Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Qué son Los Milagros?
Eduardo García Gaspar
3 noviembre 2016
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La definición estándar de un milagro es la suspensión, contradicción o alteración del funcionamiento de una ley física o natural.

Unos argumentan su realidad y otros su imposibilidad. Veamos lo que en general dicen estos últimos, pues es fascinante.

Más o menos argumentan de esta manera. Si los milagros religiosos son una violación de las leyes que la experiencia diaria ha mostrado y demostrado que están establecidas en la propia naturaleza, puede concluirse que la experiencia humana niega su posibilidad. No pueden existir los milagros.

Eso es, por supuesto, un alegato racional basado en la recolección de evidencias que prueben sin discusión el milagro, el que iría en contra de la totalidad o casi de las evidencias conocidas. No es un mal argumento.

De hecho, fue reconocido antes, a principios del siglo 18 por un benedictino, Benito Feijoo, que sin duda quiso limitar los reclamos de milagros por todas partes. Les puso requisitos, como en el caso de enfermedades, demostrar que era incurable, que todos los remedios habían fallado, que la cura fue repentina y total y, además, definitiva. Tampoco está mal.

Esto, por ejemplo, descarta el caso de una monja que afirmaba que no comía, que solo se alimentaba de la Comunión. Su engaño se descubrió cuando el inquisidor que la investigaba supo que ella iba al baño como cualquier mortal.

El asunto, entonces, puede comprenderse mejor. Si bien existe una tendencia a creer en sucesos milagrosos que no lo son realmente y quizá sean la gran mayoría de los reclamos que se hacen, queda por ver si entre esos sucesos algunos de ellos son realmente milagros.

Veamos la definición estándar:

«Se llama comúnmente milagro a aquel hecho que no puede explicarse a través de las leyes naturales y por eso es que se lo atribuye a una intervención sobrenatural o divina y que normalmente trae o produce algo extraordinario y maravilloso, algo que se venía esperando o pidiendo con gran ansia y deseo». Definicion ABC

Muy bien: un suceso inexplicable que tiene resultados maravillosos y que se espera o ruega por él; y que encuentra su explicación en la intervención de Dios. Está más completa esta definición de milagro.

Y nos lleva a una posibilidad, la de sucesos maravillosos cuya explicación se desconozca en este momento, pero que tengan una explicación natural en el futuro.

Claramente, creo, estos no podrían ser realmente milagros. Pero hay más y todo tiene que ver con la definición de milagro, la de violar leyes conocidas naturales de las que no conocemos excepción.

Hay otra posibilidad, la de entender al suceso como algo «por encima o fuera de la naturaleza», algo extraordinario «un evento aparte del curso normal de las cosas» y que no es una violación de las leyes naturales conocidas en ese momento.

Incluso como algo que sí está en la naturaleza misma, pero de lo que aún no tenemos conocimiento. Después de todo, si Dios hizo a la Creación, resulta razonable pensar que puede intervenir en ella sin que eso viole ley alguna, al contrario.

Eso deja una impresión general de que la aceptación de la posibilidad de los milagros es un asunto de la conciencia personal que debe ilustrarse si quiere tener una juicio justificado. Por mi parte, sí creo en los milagros al mismo tiempo que le tengo pavor a que la credulidad ocasione situaciones falsas y fraudulentas.

Lo que me lleva a otra definición de milagro:

«La manifestación extraordinaria de Dios, mediante un hecho sensible que ningún agente creado puede producir».catholic.net

Un suceso que revela la intervención de Dios, que sea posible de percibirse y que supere las fuerzas de la naturaleza. Debe ser algo que pueda comprobarse y que está sujeto a la posibilidad de negarlo (una actitud bastante científica).

Después de todo, pienso, Dios nos ha dado sentidos, inteligencia, pensamiento y habla, y si quiere mostrarse a nosotros no tiene más remedio que revelarse dentro de nuestras limitaciones físicas.

Una de esas revelaciones es la de los milagros, los que podemos estudiar y comprobar, y que nos muestran a Dios, que es el verdadero sentido del milagro y no una violación a leyes naturales.

Y es que creo que el don de la razón que poseemos necesita una brújula para orientarlo. Esa brújula es la Revelación. Y los milagros nos sorprenden dándonos una cierta dosis de humildad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras