Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No Solo el Mercado Libre
Eduardo García Gaspar
18 octubre 2016
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


Es inevitable. Tenemos un sentido de justicia, de lo bueno y de lo malo.

Ideas de lo que debe y no debe ser. No podemos quitarnos eso de encima. Quizá lo distorsionemos, o tal vez no, pero son cosas imposibles de erradicar.

Un ejemplo, una idea de T. S. Eliot, el escritor inglés. Dice que la realización de una sociedad cristiana

«… debe llevarnos sin remedio al enfrentar problemas como la hipertrofia del motivo de lucro como ideal social, la distinción entre el uso de recursos naturales y su explotación, el uso de trabajo y su explotación, las ventajas injustas del comerciante en comparación con el productor primario, la mala dirección de la máquina financiera, la iniquidad de la usura y otras facetas de una sociedad comercializada que deben recibir el escrutinio de principios cristianos».

La lógica es clara: lo que sea que se viva en una sociedad debe ser evaluado bajo criterios morales. Eliot menciona principios cristianos, pero si usted no es religioso puede optar por pensar en valores éticos o morales.

Resulta perfectamente aceptable que se vea bajo un criterio moral a, por ejemplo, la posibilidad de tratar mal a trabajadores, o usar sin responsabilidad recursos limitados, o tener tasas de interés excesivas (bajas o altas). Todo eso y más puede y debe recibir una reflexión moral.

Aunque Eliot no lo mencione, me imagino que él habría incluido en esa lista otras cosas que suceden en nuestras sociedades: corrupción gubernamental, patrimonialismo, impuestos excesivos, desperdicio de recursos estatales, exageración de promesas electorales y demás.

La cita de Eliot puede ser entendida como una crítica a la sociedad comercial de mercados libres, al hablar, por ejemplo, de «la hipertrofia del motivo de lucro». Por supuesto que esa posibilidad debe recibir atención moral, pero no solo ella.

Hay también otras cosas que merecen atención moral, no únicamente las cosas que se tienen en los mercados libres.

Si sigo la lógica de Eliot, la de revisar moralmente lo que sucede en un mercado libre, como seguramente los límites de la propiedad personal, es obvio que también deben recibir atención moral otros sucesos. Por ejemplo, las de aquellas cosas que son particularidades del socialismo, del estado de bienestar, del intervencionismo.

Esto bien vale una segunda opinión: la evaluación moral de lo que sucede en un mercado libre no es lo único que merece atención; también debe recibir atención moral lo que sucede en un sistema socialista.

La atención moral debe darse a todo sin suponer que sea el capitalismo el único que puede tenerla. La aclaración no está de más porque es lo que suele pensarse, la costumbre establecida (y que está implícita en la cita).

Una vez aclarado eso, que es algo muy razonable, comienzan las cosas a ponerse interesantes. Por una razón, la de estar obligados a usar la cabeza y pensar.

Un ejemplo muy obvio, el de la ganancia empresarial. Pensar que ella es reprobable siempre y no debía existir tendría sus consecuencias y no pequeñas; al igual que decretar salarios mínimos elevados, o cerrar fronteras para crear empleos nacionales.

Cuando se solicita hacer un juicio moral se pide también usar las neuronas, lo que produce virtudes prudentes. Lo que trato de hacer es llamar la atención sobre la falta del uso de la razón humana, proponiendo que en última instancia el actuar irracionalmente es también actuar inmoralmente.

Si, por ejemplo, la conducta de los intermediarios comerciales, esos que compran a los productores y venden en sus canales de distribución, se piensa que es injustificable porque quita al producto el beneficio de la venta final, podría hacerse desaparecer a quienes en realidad brindan un servicio útil.

Los intermediarios o comerciantes no son moralmente perfectos. Ninguno lo es. habrá abusos en ocasiones, como también fraudes y engaños en mercados libres. No desaparecerán tales vicios cuando los intermediarios dejaran de existir.

Mi énfasis en usar la razón obedece a la necesidad de conocer la realidad, saber cómo funcionan las cosas.

Tome usted, por ejemplo, a los Escolásticos Tardíos un grupo de personas que hizo precisamente eso: examinar la moralidad de conductas económicas usando la razón y generando conocimiento.

Para examinar la moral de precios, salarios y tasas de interés, por ejemplo, produjeron un gran adelanto en la Economía.

En fin, no solo el mercado libre debe recibir atención moral para encontrar de seguro algunas conductas reprobables. También el socialismo y sus variantes deben ser examinados moralmente encontrando de seguro que tampoco están libres de culpa.

Post Scriptum

La cita de Eliot está en su libro Christianity and Culture: The Idea of a Christian Society and Notes Towards the Definition of Culture.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras