Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Esa Revolución Industrial
Leonardo Girondella Mora
26 abril 2016
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


El trabajo infantil en la Revolución Industrial fue el tema de una conversación con una persona y que resumo a continuación en sus partes fundamentales.

—Fue una vergüenza para la Revolución Industrial que ella utilizara el trabajo de niños, abusando de ellos en jornadas largas y esforzadas. Algo que no debería haber sucedido —dijo la persona.

—¿Podría ampliar eso un poco más? —pregunté.

— Hablo del gran cambio que se produjo en Inglaterra, en el siglo 18 y en el 19, con la Revolución Industrial, cuando los niños fueron obligados a trabajar en las fábricas, una mancha imborrable del capitalismo manchesteriano y salvaje.

—¿Cuál era la situación antes de esa revolución? Me refiero a si los niños trabajaban o no en la etapa anterior.

—No se salga del tema, lo que indigna es el trabajo infantil forzado en esos tiempos.

—Solo pregunto si usted sabe que los niños no trabajaban antes, digamos en el campo, forzados por sus padres. Podría ser que el trabajo infantil no fuera exclusivo de la Revolución Industrial en ese país —insistí.

—Usted sabe que hubo una fuerte emigración del campo a la ciudad, yendo familias enteras de su lugar de origen a las ciudades para trabajar, incluyendo a sus hijos para poder sobrevivir.

—Es cierto y por eso le pregunto si esos niños trabajaban o no en el campo, quizá con igual intensidad, que después en las fábricas de las ciudades.

—Supongo que sí trabajaban en el campo.

—Entonces la Revolución Industrial no produjo trabajo infantil, porque ya existía desde antes, ¿o no?

—Pero las condiciones de trabajo eran terribles para los niños y sus padres y eso es culpa del capitalismo de esos tiempos. No puede usted negar eso. ¡Esa Revolución Industrial!

—No lo niego, pero quizá usted puede responderme si esas condiciones terribles en las ciudades eran o no iguales a las condiciones de trabajo en el campo.

—No lo entiendo —me dijo.

—Las condiciones de trabajo, en el campo, antes de la emigración a las ciudades, ¿eran más o menos terribles que las condiciones de trabajo que encontraron en las ciudades?

—No lo sé, me imagino que trabajar en el campo en esos tiempos no era precisamente agradable. Habría sido también terrible.

—Entonces, la Revolución Industrial no empeoró condiciones de trabajo que ya eran malas en el campo tanto como en la ciudad, según lo que usted ha dicho.

—Está bien, pero eso no quita la culpa del capitalismo salvaje por causar esas condiciones tan malas de trabajo infantil —dijo la persona.

—¿No hemos acaso acordado que el capitalismo no creó esas condiciones de trabajo infantil porque los niños ya trabajaban desde antes de esos cambios? —pregunté

—Bueno, bueno…

—Quisiera preguntarle algo más. Durante ese tiempo hubo una emigración importante del campo a la ciudad, ¿cierto?

—Efectivamente, muchas familias se movieron del campo a la ciudad.

—¿Por qué se mudaron de un sitio a otro?

—No sé, quizá usted pueda responder.

—Cuando alguien se muda de un sitio a otro es que piensa que eso es mejor a quedarse donde está. No sé otra respuesta.

—O sea que se mudaron a la ciudad porque creían que allí estarían mejor, ¡pero si estaban en condiciones muy malas en la ciudad! —dijo la persona.

—Cierto, pero seguramente no tan malas como en el campo. Además, con el tiempo, las condiciones de trabajo mejoraron notablemente y subieron los salarios.

—¿Qué pretende hacer usted, defender a la Revolución Industrial y al capitalismo salvaje?

—Lo que he hecho es hacer preguntas que me parecen razonables. Sin duda, las condiciones de trabajo de esos tiempos en las ciudades eran malas comparadas con las actuales. Y sin duda, creo, las condiciones de trabajo en el campo antes de la revolución también lo eran.

—¿Qué intenta usted? —preguntó la persona.

—Solo hacer preguntas razonables —respondí.

Nota del Editor

Sobre el tema puede verse “El trabajo infantil y la Revolución Industrial”.

La conversación resumida por Girondella muestra muy bien el conocimiento simplificado y hasta convertido en mito, el que se muestra muy bien en esta página y los comentarios que originó.

Resulta patético que no se pregunte, por ejemplo, cuál era la mortalidad infantil durante esa época. Si la mortalidad infantil se elevó durante la Revolución Industrial, eso sería una evidencia que probaría el punto del maltrato de niños en esa época más allá de duda.

Sabemos que en realidad la mortalidad infantil disminuyó en esos tiempos:

«Durante la Revolución Industrial, la esperanza de vida infantil tuvo un notable aumento. El porcentaje de niños nacidos en Londres que morían antes de los cinco años disminuyó del 74,5% en 1730-1749 al 31,8% en 1810-1829».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras