Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Inercia Estatal
Eduardo García Gaspar
22 septiembre 2016
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Es el truco tradicional de nuestros días, El método más utilizado para resolver conflictos.

La herramienta más común y que se aprecia en una obra clásica: Leviathan, or The Matter, Forme and Power of a Common Wealth Ecclesiasticall and Civil de 1651.

Su autor, Thomas Hobbes (1588-1679), un filósofo inglés, tuvo ideas al respecto del arreglo de una sociedad. Entre ellas una que tiene su aplicación en nuestros días.

La autoridad de un gobierno es implantada por medio de la fuerza. La coacción que el gobierno tiene como facultad produce autoridad y el respeto hacia ella. Esto es cierto. Buena parte del respeto y la obediencia a la autoridad tienen su origen en el temor de ser sujetos de su fuerza.

Pero ahora viene lo interesante. Hobbes no tenía precisamente una alta opinión de las personas, sus intereses y motivos. Una naturaleza humana tan imperfecta y egoísta y baja que solamente puede ser controlada por la fuerza gubernamental. El temor frente a la fuerza del gobierno es lo que controla las malas acciones de las personas.

En un escenario bestial de todos contra todos, la solución es el gobierno con fuerza y poder suficiente como para imponerse sobre todos.

El razonamiento tiene una falla notable, la de ignorar que los gobiernos están formados por personas también, tan imperfectas, egoístas y bajas como sus gobernados. Los gobernantes, por tanto, emplearán la fuerza gubernamental de formas reprobables e indebidas.

El remedio será peor que la enfermedad: personas con bajos motivos y cuestionables creencias dispondrán de una fuerza descomunal sobre personas con bajos motivos y cuestionables creencias pero que son débiles ante esa fuerza gubernamental.

A lo que voy, sin embargo, es a apuntar algo que puede llamarse inercia estatal: la idea que por el motivo que sea propone consistentemente que las soluciones a los problemas en una sociedad se encuentran en la acción gubernamental. La clave está en la palabra «consistentemente».

Me parece obvio que algunos problemas de la sociedad tienen una solución en la intervención gubernamental en la vida de las personas. Pero eso no significa que la intervención gubernamental sea un remedio total.

Existen problemas en la sociedad para los que esa intervención no sea adecuada. El gobierno no es una solución universal de todo.

A pesar de lo razonable que pueda resultar lo anterior, la inercia estatal domina en las mentes de muchos que por costumbre arraigada no modifican su modo de pensar y se mantienen en una posición inalterable que los lleva a reclamar la acción gubernamental en cuanta situación se presenta.

La inercia estatal, como estado mental de comodidad sin esfuerzo, se manifiesta repetidamente.

«El gobierno debe intervenir y regular el mercado de frijol para eludir el coyotaje» La Jornada

«El gobierno federal debe intervenir para evitar el despido masivo de sobrecargos y pilotos de Grupo Mexicana de Aviación (GMA) y también para crear una política aeronáutica que impida el “desplome” de empresas del sector…». CimacNoticias

«El Estado debe intervenir de forma más decidida contra la obesidad» adelgazar.net

«Gobierno debe intervenir en el futbol chileno» fifpro.org

«[…] en el precio del servicio Uber, un 68% de los capitalinos considera que el Gobierno de la CDMX sí debe regular las tarifas. Sólo un 13% de los entrevistados opina que no debe intervenir, y un 18% no sabe sobre este tema». parametría.com.mx

La inercia estatal se manifiesta de esas maneras, en todas partes. Hobbes tuvo esa idea central como remedio a un problema de bajeza humana. No fue el único. Es la propuesta central también entre los comunistas, los socialistas, los intervencionistas y muchos otros que sin darse cuenta padecen esa inercia.

Esto es lo que creo que bien vale una segunda opinión. Algunos problemas sociales sí admiten a la intervención gubernamental como un remedio adecuado, pero hay muchos otros que no, quizá la buena mayoría de ellos.

Eso es todo lo que quiero decir.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras