Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Generación Del Terremoto
Selección de ContraPeso.info
13 enero 2016
Sección: Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en: , ,


Los mexicanos nacidos entre 1956 y 1970 forman una generación caracterizada por la inestabilidad de muchos terrenos. Jorge Ramón Pedroza describe aquí la siguiente de las generaciones en su análisis.

 


«Ya nos saquearon. México no se ha acabado. ¡No nos volverán a saquear!» Presidente José López Portillo, Informe de Gobierno 1982.

La historia económica de México podría resumirse en varios grandes tiempos, atreviéndonos a simplificar algo que es realmente mucho más complejo y difuso.

A los Hijos de la Revolución (nacidos entre 1920 y 1935) les tocó una economía sumamente inestable, con suspensión de pagos de la deuda externa, boom petrolero y la Gran Depresión en los Estados Unidos. El crecimiento del Producto Interno Bruto osciló entonces entre -15 y +11%, con grandes variaciones entre año y año.

En cambio la Generación del Milagro (nacidos entre 1936 y 1945) tuvo la oportunidad de gozar de un período de alto crecimiento, baja inflación y una paridad estable respecto al dólar por más de dos décadas, situación que también compartió la Generación del 68 (nacidos entre 1946 y 1955) pero que difirieron de sus antecesores por sus aspiraciones democráticas y de cambio.

A los nacidos entre 1956 y 1970, les tocaría entonces un tercer tiempo de la economía nacional: alta inflación, periodos alternos de alto y bajo crecimiento económico, y brutales devaluaciones que marcarían su vida junto con desastres humanos y naturales.

Esta es la Generación del Terremoto.

En lo económico el terremoto comienza a partir de 1970 con el descontrol de la inflación y crecimiento de la deuda externa que caracterizó la presidencia de Luis Echeverría.

Al final de su mandato, en 1976, se da la primera de una serie de devaluaciones del peso mexicano que da fin puntual al desarrollo estabilizador.

La inflación siguió siendo un problema para el siguiente sexenio de José López Portillo, pero en 1979 entra en operaciones el complejo petrolero en mar abierto más grande del mundo en la sonda de Campeche: Cantarell.

México se convierte entonces en un importante país exportador de crudo. Teníamos que aprender a “administrar la abundancia” según el propio presidente mexicano.

Sin embargo, al convertir este recurso en el eje central del desarrollo, la economía nacional se «petroliza». Esto ocasiona una euforia de inversión pública y privada ocasionando la ilusión de que México se convertiría en un país del primer mundo tras cuatro años de crecimiento del Producto Interno Bruto cercano al 10%.

Sin embargo también se amarró la economía a los vaivenes del mercado energético y al caer los precios del petróleo en 1982 se genera una crisis económica que propicia una gran fuga de capitales.

Al país lo habían saqueado causando una devaluación del peso contra el dólar de casi 600%. Las empresas quiebran, el empleo cae y el poder adquisitivo disminuye durante toda la década de los ochenta y principios de los noventa.

En lo político el terremoto habría comenzado desde la noche de Tlatelolco.

Tres años después, otra marcha estudiantil fue violentamente reprimida, evento conocido como la Matanza del Jueves de Corpus. La presión popular orilló al gobierno a iniciar reformas democráticas a partir de los años setenta. El monolítico Sistema se empezaba a cuartear.

La falta de un régimen sólido se hizo evidente en el terremoto de 1985, que devastó a la Ciudad de México y otras grandes áreas del país.

Ante la inacción del gobierno, la gente sale a las calles a ayudarse entre sí y le dan a la palabra Solidaridad un significado nuevo. El pueblo empezaba a comprender los alcances de su propio poder ante el gobierno.

La Generación del Terremoto es una generación migrante. Entre 1970 y 1990 se multiplicó en Estados Unidos la población nacida en México. De menos de un millón de mexicanos pasó a casi 4 y medio millones.

Esta no era la migración temporal de generaciones previas auspiciada por programas del gobierno norteamericano. Empujada por las crisis la nueva emigración es ilegal y tiene el propósito de establecerse definitivamente en Estados Unidos.

La migración del campo a la ciudad también aceleró durante este período. Para 1985 la población urbana duplicaba ya a la población rural y la Ciudad de México alcanzaba los 20 millones de habitantes, una de las más pobladas del planeta.

El alfabetismo ya llegaba a casi el 90% de la población mayor de 15 años, y nuevas políticas de control de la natalidad redujeron la tasa anual de crecimiento de la población de 3.3% en 1960 a 2% en 1990 (Indicadores sociodemográficos de Mexico 1930-2000).

Este es un México urbano, más educado y con una «familia pequeña que vive mejor», según pregonaban las campañas del gobierno.

Pero la pobreza aumentó en el país a diferencia de lo que había pasado para las generaciones previas. (Poverty and Income Distribution in Latin America: The Story of the 1980s, edited by George Psacharopoulos)

En la cultura, la crisis se refleja por la ausencia de nuevas figuras relevantes en la literatura y la pintura.

El cine se comercializa con personajes como la India María y Lola la Trailera, y se convierte en producto pirata con la introducción de la videocasetera. En la música José José cantaba canciones tristes.

Si acaso un personaje simboliza a esta generación tendríamos que escoger al del exitoso programa de televisión El Chavo del 8, el producto cultural mexicano de exportación más importante en la historia.

El Chavo es un niño huérfano y pobre que vive en una vecindad, y cuyo sueño es una torta de jamón. Su amiga, la Chilindrina, es hija de Don Ramón, un desempleado que debe 14 meses de renta.

El personaje antipático es Quico, el niño rico. Quizá sin proponérselo su creador, Roberto Gómez Bolaños, realizó una metáfora del país en esta serie que duró de 1970 a 1990.

Quizá lo hizo, en las palabras de su personaje, «sin querer, queriendo».

Nota del Editor

Lola la Trailera  y una celebridad de esos tiempos, el chupacabras.

Un episodio de El Chavo Del 8.

 

Las generaciones mexicanas según Jorge Ramón Pedroza están disponibles en:

Generación de los Hijos de la Revolución

Generación del Milagro

Generación de 1968

Generación del Terremoto

Generación de la Apertura

Generación Narco

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras