Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Despotismo y Socialismo
Eduardo García Gaspar
6 octubre 2016
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


Quizá todo comience con un concepto. Con la idea del «despotismo ilustrado», eso que puede ser entendido así:

«[…] una forma de gobierno que trataba de conciliar el absolutismo con las nuevas ideas de la Ilustración, intentando para ello conjugar los intereses de la monarquía con el bienestar de los gobernados. Se desarrolló durante la segunda mitad del siglo XVIII» Clases de Historia

La idea es en su fondo una combinación de dos elementos. El de un gobernante que gobierna sin limitaciones, sin estar sujeto a leyes. Y, segundo, la intención de gobernar en interés de la gente, de mejorar su condición.

Para entendernos, eso es muy parecido, si no es que igual, a la base fundamental del socialismo. Este sistema, fundamenta su intención de gobernar para el bien general por medio de un gran gobierno y gobernantes que saben más, que son ilustrados y que tienen un poder grande.

La frase de «todo para el pueblo, pero sin el pueblo» dibuja bien la idea del despotismo ilustrado y, por supuesto, también la del socialismo. Los gobiernos saben tanto y están formados por gobernantes tan sabios que pueden sustituir a la voluntad de la gente común para darle bienestar.

Entre los soberanos del despotismo ilustrado suelen citarse a Luis XV de Francia, Carlos III de España, Catalina II de Rusia y José II de Austria. Bajo ese régimen, ellos asumían la idea de déspotas benevolentes, de buenos tiranos. Toda su intención era, al menos en teoría, lograr la felicidad de su reino.

Ya en nuestros tiempos, las figuras de esos monarcas toman otras formas: Lenin, Stalin, Mao, Pol-pot, Castro, Chávez, Hitler, en fin esa lista de quienes llegan al poder justificando un objetivo de bienestar para su pueblo bajo la condición de que se les otorguen poderes que en un régimen normal se llamarían extraordinarios.

Los primeros soberanos, que son déspotas, no son exactamente iguales que los segundos, que son más bien cabezas de regímenes totalitarios. La distinción es una de grado, con esos últimos en el extremo de querer normar la vida de los ciudadanos en sus más pequeños detalles dentro de lo ordenado por la ideología de su preferencia.

Esto es lo que bien creo que merece una segunda opinión, pues no pocas veces pasa totalmente desapercibido.

Aunque es obvia la similitud entre el despotismo ilustrado y el régimen socialista, su gran parecido permanece oculto. Quien reprueba al despotismo ilustrado puede con facilidad aprobar al socialismo, lo que es algo en extremo llamativo.

Desnuda y sin disfraz, la noción central socialista es la erección de un gobierno grande y poderoso que tome las decisiones de vida que en otros regímenes corresponderían a la persona, bajo la premisa de que las decisiones de gobierno serán mejores que las de las personas. Y, de esa manera, toda la sociedad vivirá mejor que bajo otro sistema cualquiera.

La premisa es al menos dudable.

¿Saben los gobernantes más que las personas, lo suficiente como para no permitirles tomar decisiones propias? Realmente no, es imposible que posean tal conocimiento. Y ya que no lo tienen, la labor del gobierno socialista se transforma en la simple implantación de la idea de bienestar que tiene el gobernante, no el ciudadano.

Y tanto el socialismo como el despotismo ilustrado acaban siendo el establecimiento de la noción que tiene el gobernante de lo que es «mejor para su pueblo», como Chávez ideó eso del socialismo del siglo 21, o el gran salto adelante de Mao.

Ahora regreso a eso que tanto llama la atención.

¿Cómo es posible que el socialismo tenga adeptos cuando es simplemente un despotismo ilustrado dependiente de la supuesta benevolencia del déspota? Es la búsqueda de la explicación de la popularidad de, por ejemplo, B. Sanders.

La cosa es aún más grave, porque habrá que explicar esa popularidad a pesar de que la evidencia se inclina en contra del socialismo, el que no es precisamente un sistema que se caracterice por crear prosperidad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Estándar: 800 palabras / 4,500 caracteres = 3 minutos





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras