamo. No es un simple abstenerse de frenar un acto ajeno, sino una responsabilidad obligatoria de cumplir con el reclamo.

Pedro quiere expresar sus ideas y Pablo no tiene ahora la obligación de no frenar a Pablo, sino la obligación de que Pedro use las propiedades de Pablo para expresarlas —como, por ejemplo, darle espacio a Pedro en el periódico que es propiedad de Pablo.

&&&&&

La metamorfosis de los derechos convertidos en reclamos complica las cosas formidablemente.

• Bajo la idea de derechos que significan la obligación de los demás para no interferir, esa obligación general es fácilmente satisfecha —los demás no necesitan hacer nada más que permanecer pasivos dejando que los otros ejerzan sus derechos.

El ejemplo de la libertad religiosa ayuda a entender que ella implanta en los demás obligaciones como no impedir que la gente que lo quiera asista a un templo, no frenar las labores misioneras de las iglesias, no impedir su libertad de expresión y cosas de similar naturaleza.

Esta obligación de no interferencia es posible de implantar con sencillez y de forma universal en un doble sentido de no interferencia mutua.

• Bajo la idea de derechos transformados en reclamos ya no es posible tener esa simple fórmula universal de no interferencia mutua, ya que en alguien específico debe recaer la obligación de satisfacer el reclamo.

El derecho al trabajo transformado en reclamo de empleo significa necesariamente la obligación específica en una persona concreta de ofrecer el empleo reclamado —lo que crea un problema de asignación justa de obligación imposible de resolver mediante la asignación concreta de personas.

Pedro al reclamar un trabajo tendría que obligar a Pablo a contratarlo —o a cualquiera otro, con lo que se rompe la universalidad simple de no interferencia.

La única solución posible es crear un nuevo ente en el que recaigan esas obligaciones de satisfacción de reclamos, sea de empleos, de internet gratuito, o de agua sin costo — y ese ente responsable es el gobierno, el que también pasa por una metamorfosis.

De cuidar la seguridad de los gobernados y sus propiedades para que estos tengan libertades de acción, pasa a ser el responsable general de satisfacer los reclamos convertidos en derechos —y lo hace de la única manera posible: retirando recursos de los ciudadanos para emplearlos en la satisfacción de los reclamos.

&&&&&

Mi intención ha sido mostrar que la esencia natural de los derechos humanos está en la mutua no interferencia de las acciones de las personas —dentro de límites lógicos.

Y resaltar que cuando los derechos son transformados en reclamos de satisfacción de necesidades se transforma también la naturaleza de los gobiernos —los que se convierten en entidades que se apropian de recursos de las personas para tener la capacidad de satisfacer esas demandas.

Nota del Editor

Para comprender mejor la metamorfosis de la que habla Girondella, véase Derechos Humanos: Etapas Históricas

La «inflación de derechos» es examinada en este resumen de una idea de Roger Scruton.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras