Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Gran Dicotomía
Selección de ContraPeso.info
4 mayo 2016
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La oposición entre libertad e igualdad es la idea de Max Silva Abbott en esta columna. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación.

Tal vez una de las mayores dicotomías (esto es, ideales que se contraponen) de la política sea aquella que concibe como sociedad ideal una con amplia libertad y por ende, con desigualdad económica, y por otro, una con gran igualdad material pero con poca libertad.

Dicho de otro modo, el debate pareciera estar entre preferir

• un país en que fruto de la iniciativa económica y la relativamente escasa intervención estatal exista más (y a veces mucha más) riqueza, aunque esté mal repartida,

• u otro en el cual el Estado intervenga de manera máxima, coartando dicha iniciativa, logrando un nivel de vida más parejo (al menos para los gobernados) pero más (y a veces bastante más) pobre en términos generales.

Esta dicotomía tiene visos de inevitable, pues parece imposible que fruto de una amplia libertad de emprendimiento se logre una igualdad económica para todos, pues sin una tentadora retribución (el tan denostado lucro), dicha libertad casi no se ejercería, pues nadie estaría dispuesto a esforzarse para que le expropien sus ganancias.

De ahí que en todos los países que han ahogado la libre iniciativa y han forzado (a veces brutalmente) un reparto igualitario, se ha producido pobreza.

Es por eso que la gran pregunta podría resumirse así: ¿qué preferimos: tener más y peor repartido o menos pero estar todos igual?

El problema, sin embargo, es que la riqueza hay que producirla; ella no viene sola ni por arte de magia. Es fruto del esfuerzo y del riesgo de algunos, y parece justo que si han obrado correctamente, mejoren su estándar de vida.

Por eso resulta fatal cuando se coarta la posibilidad de producirla, pues ello es condenarse a la pobreza.

En consecuencia, la solución menos mala pareciera ser incentivar esta libertad, teniéndola como premisa fundamental de la economía, pero para evitar una injusticia grosera, otorgarle al Estado un rol fiscalizador, de redistribución del ingreso y en parte orientador de la actividad económica, que corrija en lo posible sus abusos, para –dicho en términos coloquiales– no matar la gallina de los huevos de oro.

Y por lo mismo, no parece una solución entregar toda o casi toda la iniciativa al Estado ni evitar la justa retribución por el esfuerzo de los particulares, pues cuando el Estado es suplente y no subsidiario, se termina ahogando la generación de riqueza.

Por tanto, al menos en este mundo, no resulta justo ni humano cegar la libre iniciativa, pues correctamente organizada, parece mejor tener una sociedad con más riqueza, aunque existan a veces grandes diferencias, que otra sin estas diferencias (salvo para los gobernantes) pero mucho más pobre.

Nota del Editor

La disyuntiva que presenta el autor es clara y allí radica su mérito:

• Una sociedad que considera a la libertad el bien mayor genera más riqueza, prospera más y eso es de beneficio general; respeta a la libertad pero produce desigualdad material.

• Una sociedad que considera a la igualdad material el bien mayor genera menos riqueza, prospera menos y eso es un daño general; produce mayor igualdad pero también más pobreza.

Esto produce la dicotomía, libertad versus igualdad, en la que el autor prefiere a la libertad, Sin embargo añade un elemento extraño: «otorgarle al Estado un rol fiscalizador, de redistribución del ingreso y en parte orientador de la actividad económica», lo que conduciría a situaciones reales favorecedoras de la igualdad.

Me parece que esa adición se ve irremediable por una defecto en el planteamiento original de la dicotomía. No es ella en realidad libertad versus igualdad, sino libertad versus pobreza y entonces no hay cabida para un rol adicional del gobierno.

La lectura de Igualdad o Libertad es recomendable.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras