Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Saláculo
ContraPedia ContraPedia
13 octubre 2016
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial.

Saláculo

Uno de los enigmas químicos más grandes de nuestra época es precisamente el saláculo, palabra que da nombre a las extrañas sustancias que tapan los oficios de los saleros impidiendo que la sal sea servida en la ración y dosis deseada por el comensal.

Aunque también sucede en los pimenteros, eso es poco común, pues son precisamente los saleros las víctimas más frecuentes de las sustancias que forman el mencionado saláculo.

De escasa importancia en los buenos restaurantes y para los buenos comensales, el saláculo sí es un problema real de los restaurantes de catagorías normales y de los comensales que temen al chef y que por tanto prefieren ser ellos quienes condimenten la comida a su gusto muy personal.

Pero es en la parte química donde el saláculo ha cobrado una importancia extraordinaria, pues se desconoce aún en la actualidad, la serie de componentes exactos que lo forman.

Si bien antes se pensaba que el saláculo era el producto normal de la sal humedecida que se adhería a los oficios del salero, ahora los expertos están muy inclinados a aceptar la Theory of Spontaneous Saltculication originalmente propuesta por Joseph Ito do Carrabobo durante el III Seminario de Proveedores Culinarios de Tomatlán, en México.

La teoría completa es en extremo compleja, pero bien puede ser explicada diciendo que las sustancias que forman el saláculo son en buena parte tóxicas, pues cuando siete kilos de saláculo fueron administrados a dos ratas en un período de doce horas, ambas murieron.

El reporte causó gran conmoción y diversos gobiernos emitieron leyes y disposiciones que persiguieron la higiene rutinaria del saláculo en restaurantes.

Fue precisamente la autoridad local de Tetonia, Idaho, la que decretó la obligación de los restauranteros para limpiar cada cinco minutos los saleros del condado evitando así la formación del saláculo y generando una caída tal en la calidad del servicio de esos establecimiento ya que sus habitantes prefirieron salir a comer al condado más cercano en el que la autoridad había hecho caso omiso del reporte sobre el saláculo.

Sea lo que sea, además de sal y agua, el saláculo puede contener algunos componentes adicionales, orgánicos e inorgánicos, cuya descripción completa puede quitar el hambre a cualquiera.

Es posible encontrar, por ejemplo, restos fecales de arácnidos y roedores, por no mencionar de seres humanos, lo que sucedió en un restaurante de Siquisique, Venezuela, donde su propietario se defendió argumentado que no sólo el saláculo contenía esos ingredientes, sino también el resto de sus platillos y que nunca ninguno de sus clientes había sufrido enfermedad alguna, con excepción de Bill Smith, un americano que pidió una hamburguesa y tuvo una conmoción al saber que en ese restaurante no había catsup.

Finalmente, en la ONU comenzó ya a presentarse la idea del derecho a comer sanamente, lo que ha sido bandera de una variedad de activistas, entre quienes destaca Giovanni Ikimoto, el joven danés que ha sido el principal agente en la lucha mundial contra el saláculo imponiendo un impuesto al uso de baños en las casas.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras