Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Greenpeace y la Modificación Genética
Selección de ContraPeso.info
15 agosto 2016
Sección: CIENCIA, Sección: Análisis
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de Allison Gilbert. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es «Nobel Laureates Plead with Greenpeace to Drop Opposition to GMOs».

Un grupo de más de 100 laureados con el Premio Nobel ha declarado públicamente como un crimen contra la humanidad a la campaña de Greenpeace en contra de los alimentos transgénicos.

Estos hombres y mujeres afirman que la ciencia es clara —el mundo necesita a los alimentos transgénicos y oponerse a su producción niega la evidencia científica y exacerba el sufrimiento de los pobres del mundo.

Coordinados por Precision Agriculture, un grupo que favorece a los alimentos modificados, los científicos ganadores del Premio Nobel demostraron su apoyo el mes pasado firmando una carta dirigida a los líderes de Greenpeace.

En ella imploran al grupo ambientalista a abandonar su posición sobre los alimentos genéticamente modificados, esperando terminar así con la desinformación y la confusión perpetuada por Greenpeace.

La carta se centró específicamente en el arroz dorado, una cepa genéticamente modificada de arroz que tiene la propiedad de eliminar la deficiencia de vitamina A (DVA) en el sureste de Asia y en África.

Precision Agriculture apunta que la UNICEF calcula que hay entre uno y dos millones de muertes anuales debidas a la DVA posibles de evitar y la OMS reporta que el 40% de los niños de menos de cinco años en el mundo en desarrollo sufre de DVA, lo que hace al arroz dorado una fuente valiosa de nutrientes. Sin embargo, Greenpeace y otras agencias regulatorias han protestado en contra de su producción y distribución.

«Hacemos un llamado a Greenpeace para que cese y se desista de su campaña específicamente en contra del arroz dorado y desde los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología general», escriben los premiados.

Richard Roberts, el biólogo molecular que encabezó la campaña, dijo que la humanidad ha estado modificando a los alimentos durante siglos y que los alimentos genéticamente modificados son solamente una continuación de este proceso.

La carta insta a Greenpeace a «volver a examinar las experiencias de los agricultores y de los consumidores en todo el mundo» para reconocer que la biotecnología está mejorando de manera segura a las semillas, los cultivos y el impacto ambiental de la agricultura.

El apoyo por escrito de estos 107 ganadores del Premio Nobel, la gran mayoría de ellos premiados en Química, Medicina y Física, no debería ser una sorpresa. Cientos de científicos y humanitarios ha dado la bienvenida y abogado durante décadas en favor el uso de la modificación genética.

Mientras que crece el conocimiento que rodea a este tema, grupos religiosos han entrado en la conversación, debatiendo acerca del uso de la modificación genética desde una perspectiva teológica. Un número de iglesias progresistas han expresado su oposición al uso de alimentos modificados, a menudo alegando que la ingeniería genética no respeta a la sabiduría ni al diseño de Dios en beneficio de la ganancia comercial.

Greenpeace publicó rápidamente una respuesta a la carta de Precision Agriculture. El grupo dijo que «las acusaciones de que alguien está bloqueando el arroz “dorado” genéticamente modificado son falsas. El arroz “dorado” ha fracasado como una solución y ya no está a la venta».

En su comunicado, Greenpeace culpa a las empresas por haber «exagerado al arroz dorado» y afirma que el International Rice Research Institute (IRRI) no ha demostrado que este arroz en realidad sea solución a la DVA.

Sin embargo, el IRRI emitió su propia declaración aplaudiendo a los ganadores del Nobel, explicando el potencial del arroz dorado y reportando que el arroz será de hecho dado a ciertos países una vez que se cumplan con las aprobaciones regulatorias.

El arroz dorado es solamente un ejemplo de un cultivo que dramáticamente mejora a la vida humana mediante el uso de la tecnología genética. Los investigadores han desarrollado alimentos modificados que puede resistir sequías, inundaciones, enfermedades y contaminación de insectos.

Estas condiciones son más intensamente soportadas en las zonas empobrecidas del mundo y durante décadas han dejado a muchos sin la posibilidad de alimentar a sus familias ni de participar en el simple comercio agrícola.

La tecnología moderna no solamente permite a los agricultores superar estas circunstancias, la evidencia científica también ha demostrado que el uso de los alimentos modificados tiene beneficios ambientales como la reducción de las emisiones de carbono y del uso de pesticidas, además de requerir menos extensión de tierra que las técnicas anteriores.

Con estos adelantos tan prometedores en la agricultura, ¿por qué la reprueban tantos grupos? Como señala Precision Agriculture, la oposición está sustentada a menudo en «la emoción y el dogma contradichos por los datos».

Greenpeace y otros grupos opuestos a la modificación genética funcionan desde ideologías que valoran el mantenimiento de nuestro mundo «natural» más que valorar la dignidad y la vida humana.

La industria de los alimentos orgánicos también tiene un poderoso incentivo para preservar el mito de que las viejas técnicas de agricultura son más saludables más seguras y mejores para el medio ambiente que los drásticamente más baratos productos modificados. Desafortunadamente, sus campañas alarmistas de muchos miles de millones de dólares perpetúan el hambre y la pobreza.

Sin embargo, la resistencia a la modificación genética no es siempre política o progresista. Joel Salatin, quien se describe a sí mismo como «agricultor cristiano, libertario, ambientalista, capitalista, lunático», habló acerca de la agricultura sustentable y de los alimentos genéticamente modificados en su discurso plenario en la Acton University 2015. Salatin está preocupado por la capacidad de patentar productos transgénicos diciendo que eso implica ser propietario del «código genético de la vida misma».

Dijo que la biotecnología trata a la Creación como si fuera algún tipo de invención humana y podría ignorar las fronteras que Dios nos ha dado.

Además, Salatin está preocupado por las violaciones de los derechos de propiedad que resulten de los cultivos transgénicos contaminando a los campos cercanos y dominando a los cultivos orgánicos como los suyos.

Salatin tiene la seguridad de que hay soluciones mejores de «respeto y administración de la creación» que son contrapartida a cada uno de los problemas de agricultura que resolvemos con mecanismos industriales. Aún así, sostiene que el gobierno federal no tiene autoridad para decirnos lo que podemos y no podemos comer y que le gustaría ver a consumidores educados por sí mismos y producción alimentaria local.

Si bien es importante tener en consideración a estas objeciones, la realidad de la pobreza extrema demanda que los transgénicos sean considerados los mejores caminos, si no es que los únicos, a seguir para alimentar y sostener a una creciente población global.

Abogando por la producción segura de alimentos modificados permite a los cristianos la oportunidad de servir efectivamente a los pobres y aliviar el sufrimiento (Santiago 2,15). Desafortunadamente la retórica tiende a distraer la atención sin permitir ocuparse de los alimentos modificados, la pobreza y el bienestar.

Los productos genéticamente modificados no solamente dan a los hombres y las mujeres en situación desventajosa la dignidad de la alimentación suya y de sus familias, también pueden crear puestos de trabajo y dar lugar a la participación en las redes de comercio agrícola. El simple acceso a las semillas modificadas genéticamente tiene la capacidad de potenciar a una comunidad y puede resultar en prosperidad que vaya más allá de la agricultura.

Como dice la carta de Precision Agriculture, es moralmente imperdonable para los relativamente ricos y extremadamente cómodos de nuestro mundo el restringir a los más pobres el acceso a un derecho humano básico como la comida. Cegados por el lujo, aquellos que están con Greenpeace están también interponiéndose en el camino al desarrollo sustentable y a la prosperidad humana.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras