Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Inquietud Creativa, Desquiciante
Leonardo Girondella Mora
5 diciembre 2016
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


En los intercambios de bienes —el proceso del mercado libre— suelen considerarse los elementos obvios, aunque en realidad haya otros.

Comúnmente se ignoran aspectos como la inquietud personal y la creatividad que provoca.

La compra-venta de un bien cualquiera es visto como un intercambio en el que ambas partes ganan, elevando su bienestar general con respecto a su situación previa al acto.

Las partes hacen cálculos, evalúan costos, analizan oportunidades, examinan costos —de manera instantánea o lenta, intuitiva o detallada, no importa— para tomar una decisión.

Aunque eso es una realidad, creo que no lo es todo y existen factores que influyen en esas decisiones de intercambio —mucho más allá de un examen racional de costos, al estilo de un homo economicus.

Considero ahora la introducción de un nuevo elemento en ese proceso de mercado libre: la inquietud personal convertida en un fenómeno de creación de ideas para mejorar el intercambio —algo que está siempre presente, pero que se presenta más marcadamente en algunas personas.

• El vendedor/productor con esa inquietud creativa iniciará cambios producidos por sus ideas de experimentación: nuevos productos, distribución diferente, empaques distintos, organizaciones desiguales —todo con el propósito de mejorar lo que hace.

Si lo hace motivado por el deseo de ganar más, que es la explicación dominante, o por la sola motivación de crear, es lo de menos —la realidad es la existencia de esa inquietud creativa del productor, o algunos de ellos.

• El comprador/consumidor también tiene esa inquietud creativa, que le moverá a intentar mejoras: cambio de marcas, prueba de productos, usos distintos, proveedores variados —todo con la intención de mejorar su consumo.

Puede hacerlo motivado por la inquietud de incrementar su satisfacción, o quizá por una pasión de probar cosas nuevas, pero eso es lo de menos —el hecho es que también tiene esa misma inquietud creativa.

&&&&&

Las inquietudes creativas de ambos «desquician» al mercado, lo desestabilizan, haciendo imposible la idea de mercados en equilibrio.

La inquietud creativa del productor es lo que se ha llamado conducta del emprendedor: un productor al fin y al cabo, pero con más intranquilidad y agitación que el común de ellos —quizá S. Jobs haya sido el ejemplo más claro de esto en la actualidad.

La inquietud creativa del comprador es lo que ha movido a estudiar la conducta del consumidor como una rama de alta especialidad —un elemento que también desequilibra a los mercados establecidos.

La conclusión es obvia: los mercados están siempre en movimiento, cambiando, desquiciándose —son un proceso en continua agitación y conmoción, de continuos intentos de ajuste ante las innovaciones producidas por esas inquietudes creativas.

Perp hay otras conclusiones menos obvias.

• Sería atrozmente ostentoso creer que el mercado pudiera ser controlado por una agencia centralizada, siguiendo el método de la propiedad estatal de los bienes de producción: es imposible controlar todas las variable;  peor inclusive, menos factible sería sustituir la inquietud creativa de millares de emprendedores y compradores.

• Los pronósticos económicos se vuelven dificultosos al máximo por la misma razón, esa inquietud creativa de productores y consumidores —la que no es posible de enmarcar en parámetros numéricos.

• Aunque es deseable establecer reglas de funcionamiento de los mercados libres, es decir, leyes y reglamentos gubernamentales —esas normas deben ser pocas, simples y de fácil aplicación, reglas simples para un proceso complejo.

El exceso de reglamentación impediría la acción producida por la inquietud creativa y frenaría el avance de la implantación de ideas mejoradas.

• La inquietud creativa produce perturbaciones que podrán ser con mucha facilidad interpretadas como alteraciones indeseables de la economía, produciendo una inquietud legislativa que intente controlar los trastornos percibidos.

Ese desquiciamiento del mercado libre es de hecho un proceso de ajuste interminable a las nuevas situaciones creadas por las iniciativas de las inquietudes de productores y consumidores —por lo que detener el ajuste con intervención gubernamental causaría daños suspendiendo las correcciones que realizan esas personas.

• La inquietud creativa del productor es netamente individual, producida por ideas concebidas por personas específicas y concretas y que intentan volverse realidad con acciones que ligan a otras personas también concretas y específicas —una estructura imposible de duplicar.

La historia de W. Somerset Maugham, The Verger (El Sacristán), muestra la inquietud del personaje al enfrentar una situación que le hace tener una idea:

«[…] y como nunca llevaba tabaco encima empezó a mirar arriba y abajo en busca de un sitio que expendiera Gold Flake. Al no ver ninguna tabaquería echó a caminar un poco más; era una calle larga que contaba con abundantes tiendas, pero no había ninguna donde uno pudiera comprarse tabacos».

&&&&&

Habiendo examinado lo anterior, llego al corolario de lo que pretendo mostrar.

Los mercados libres no son procesos que puedan ser explicados mecánicamente con una motivación cuantificable de maximización económica —tendrían que serlo para poder ser conducidos por una agencia central planificadora de la economía.

Son procesos profundamente alterados y perturbados por actos humanos —esa inquietud creativa—, que pueden estar equivocados, que pueden ser impredecibles, acertados, medianamente exitosos, sujetos a mejora.

Con una posibilidad, la de entender que la inquietud creativa no produce en realidad perturbaciones y desequilibrios en los mercados, sino correcciones posibles en camino a mercados mejores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!