Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Memes como Ejercicios
Eduardo García Gaspar
15 noviembre 2016
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Uno de los millones de memes circulando. Contiene una idea que merece atención:

«No necesitas religión para tener moral. Si no puedes distinguir entre el bien y el mal, careces de empatía y sentido común, no de religión».

Otro de esos memes expone una idea relacionada:

«Estudiar las raíces de la Biblia me hizo ver que era un producto humano. Eso me hizo preguntarme si Dios no hablaba a través de ella. Mis ojos se abrieron a la realidad de que la Biblia es solo un instrumento para el control de la gente».

Examinar cosas como estos memes es irresistible. Ambos tienen actitudes opuestas a la religión, cualquiera de ellas en general, pero sobre todo, contra el Cristianismo. Nada que asuste, esto es pan de todos los días.

Además, ambos ofrecen un razonamiento, la justificación de su posición, lo que es bueno. Tiene un defecto, el de la brevedad, que es propio de todo meme y le impide ir más allá de una frase que por muy llamativa que sea, no puede sino ser, cuando mucho, un indicio de algo supuestamente profundo.

Llego a lo que creo que bien vale una segunda opinión: la posibilidad de usar memes como esos para ejercitar a las «células grises» del cerebro, como diría H. Poirot.

Empecemos por el segundo meme, el que en pocas palabras asegura que la Biblia fue creada con el propósito de tener poder sobre las personas.

Un tanto atrevida la afirmación dados los antecedentes del libro, que inicia milenios atrás narrando los sucesos de una nación que pasó por toda clase de tribulaciones, no precisamente un poder imperial como el de los persas o el mongol o el romano.

En tiempos más recientes, pero dos milenios atrás, los antecedentes del libro el Nuevo Testamento, con dificultades podría leerse como un manual destinado a controlar a la gente. Piense usted en la terrible muerte de Cristo y su renuncia constante a lo material.

Recuerde que no estoy defendiendo ni atacando a la Biblia, lo único que intento hacer es tratar de examinar una aseveración que puede ser sencilla de comprender pero complicada de validar.

Queda otra duda. En sus orígenes y gestación no parece justificado suponer que la Biblia estuviera destinada a ser un instrumento de control de las personas (presupongo control político). Pero queda la duda de si en tiempos posteriores tuvo ese uso.

La respuesta razonable es que sí. Hubo ocasiones en las que sí fue usada para justificar el poder sobre otros.

Hubo momentos francamente reprobables, sobre todo en el Renacimiento, cuando la autoridad cristiana, El Vaticano, era el real poder político europeo.

Sin embargo, la Biblia era una mala elección como manual de control político dado su contenido. Habría sido mejor, quizá, elevar a la categoría de revelación a El Príncipe. La Biblia tiene una naturaleza tal que no produce un sistema efectivo de control político. Recuerde que dio origen también a órdenes como la de los Franciscanos y a, más recientemente, a la congregación de las Misioneras de la Caridad.

Concluyo que ese meme, entonces, no es precisamente sólido en su aseveración, a pesar de que tenga un cierto atractivo en estos días, cuando el zeitgest se alimenta tanto de conspiraciones de dominación mundial.

El otro meme, el que dice que no se necesita a la religión para ser una persona moral que sepa distinguir entre el bien y el mal, es más complejo. La respuesta general es afirmativa: al menos en teoría es posible desarrollar una ética correcta siguiendo los dictados de la razón (haciéndolo llegaríamos al Derecho Natural).

Pero la posibilidad de hacerlo es remota. Eso ha producido en la realidad muy diversas teorías éticas entre las que puede seleccionarse una. O, incluso mejor, una selección de lo más conveniente para la persona. De esta manera, cada persona es autora de su propia moral.

Esto lleva a un asunto de real importancia, lo que demuestra que si se usan las células grises, aún los memes superficiales son detonantes de ideas que enriquecen.

Ese asunto es central: ¿cuál es el origen de los criterios morales que nos rigen, un origen exterior ajeno a la voluntad propia, o un origen interno que es el de nuestras propias ideas? Es una pregunta realmente importante.

Piense usted en quien asegura que él es el autor de sus propias normas morales; que piense eso aunque no lo exprese con las mismas palabras. Esta persona estaría jugando un juego cualquiera con sus propias reglas posibles de cambiar a voluntad en cualquier momento. Necesitaría una enorme fuerza de voluntad para no modificarlas a su gusto.

Es una posibilidad atrevidamente irreal, igual a la que una sociedad en la que cada ciudadano hace sus propias leyes y algunos deciden pagar impuestos, pero otros no; más la posibilidad de que alguien decida que envenenar a la suegra molesta está justificado.

Demasiado optimista pensar que la moral es alcanzable subjetivamente usando el sentido común y la empatía. Eso suena muy bien, extraordinariamente bien. Pero no funciona: supone una perfección casi completa en el ser humano.

En fin, todo lo que traté de demostrar es la gran oportunidad que presentan los memes tan populares en internet: examinarlos críticamente ejercita a nuestras pequeñas células grises y nos hace un poco más expertos en evitar errores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras