Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mismo Error, Otra Vez
Leonardo Girondella Mora
7 junio 2016
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La filosofía política de D. Trump —si es que así pueda llamarse la retórica que usa— tiene peculiaridades que llaman la atención y en una de ellas me enfocaré.

Vanesa Vallejo lo resumió admirablemente en una columna reciente, cuando apuntó:

«Cuando digo que Donald Trump se parece a la izquierda, la gente se sorprende. […] Y es que tanto la izquierda como el magnate norteamericano tienen una guerra declarada contra el libre comercio. Afirman que es necesario proteger los productos nacionales con imposición de aranceles y eliminación de los tratados de libre comercio, para así aumentar el empleo y reactivar la economía».

La llamada de atención merece atención: la izquierda ha hecho del ataque al libre comercio una parte de sus usos y costumbres. Su justificación es directa: prohibiendo importaciones se crean empleos nacionales para producir eso que ya no se importa. Así de simple.

La izquierda, casi toda, piensa de esa manera, de forma que llama de sobremanera la atención que un candidato supuestamente del lado conservador, proponga lo mismo usando el mismo razonamiento.

La coincidencia va más allá del libre comercio, como apunta Vallejo:

«Pero Trump y la izquierda no solo concuerdan en que quieren aranceles altos y eliminación de los tratados de libre comercio sino que, además, los dos tienen como una de sus propuestas más importantes el aumento de los impuestos a los ricos».

La realidad enfrenta una casualidad que exploro en lo que sigue —la coincidencia entre ideas de la ideología socialista y partes importantes del contenido de los discursos electorales trumpianos.

En la superficie podría esto definirse como una coincidencia de propuestas y justificaciones, pero en realidad, si se ven las cosas con algo de mayor profundidad, el hallazgo es de otra naturaleza.

La real coincidencia es el simplismo, la inocencia, la ingenuidad y la falsedad de los razonamientos —los errores que cometen no son desconocidos.

Si se quiere crear empleos por medio de la prohibición de importaciones, el lector tiene a la mano antecedentes como la sustitución de importaciones, que no tuvo buenos resultados. O bien, como la reducción de la jornada de trabajo para contratar más personal.

Pero no solo eso, se tiene un buen antecedente en las recomendaciones de ya hace tiempo que hizo un perspicaz hombre en el siglo 19 para elevar el empleo: prohibir el uso de la mano derecha a los obreros para contratar más personal que ayude a aliviar esa limitación.

Imagine usted a dos personas usando el teclado de un ordenador o dos pilotos manejando distintas partes de los controles del avión. Sin duda, eso creará empleos, pero también, los creará otra idea del mismo tipo: cerrar todas las ventanas para evitar la entrada de la luz solar, lo que necesitará empleos en el sector energético.

Lo que encuentro como coincidencia entre la retórica electoral de Trump y la mentalidad socialista es el simplismo económico de su justificación —es tan errónea esa justificación que no puede tomarse con seriedad.

Entender al libre comercio como un juego de suma cero, que es lo que hace Trump, tiene efectos en el país en el que quiere crear empleos cerrando fronteras: eleva precios, reduce calidades, desperdicia recursos; frena a la economía que intenta proteger.

Siendo el proteccionismo una política nacionalista, ella tiene consecuencias en otras partes y crea un ambiente muy áspero entre naciones.

La coincidencia entre Trump y la izquierda no es tanto la de proponer la misma política de atacar al libre comercio, sino la de cometer el mismo error otra vez.

Nota del Editor

El hombre perspicaz que tuvo esas grandes ideas para aumentar el empleo fue Bastiat (1801-1850) y pueden leerse en Economic Sophisms. Véase un resumen en Empleo y Proteccionismo .

Bastiat escribió: «Si los bienes no cruzan las fronteras, lo harán los soldados». y también:

«”Si se le dice: con la libertad de comercio internacional vamos a vernos inundados de carne, de pan, de carbón ..etc., responda: no tendremos hambre ni frío. Si se le dice: ¿Con qué pagaremos? responda que eso no os inquieta. Si se nos inunda es porque tenemos con qué pagar, y si no podemos pagar, no se nos inundará. Si se le dice: es indispensable que un gran país tenga la industria de energía, responda: lo más esencial es, que ese gran país tenga energía. Si se le dice: obligar a los hombres a arar las piedras aún cuando no convenga es aumentar su trabajo, y por consiguiente su riqueza, responda: obligar a los hombres a cavar pozos prohibiéndoles el agua del río, es aumentar su trabajo inútil, pero no su riqueza. Si se os dice, como en la Prensa: El estado debe enseñar al pueblo por qué y cómo es preciso comer la carne, responda: Deje el Estado entrar la carne, que en cuanto a comerla, el pueblo menos civilizado del mundo tiene ya bastante edad para aprender a hacerlos sin maestro».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras