Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pobres Más Pobres
Eduardo García Gaspar
19 abril 2016
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los ricos se hacen más ricos. Los pobres se hacen más pobres.

Así se expresa comúnmente un lamento económico que reclama una acción política. La de quitarle a los ricos para darle a los pobres y remediar la desigualdad, que es creciente.

¿Es cierto eso? Vamos paso por paso.

Primero, eso de que los ricos se hacen más ricos. Con datos de los EEUU tenemos la siguiente situación. La quinta parte más rica de la población en ese país aumento su participación en el ingreso nacional de 1979 a 2010, creciendo de 43% a 48%.

En cuanto al 1% más rico, para esos mismos años, su participación en el ingreso nacional también creció: de 8 a 13%.

La conclusión es entonces que sí, que efectivamente los ricos se han hecho más ricos, al menos en ese país, en ese período de tiempo.

Segundo, eso de que los pobres se hacen más pobres. Uso datos de los mismos años y del mismo país. La expectativa «lógica» será la de suponer un decrecimiento de la participación del ingreso del resto de los quintiles, los de menores ingresos.

Pero no fue así. Esos quintiles elevaron sus ingresos en 49, 37, 36 y 45%. La expectativa no se cumplió. Los pobres no se hicieron más pobres. ¿Por qué? Un buen problema de lógica que no suele ser comprendido.

Todo depende de la hipótesis previa y oculta que se tenga, Quienes supongan que la economía es estática concluirán correctamente que si alguien se lleva más de ella a su bolsillo, al resto le quedará menos que antes.

Pero la realidad es que la economía no es estática, ella crece. Y entonces el que alguien se lleve una porción mayor a la anterior no significa que otros se lleven porciones de menor tamaño que antes. Las rebanadas del pastel pueden ser mayores para todos.

Por consiguiente, la expresión cambia y se convierte en todos se hacen más ricos: tienen más ingresos que antes y eso está bien, muy bien.

Hemos descubierto en lo anterior un error de lógica, el de creer que la economía es estática.

Ya que no lo es, entonces el que uno eleve sus ingresos no significa que otro los reduzca. Los dos pueden aumentar sus ingresos. Créame que esto tan simple es algo que a muchos cuesta comprender.

Pero hay otro componente en todo esto. Uno de sentimientos que pueden ser de envidia, codicia, celos, o como usted quiera llamarle. Pongo un ejemplo hipotético.

Un universo de dos personas y una economía con ingresos totales de 100. La persona R tiene un ingreso de 75 y la persona P tiene un ingreso de 25. Pongámonos en los zapatos de P y decidamos cuál de las alternativas siguientes preferimos.

OPCION 1: Una economía con ingresos totales de 100, en la que R obtenga el 50% y P el otro 50%.

OPCION 2: Una economía con ingresos totales de 1,000, en la que R tenga el 80% de los ingresos y P el restante 20%.

Bajo la primera opción, P aumenta su ingreso de 25 a 50 (mientras que R lo reduce de 75 a 50). Bajo la segunda opción, P eleva su ingreso de 25 a 200 (y R de 75 a 800).

La opción que escogerá P dependerá de su personalidad. Si es un envidioso empedernido seleccionará la primera: él aumenta su ingreso y le satisfará que R lo reduzca. Parte de su motivación será lastimar a R.

Pero si P es un tipo normal preferirá la segunda opción, la que le permite elevar su ingreso cuatro veces. El que R la aumente también no le preocupa, no le tiene envidia.

Lo que intento decir es que además del error de considerar que la economía es estática cuando no lo es, es posible también apuntar a un elemento de resentimiento por el que no se busca tanto el beneficio personal como el daño ajeno (la satisfacción de lastimar al otro aunque uno también se dañe).

Hay, por último una lección adicional. De lo anterior, es posible concluir que, en lo general, conviene implantar políticas que hagan crecer a la economía: cuanto más crezca también más crecerán los ingresos de todos y de eso se trata.

Post Scriptum

Los datos están citados en la obra de Reed, Lawrence W. 2015. Excuse Me, Professor: Challenging the Myths of Progressivism. Regnery Publishing.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras