Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Esperanza Vana
Leonardo Girondella Mora
2 mayo 2016
Sección: POLITICA, PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La expectativa de un mejor gobierno, que gaste mejor focalizado y sea transparente, fue el tema de conversación con una persona. Lo que sigue resume esa conversación.

— Lo que digo es que debemos tener un gobierno que focalice su gasto, que identifique prioridades de la gente, que dé servicios de calidad, que distribuya riqueza y que haga todo eso con honestidad y transparencia, con programas nacionales y regionales —dijo la persona.

— ¿Quiere usted ampliar eso? —pregunté.

— Digo que para tener prosperidad y atacar la pobreza, los gobiernos deben fortalecer sistemas de transparencia y de rendición de cuentas, combatiendo la corrupción y los conflictos de interés de los gobernantes. También, aumentar su gasto y focalizarlo mejor, dando servicios de calidad a los ciudadanos.

— ¿Un gobierno mejor, para qué?

— Para que sea posible crecer económicamente, planeando la economía y prosperar resolviendo problemas de desigualdad y pobreza. Para eso es que se necesita un gobierno que provea servicios de educación, salud y otros, con un gasto focalizado y con transparencia.

— ¿Se ha intentado eso antes aquí en México, por ejemplo?

— Bueno, lo que hemos tenido en México es un gobierno ineficiente, corrupto, mal manejado, que desperdicia recursos y no gasta con atención a las necesidades reales, ni con trasparencia.

— De acuerdo con usted, pero ¿qué le hace suponer que podrá mejorar a ese gobierno tan deficiente?

— Es lo que debemos buscar y esperar si es que se quiere que el gobierno haga bien su tarea, que es la de crear prosperidad y crecimiento, así como resolver el problema de pobreza.

— ¿Para dar servicios educativos a la gente del país?

— Exactamente, la educación pública en México es muy deficiente, los alumnos tienen una mala educación y no podrán salir de la pobreza sin una buena educación.

— Pero usted quiere que el gobierno siga estando a cargo de la educación en México a pesar de haber hecho muy mal las cosas durante décadas. ¿Qué le hace creer que eso va a corregirse?

— Eso es lo que digo, que debemos esperar corregirlo con transparencia en un gasto público mejor focalizado, con mayor eficiencia, combatiendo la corrupción.

— Sí, sí, lo entiendo, pero dígame cómo va a corregir todo eso, especialmente cuando por años se ha dicho lo mismo de eficientar el gasto, de combatir corrupción… ¿Debemos mantener la esperanza de poder lograrlo?

— Sí, debemos esperar lograrlo, porque un mejor gobierno es la única esperanza para tener prosperidad y crecimiento y menos pobres.

— Entonces, según usted, la prosperidad y la lucha contra la pobreza dependen de la esperanza de tener un gobierno que mejore en todas esas cosas que no ha podido corregir en décadas —pregunté.

— Pues sí, nuestra esperanza de prosperidad e igualdad se sustenta en cosas como un gasto mayor y más focalizado, con rendición de cuentas, que permita al gobierno, por ejemplo, dar mejores servicios educativos y de salud.

— Me alegra que esté usted sentado ya, porque todo eso tardará en llegar, si es que llega. Tal vez le alcance el tiempo para memorizar La Guerra y la Paz. Pero ya en serio, usted está haciendo depender el bienestar de millones de una esperanza demasiado optimista, esa de tener gobernantes ejemplares.

— ¿Qué otra cosa recomendaría usted? —preguntó la persona.

— No sé, usted debe contestar esa pregunta, después de todo, es usted quien hace depender a la prosperidad de un gobierno grande y casi perfecto. ¿Pensó en otras vías posibles para aumentar el bienestar?

— Es que no hay otra vía posible. Nuestro bienestar, el de todo el país, depende de tener un gobierno que tenga un gasto más focalizado, eficiente, transparente, sin corrupción. Sin eso no habrá salvación.

—Lo que usted dice explica que México no sea un país rico, pues ha tenido durante décadas gobiernos que usted ha calificado de malos. Si esa experiencia de años debe producir al menos desilusión, ¿qué le hace mantener la esperanza de un gobierno mejor para prosperar de verdad?

— Tiene usted razón, pero esa esperanza que a usted le parece vana es nuestra única opción, la de un gobierno mejor como el que debe esperarse.

— Me parece que usted haría una gran cosa si busca otra forma de lograr prosperidad, sin depender de esa vana esperanza. Piense en una opción atrevida, como la de no depender del gobierno para prosperar.

— Pero es que no hay otra, no veo otra alternativa, no creo que exista —terminó diciendo la persona.

Addendum

Esta conversación, resumida en sus partes centrales, muestra lo que creo es un defecto de miopía intelectual de siglos, la de la dependencia gubernamental.

Es la materialización práctica de «El Estado no existe para los fines de los ciudadanos. Podría decirse que el Estado es el fin y los ciudadanos son sus instrumentos», la idea de Hegel.

Popularizada, ella causa cortedad de vista y nada puede verse que no sea la dependencia del gobierno, sin el que el ciudadano está perdido.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras