Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Izquierda, Una Paradoja
Eduardo García Gaspar
18 abril 2016
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Llama la atención, mucha atención. Quizá sea la mayor paradoja política de estos tiempos.

Me refiero a la popularidad de eso que se conoce genéricamente como «izquierda».

La victoria de Justin Trudeau en Canadá; la supervivencia en el poder de Syriza en Grecia; la influencia de Podemos en España; la reelección de Obama; la popularidad de Bernie Sanders.

Son estos simples ilustraciones de la supervivencia de la izquierda. No solo supervivencia, sino popularidad.

México, por ejemplo, no es la excepción. No existe aquí propiamente un partido de derecha clara, pero sí muchos con intensidades variables de izquierda.

El PRD lleva años gobernando a la Ciudad de México. Morena, en México también, se ha ligado a Podemos y a Syriza.

La paradoja que se presenta es clara. La izquierda sobrevive y, más aún, es popular y gana elecciones. Para cualquier observador externo esto constituiría una gran sorpresa dados los reales resultados económicos que la izquierda ha producido.

No hay movimiento político actual con un récord de fracasos económicos como el de la izquierda.

La pregunta que surge de inmediato es la obvia. ¿Por qué? Es un desafío a la inteligencia y a la lógica.

Si un tipo de propuestas fracasa una y otra vez, sería razonable suponer que ellas serían abandonadas. Si no lo son, eso presenta la paradoja de la que hablo.

Me refiero a una especie de «resiliencia política».

«La resiliencia es la propiedad de los materiales que acumulan energía, cuando se someten a situaciones de estrés, tales como rupturas. Estos materiales, después de un momento de tensión, pueden o no ser dañados, y en este último caso, tienen la capacidad de volver a la normalidad». significados.com

La izquierda, me parece, ha mostrado una enorme resiliencia. Sus consistentes malos resultados económicos no ha sido suficientes como para dañarla severamente.

Y, a pesar de tensiones como el fracaso soviético, el chino, el norcoreano, el venezolano, el cubano, y todos los demás, ha sido capaz de volver a la arena política y tener éxitos.

La paradoja, que desafía la lógica, necesita una explicación que no puede ser simple.

Recientemente, en ContraPeso.info, fue publicado un análisis de este fenómeno. ¿Por Qué Gana la Izquierda? da una explicación con tres factores básicos:

«Esta trinidad de (1) la poderosa influencia ejercida por las opiniones ampliamente compartidas en las sociedades democráticas, (2) la demanda cada vez mayor para igualar las condiciones en todas las esferas de las mismas sociedades y (3) la utopía secular generalizada, crea una fuerza muy potente para la consecución de las diferentes agendas de la izquierda».

Es un buen análisis de causas profundas. Creo que bien vale una segunda opinión el insistir en una de ellas, la de las «opiniones ampliamente compartidas» en regímenes democráticos.

Sucede que en esas sociedades se forman juicios u opiniones que sin merecerlo adquieren el grado de verdades innegables y ellas son en buena parte el sustento de la resiliencia política de la izquierda.

Tome usted, por ejemplo, una de ellas, la del cambio climático causado por la acción humana. Aunque ella sea en realidad un fenómeno no realmente comprobado y propenso a ser exagerado, eso no importa. Se toma como tal y la izquierda se nombra su abanderado.

O tome usted la creencia es el crecimiento de la pobreza en el mundo, algo que la izquierda toma como un hecho innegable, tomando la bandera de su combate. La realidad es que desde hace más de un par de siglos, la pobreza ha ido disminuyendo significativamente.

A esto debe agregarse una extraordinaria habilidad de la izquierda para simplificar las explicaciones de sus fracasos y lograr que su responsabilidad sea adjudicada a los mercados libres, al capitalismo, o como quiera usted llamar al chivo expiatorio por excelencia.

En fin, lo que he intentado apuntar es esa paradoja política de una lógica inexplicable y apuntar una causa posible de la resiliencia política de la izquierda: la existencia de opiniones falsas convertidas en afirmaciones incuestionables. No es, por supuesto, la única causa. Hay otras.

¿Cómo se convirtieron en verdades irrefutables tales mentiras?

Supongo que por repetición, insistencia y terquedad del grupo más crédulo, ingenuo e inocente que tenemos en las democracias, los intelectuales y los académicos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras