Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dietas y Política
Eduardo García Gaspar
7 enero 2016
Sección: GOBIERNO, SALUD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


¿Quiere usted una dieta que dé resultados? Fácil, se llama fuerza de voluntad.

Significa comer menos y nunca fuera de horas.

Si eso se convierte en hábito, solucionará la gran mayoría de los casos de sobrepeso. No es gran ciencia.

Todo comienza con una idea central, la de las virtudes y los vicios. La virtud es un hábito, una disposición acostumbrada, para realizar algo bueno.

En este caso, comer poco, variado, comida sana y nunca a deshoras. Puesto de otra manera, la causa central del sobrepeso es un vicio.

Un vicio es lo contrario a virtud. El vicio es un hábito, una disposición acostumbrada para realizar algo malo. En este caso, comer mal: demasiado y a todas horas comida dañina. Esto es lo que causa el sobrepeso en la mayoría de los casos.

Ver las cosas de este modo ayuda a comprender la razón por la que existen tantos sistemas de dietas y tantos fracasos al seguirlas. Incluso pastillas para adelgazar rápido; para adelgazar cinco kilos en tres días; hasta dietas de huevos y vino, la del bebedor y muchas otras.

Las dietas curiosas, absurdas, ridículas, que prometen lo imposible, ocultan el problema central, el de un asunto de hábitos arraigados, de virtudes y vicios. Se trata de quitarse de encima un hábito, el de comer mal y demasiado. Y eso solo se logra con fuerza de voluntad, lo que requiere esfuerzo personal.

Resulta más cómodo, por ejemplo, acudir a una dieta basada en ingerir bolas de algodón; o dormir en exceso. Nada de eso requiere esfuerzo, y mucho mejor es la dieta de pastillas que prometen adelgazar sin necesidad de dejar de comer lo acostumbrado.

Seamos claros, el problema básico del sobrepeso es la pereza, la falta de voluntad para cambiar el vicio de comer mucho y malo al de comer menos y sano. Digo, porque incluso hay una dieta que sugiere tragar una solitaria.

La pereza es fácil de entender:

«La pereza es la negligencia, la falta de ganas o de disposición a la hora de la realización de determinadas tareas, actividades, acciones o movimientos. La pereza en este sentido es normalmente asociada con conceptos como ser: holgazanería, flojera, haraganería, entre otros».

Y ella afecta no solamente en asuntos de sobrepeso. Es una constante humana, siempre presente y que altera otros asuntos. Por ejemplo, tome usted eso que podemos llamar pereza mental, la negligencia y falta de ganas para realizar un esfuerzo y ponerse a pensar.

Un ejemplo, el relativismo. Decir que cada quien tiene su verdad y que todas ellas son respetables es como seguir la dieta de… mejor léalo usted…

Pero mi punto es que en terrenos políticos también se sufre esa pereza mental: no quiere pensarse y, como resultado, se acude a remedios alocados que prometen resultados rápidos.

Tome usted una idea muy popular, la de colocar dinero en manos de los ciudadanos, por ejemplo, con tasas artificiales de interés.

La idea es que eso disparará a la economía, elevando el consumo y las inversiones. Pensar así es como creer que se adelgazará comiendo pomelos o toronjas, o perritos calientes. Se ilustra muy bien el problema: la pereza de no querer hacer lo obvio lleva a ser un crédulo dispuesto a aceptar la más ridícula de las propuestas.

Eso es lo que creo que bien vale una segunda opinión, el apuntar que muchos de los problemas del sobrepeso gubernamental tienen su origen en lo mismo que produce el sobrepeso humano, la pereza. La falta de voluntad para adquirir una virtud y para abandonar un vicio.

Curiosamente en ambos casos, el corporal y el gubernamental, se trata de un problema de sobrepeso.

Si es cierto que la obesidad es una causa primera de muerte, me parece razonable que pueda sugerirse que la obesidad gubernamental sea una primera causa de pobreza y miseria.

Después de todo, los gobiernos «comen» más recursos de los que necesitan para funcionar con eficiencia y esos recursos podrían estar en otras manos con mejores resultados.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras