Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Matrimonio Igualitario
Eduardo García Gaspar
19 septiembre 2016
Sección: DERECHOS, Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Lo llaman así, «matrimonio igualitario». Tiene su significado: todos pueden formar un matrimonio o familia del modo que quieran. No hay limitantes, no hay condiciones, no hay requisitos.

Un documento del gobierno mexicano lo explica, el Posicionamiento Conapred Matrimonio Igualitario, un boletín de prensa del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación:

«[… el derecho a contraer matrimonio sin discriminación por motivos de origen étnico o nacional, género, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, preferencias sexuales o cualquier otra que atente contra la dignidad humana».

Entendamos mejor esto con otras citas de la misma fuente:

«[…] el Estado mexicano no reconoce un solo tipo de familia en particular o un “modelo de familia ideal”, sino que lo que protege es a la familia como realidad social, incluyendo en ella a todas las formas y manifestaciones que de la familia existen en la sociedad […]

«[…] todas las personas somos libres e iguales en derechos y dignidad. Libres para determinar a quién amar y con quien compartir la vida. E iguales en dignidad para tener el derecho a formar una familia […] las parejas homosexuales tienen el mismo derecho a contraer matrimonio que las parejas heterosexuales».

Creo que es suficiente para comprender lo que se ha dicho allí: el matrimonio es un derecho igual para todos sin que existan requerimientos previos. Un derecho que no presenta obligaciones para ejercitarlo. Todos pueden casarse.

La institución gubernamental mexicana que eso sostiene coloca todo su énfasis en el matrimonio de personas del mismo sexo, a las que dice que debe reconocérseles el derecho a casarse. No hacerlo es un acto en contra de la igualdad.

Este es el argumento central que ofrece, el de la igualdad. Ir contra esa igualdad es calificado como discriminatorio:

«Fomentar la discriminación hacia las personas por su condición u orientación sexual y de género, así como pretender excluir a las familias que no reproducen el modelo nuclear tradicional, a través de expresiones y discursos que pueden incitar al odio y a la violencia, como ha ocurrido en los últimos meses, vulnera los derechos humanos de todas las personas».

No es un razonamiento complicado. Afirma que todos son iguales y por eso todos tienen derechos iguales, por lo que todos pueden contraer matrimonio o formar una familia. La familia que se quiera, aunque no corresponda al matrimonio hombre-mujer.

Tampoco es un razonamiento sólido, pues supone que los derechos no conllevan obligaciones, lo que es un absurdo.

El derecho a estudiar, igual para todos, no significa que sea discriminatorio presentar exámenes. El derecho a conducir un coche, igual para todos, no significa que sea discriminatorio exigir licencias de manejo. El derecho al matrimonio no significa que no existan obligaciones para ejercerlo.

El razonamiento es realmente enclenque y frágil, pues al no reconocer requerimientos en el derecho al matrimonio, abre la puerta a una variedad de matrimonios posibles que resultan absurdos.

Existirían matrimonios con animales; o de tres o más personas. Incluso, se abre la puerta a matrimonios entre niños y entre adultos y niños. No hay en el documento citado nada que puede frenar esta posibilidad, sino todo lo opuesto.

Hasta aquí hemos visto una ideología matrimonial sustentada en un criterio único, el de la igualdad. Si todos son iguales, todos son libres y pueden hacer lo que quieran y si acaso se exigen requisitos, eso viola la igualdad y constituye una discriminación indebida.

Es un caso claro de miopía mental por el uso exclusivo de un criterio de juicio, el de la igualdad. Como el caso del hombre que tiene un martillo como única herramienta y en todas partes ve clavos.

Quienes defienden al matrimonio igualitario usan este argumento débil de igualdad y que significa algo que no es sencillo de ver. Significa que las responsabilidades y los límites se desvanecen, convirtiendo a los derechos en un ejercicio ilimitado de la libertad (la forma más engañosa de perderla).

En fin, si el matrimonio entre personas del mismo sexo quiere defenderse, este es un argumento endeble y flojo que solamente puede ser sostenido mediante la coacción gubernamental.

Post Scriptum

Me parece curioso y notable que el matrimonio entre personas del mismo sexo sea defendido por no pocos entre los liberales y capitalistas al igual que entre casi todos los socialistas e izquierdistas.

Los primeros usan a la libertad para justificar la validez de las personas para casarse entre ellas sean homosexuales o no. Los segundos usan a la igualdad para justificar lo mismo. En este aspecto, mucho me temo, ambos cometen un error intelectual considerable.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Matrimonio Igualitario”
  1. Jesus Dijo:

    Es aberrante la miopia mental de actores como Hector Bonilla, que ofendio a unos “la mayoría” para defender a otros “la minoria”. La serie de expresiones sin sentido que don Hector manifestó en una entrevista que le hicieron con la única, fíjese usted bien, con la única autoridad que le da el ser un personaje con reconocimiento nacional como actor, no lo autoriza para hacer lo que critica, el llamarle a los participantes “ojetes”, lo mejor que debe de hacer es dejar este tipo de debates a los “verdaderos” conocedores de la psicología y comportamiento de la sociedad y no engancharse con el maniqueo que hacen los demás. Ver mas de mi sitio. https://jeroda.wordpress.com/2016/09/17/cafila-de-disparates/
    y
    https://jeroda.wordpress.com/2016/09/11/el-credo-de-los-lgbt-y-los-hechos-cientificos-1/





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras