Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Relativismo: Causa, Efectos
Eduardo García Gaspar
15 junio 2016
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es como una conclusión inevitable. Arrinconados y sin aparente salida, todo lo que queda es aceptar esa solución única.

No puede haber otra, se dice. Quizá sea esta la causa del relativismo moral.

Piense usted en un escenario.

De un lado, una persona defiende al aborto porque el cuerpo es propiedad de la persona y ella tiene derecho a expulsar a un invasor, igual que se ataca a un virus o a un ladrón dentro de casa.

Del otro lado, otra persona reprueba el aborto apuntando que la vida es sagrada y no puede matarse a un ser humano en etapa alguna de su desarrollo, incluyendo al ser dentro del vientre materno.

Para muchos el conflicto entre esas posiciones es irremediable; no tiene una solución que sea aceptable para ninguna de las partes. La posible solución al desacuerdo se anula por varias causas.

Una de ellas es el uso de argumentos inconmensurables, no están en el mismo plano y son de naturaleza diferente. Otra de ellas es simple terquedad ideológica, inflexibilidad intelectual o como quiera usted llamarle. Y está, por supuesto, la inhabilidad argumentativa.

La realidad es por tanto esa que vivimos a diario: la imposibilidad de conciliar o remediar desacuerdos morales entre dos o más posiciones éticas, cada una con su propia narrativa, sus propios argumentos, e incluso su propia cerrazón. Esto nos coloca en un rincón sin salida.

Bueno, sí hay una salida y es la única con posibilidades para acabar con el desacuerdo. La conocemos como relativismo moral: es la declaración de que cada quien tiene su verdad personal y de que no existe una verdad única para todos.

El relativismo moral no declara vencedor a ninguno, solo mantiene el status quo de conflicto (al que acepta como imposible de eliminar). Y esto tiene consecuencias que pueden verse en otras discusiones morales, como la definición de matrimonio y la eutanasia.

Esta situación de conflicto mantenido por la declaración de que no hay verdades absolutas, ni razonamientos capaces de convencer a la parte contraria, produce consecuencias. La más clara es esa salida única, la del relativismo moral.

También crea un terreno propicio para el cultivo de la nueva virtud social por excelencia, eso que llamamos tolerancia. No siendo negativa en sí misma, al contrario, se le obliga a ocupar un primer plano que no merece, como la solución práctica de convivencia y en su extremo como un reclamo a aprobar todo.

La existencia de guerras culturales, como también se les ha llamado, se eterniza produciendo una actitud de desgano intelectual, por la que ya ningún razonamiento merece ser realizado.

La razón es puesta de lado y la urgencia de convivencia es un reclamo de «dejar vivir». Muy bien expresado en eso de «si no apruebas el matrimonio homosexual no te cases con uno, pero no impidas que otros lo hagan».

Donde cada uno tiene la posibilidad de fabricar una verdad acomodada a las creencias personales y se siente protegido por la exigencia de tolerancia, se produce una explosión de alternativas morales o espirituales, eso que Charles Taylor llamó «efecto nova».

Y, supongo también, por necesidad lógica, que esa solución relativista de convivencia tolerante crea una tendencia al desinterés personal hacia el resto, incluso a veces de rechazo y odio. Esto es como una fragmentación social que socava la colaboración mutua y la compasión por el otro.

Produciéndose así una oportunidad de explotación política, cuando los gobernantes se identifican con alguna de las partes en conflicto y ellas ven en el político la posibilidad de implantar por la fuerza sus creencias.

En fin, todo lo que he tratado de hacer es explicar al relativismo moral como un efecto de la percepción de imposibilidad de solucionar conflictos morales y apuntar algunos de sus efectos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.Estándar: 800 palabras / 4,500 caracteres = 3 minutos





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras