Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gobiernos en América Latina
Leonardo Girondella Mora
24 noviembre 2016
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


La democracia en Latinoamérica no tiene la popularidad que se esperaría —al menos eso se reportó en «La democracia pierde consenso en América Latina»

La conclusión proviene de datos de Latinbarómetro.

«El último relevamiento muestra que la confianza en los gobiernos democráticos bajó del 56 al 54%, y lo que es peor, aquellos que afirman que les resulta indiferente si se trata de un régimen democrático o no, crecieron del 20 al 23%. Lo único positivo es que no han aumentado los que están a favor de los regímenes “autoritarios”, que pasaron del 16 al 15 por ciento».

Con datos más detallados a lo largo de dos décadas:

«Considerando los niveles de apoyo por país, hay seis en los que la caída de apoyo es más fuerte: Brasil, con un retroceso de 22 puntos, Chile, que cae 11, Uruguay, donde sorprendentemente pierde 8 puntos y por último Venezuela, Nicaragua y El Salvador, donde se registra un promedio de 7.5 puntos menos».

Las explicaciones pueden ser variadas y complejas —y me limito a considerar una sola, muy ligada a lo que pienso que puede ser la mentalidad generalizada de la región: suponer que los gobiernos son la respuesta universal a problemas económicos.

Si acaso el gobierno fuese totalitario y tuviese malos resultados económicos, las persona ambicionarían a la democracia suponiendo que ella empujaría a la economía —pero una vez bajo un régimen democrático si tampoco se tienen resultados económicos rápidos, su popularidad cae.

Esto me hace proponer una situación con dos caras de la región:

• Los gobiernos, en lo general, sean autoritarios o democráticos, aplican políticas económicas centralistas —son claramente socialistas en dosis diversas y eso, se sabe, no permite que la economía progrese a tasas atractivas.

• Los ciudadanos, en lo general, comprenden a los gobiernos con solucionadores directos de problemas personales —y carecen de valores políticos más allá de clisés intervencionistas, como «combatir a la desigualdad» y similares.

&&&&&

Por supuesto, no solamente es un asunto centrado en cuestiones económicas, también existen factores políticos —siendo mi punto que en todos ellos el electorado latinoamericano oscila en sus preferencias políticas de acuerdo con su entendimiento del gobierno como un remedio universal de problemas.

Cuando los gobiernos son comprendidos como soluciones generales de problemas del país sucederá que los ciudadanos coloquen sus esperanzas en un cambio, sea el que sea —así se trate de un regreso a regímenes autoritarios.

Este es el marco mental general de la región y que afecta a comunidades académicas a intelectuales al igual que a las comunidades menos educadas y pobres. Para ellos la solución de todo problema nacional es la acción gubernamental.

Esta manera de entender a la función de los gobiernos conduce naturalmente a la construcción de regímenes socialistas, sean autoritarios o democráticos —e inevitablemente produciendo resultados económicos pobres, menores a los posibles bajo otro sistema.

Insisto en mi punto, que es el enfatizar que para el electorado de la región los gobiernos son los proveedores de soluciones a cuanto problema nacional de tenga y quiera corregirse —sin que pase por su mente la posibilidad de entender que los gobiernos podrían ser simples proveedores de la estabilidad necesaria para que cada persona sea responsable de su propia vida.

A lo que me refiero es a la diferencia entre las personas que afirman «yo puedo gobernarme a mí mismo» y quienes piensan «necesito que los gobiernos resuelvan mis problemas».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras